Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Principal ejemplo de una forma de gobernar

Alfonso Grau suma ya cuatro procedimientos judiciales por su trabajo desde el grupo popular del Ayuntamiento

Alfonso Grau

Alfonso Grau

El exvicealcalde de València, Alfonso Grau, hombre fuerte del Ayuntamiento de València en la última parte del mandato de Rita Barberá, escribió ayer una nueva página de su dilatado diario judicial. Su detención por la venta fraudulenta de terrenos del circuito de Fórmula 1 vuelve a sacar a la luz una forma de hacer política donde determinados comportamientos corruptos estaban incorporados a la forma habitual de gobernar y de gobernarse. De hecho, esta sería la cuarta causa en la que se ve implicado Grau después del Caso Nóos, del que salió indemne; el caso de los relojes, que le ha valido una sentencia de cuatro años de prisión; y el caso Taula, cuyas responsabilidades penales aún están por dilucidar.

Grau, cirujano de profesión, inició su carrera política con Rita Barberá en el año 1995. Y a partir de ahí fue creciendo dentro del partido y del gobierno de la exalcaldesa popular, que lo nombró vicealcalde como reconocimiento al trabajo que había hecho a su lado.

Solo la corrupción rompió esa relación. Su implicación en el caso Nóos y las líneas rojas trazadas por el partido lo obligaron a dimitir, una decisión personal que unida a la marginación de su mujer, María José Alcón, en las listas electorales, acabó por enfrentarlo también con la propia Barberá.

A partir de ahí, las cosas fueron mal para unos y para otros. El grupo popular al completo terminó imputado en el presunto blanqueo de capitales para financiar la campaña electoral de 2015, el conocido «Pitufeo», un proceso cuya instrucción aún no ha terminado y en el que Grau también acabó siendo investigado por un presunto delito electoral. Era su segundo proceso judicial. Posteriormente, además, fue implicado en el caso de los relojes de lujo, joyas que el exvicealcalde habría recibido por servicios prestados. Cuatro años de prisión fueron la consecuencia.

El último episodio ha sido el de las parcelas vendidas en el Grao, que acabó con su detención en el día de ayer. Se constata, con ello, lo que ya apuntaban el resto de los procedimientos abiertos contra el exvicealcalde, que la política de los últimos años del PP en València habían normalizado determinadas conductas poco ejemplares.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats