Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ximo Puig confía en que el TSJ avale seguir con el toque de queda como hizo en octubre

La Generalitat consultará con el alto tribunal la ampliación de esta medida más allá del 9 de mayo y apela a una desescalada «prudente»

Un control de policía en una imagen de archivo. | ANTONIO AMORÓS

Un control de policía en una imagen de archivo. | ANTONIO AMORÓS

En octubre, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ) avaló la decisión de la Generalitat de continuar con el toque de queda a pesar de que finalizó el estado de alarma. Una decisión que el presidente del Consell, Ximo Puig, confía en que se repita a partir del día 9 de mayo cuando se produzca la misma situación y se acabe con el cierre perimetral de la región.

El máximo responsable de la Generalitat indicó este martes en Alicante que hasta el momento el TSJ ha aceptado todas las peticiones planteadas por el Consell sobre la pandemia, en una actitud del alto tribunal que describió como «muy prudente» y de «sensibilidad» hacia las necesidades de la Comunidad.

Como ya publicó este diario, el Gobierno autonómico pedirá permiso al alto tribunal valenciano para mantener más allá del fin del estado de alarma, el 9 de mayo, el toque de queda, una restricción que en todo caso previsiblemente se reducirá en número de horas (actualmente de 22 a 6).

El presidente explicó que esa medida horaria ha sido hasta ahora un instrumento que ha «favorecido la contención de la expansión del virus» del covid-19. Así recalcó que cree que «se puede mantener» sin estado de alarma «dentro del marco legal de la Ley de Sanidad».

Una situación que ya se dio el pasado mes de octubre de 2020. En aquel momento, el TSJ avaló la decisión del Consell. Pero ahora la situación es diferente, sobre todo, en lo que se refiere a la incidencia del virus en la región. Y es que la situación de baja incidencia del virus podría plantear problemas para mantener ese toque de queda sin el paraguas del estado de alarma. Porque hace seis meses, esa tasa de contagios era mucho peor que la actual. El día que entró en vigor, el 26 de octubre, la incidencia acumulada en la Comunidad era de 171,01 casos por 100.000 habitantes, mientras que ahora se sitúa por debajo de 50 casos.

Prudencia

A pesar de que el día 9 de mayo se levante el estado de alarma, Puig incidió este martes en la idea de que la pandemia no ha pasado y en que «no es posible pensar» que a partir de ese día «ya estamos en la plena normalidad» sino que, por el contrario, hay que seguir con una «desescalada prudente y progresiva» para «llegar al verano con la máxima normalidad que se pueda».

La Comunidad acumula una incidencia baja desde hace dos meses por el «esfuerzo» de los ciudadanos. Por ello, Puig apuntó a que «ahora hay que continuar sin levantar algunas restricciones que aún son necesarias para, junto a la vacunación, consolidar esta situación de bajo riesgo».

Puig ha recordado que aún hay 259 personas ingresadas con covid-19 en los hospitales valencianos y que «cada día hay nuevos contagios» y aún se producen fallecimientos, lo que lleva a concluir «que la pandemia no ha pasado y que no podemos liberarnos de todas las restricciones». Así, al Consell también le preocupa la amenaza de las nuevas variantes, como es el caso de la cepa india.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats