Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La propuesta de Celaá para ir a clase a diario exige barracones en los institutos y abrirlos por la tarde

Los centros de Secundaria con mayor espacio tendrán presencialidad total, con 6 alumnos más por aula - Educación compromete los recursos necesarios

Hay institutos que este curso están dando clases incluso en el pasillo. | RAFA ARJONES

Hay institutos que este curso están dando clases incluso en el pasillo. | RAFA ARJONES

La organización del curso que viene propuesta a las autonomías por parte del Ministerio de Educación, que dirige Isabel Celaá, exige a numerosos institutos de la provincia abrir sus aulas por las tardes o bien instalar barracones. De otra forma, aseguran que no disponen de espacios suficientes para acoger a todo el alumnado a diario con las distancias requeridas.

Desde el ministerio abogan por la máxima presencialidad de alumnos, con el propósito de reducir también al máximo el número de estudiantes que, ya este curso, se han visto obligados a ir a clase en días alternos por la falta de espacios suficientes en sus centros una vez duplicados los grupos para mantener las distancias higiénicas.

El nuevo borrador sobre la «Propuesta de medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente a covid-19 para centros educativos en el curso 2021-2022», que los responsables de Educación de las distintas autonomías debaten la próxima semana y al que ha tenido acceso este diario, contempla reducir la distancia entre las mesas del alumnado de 1,50 metros a 1,20.

Se indica de modo exprofeso dicha flexibilidad en Secundaria «con el fin de garantizar la presencialidad en las aulas para los cursos de primero y segundo de ESO», para los que el ministerio califica dicha presencialidad de «imprescindible».

Los responsables de Educación en la Comunidad ya organizaron el curso actual con la presencialidad total en primero de ESO y en buena parte de segundo de la ESO, por lo que este camino ya estaría prácticamente andado.

Las mayores dificultades surgen, por tanto, de cara al próximo curso a partir de tercero y cuarto de la ESO, incluido el Bachillerato y la Formación Profesional. El documento señala que para tercero y cuarto de la ESO solo «de modo excepcional» se deberá optar por la semipresencialidad o clases alternas, al tiempo que se alerta del «impacto negativo de la semipresencialidad en los resultados académicos de una parte del alumnado», y de que hay que atender «el bienestar emocional de la población adolescente».

Se advierte a su vez del «apoyo específico» necesario en segundo de Bachillerato, de cara a la Selectividad, y se propone acudir a espacios a aire para las clases siempre que se pueda antes que a las clases alternas.

Buena parte de los institutos de la provincia se ven abocados a impartir el Bachillerato por la tarde o a instalar barracones si quieren cumplir estos requisitos porque, según aseguran a preguntas de este diario, las instalaciones no dan más de sí para la presencialidad total que propone el ministerio. En la ESO implicará aumentar una media de 6 alumnos por aula y lo ven algo más factible.

Desde la conselleria, a la espera de la reunión nacional prevista el miércoles próximo, afirman estar trabajando «de manera coordinada con las autoridades sanitarias, que tienen las competencias en salud pública -Ministerio y Conselleria de Sanidad- y con el Ministerio de Educación en la planificación del próximo curso».

Sobre los protocolos remiten a lo que «establezcan las autoridades sanitarias, nuestra obligación es aplicar esas medidas». Y tras la Conferencia Interterritorial conjunta de Sanidad y Educación «a partir de los consensos que se establezcan entre todas las partes, se determinarán las características del protocolo de prevención para el próximo curso 2021-2022 en la Comunidad».

No obstante, desde el departamento que dirige el conseller, Vicent Marzà, avanzan a INFORMACIÓN que «al igual que hemos hecho en el actual curso, movilizaremos todos los recursos necesarios para aplicar las medidas de prevención que nos indiquen las autoridades sanitarias y asegurar la máxima presencialidad».

Por su parte el sindicato docente mayoritario, STEPV, ha pedido con urgencia que se reúna el Foro Educativo para abordar estas cuestiones, expresando de antemano su postura: que no se aumenten ratios y que se mantenga la contratación extra de profesores.

Los padres de los alumnos reclaman enseñanza en «streaming» 

Los representantes de los padres de alumnos están muy preocupados por el próximo curso. De ninguna de las maneras quieren que se mantengan la clases alternas en Secundaria porque sería una forma de «aumentar la desigualdad» que ya ha puesto en evidencia este curso, como subraya el presidente de la Fapa Enric Calor, Txomín Angós. «Que unos vayan un día sí y otro no, y otros a diario, no es el mejor sistema. No se como lo pueden solucionar pero pagamos a los políticos para eso», recalca. También incide en la necesidad de que se estabilicen las plantillas docentes, especialmente donde más falta hace, que es el sur de la provincia, con «incentivos» si es necesario, porque los perjudicados de que no sea así son los alumnos. La presidenta de la Confederación de padres Covapa, Sonia Terrero, considera imprescindible que se mantenga el curso próximo el número de alumnos por aula como durante la pandemia, así como los recursos de prevención «porque por mucho que se haya levantado el estado de alarma el covid no desaparece. Frente a las clases alternas donde no hay espacio también propone instalar cámaras web en la aulas para retransmitir las clases en «streaming» y se dote a los hogares de dispositivos «antes que abocar a nuestros hijos al abandono escolar», puntualiza. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats