Hortensia Herrero, presidenta de la fundación que lleva su nombre, ha donado tres millones de jeringuillas y agujas hipodérmicas para apoyar la inmunización contra el coronavirus. Este material sanitario se destinará a la vacunación contra el virus. La entrega de las jeringas se ha realizado en los cuatro centros de vacunación masiva que la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública ha instalado en la Comunidad Valenciana: en València, Ciutat de les Arts i les Ciències, en Alicante, Ciudad de la Luz, en Elche, Institución Ferial Alicantina y en Castellón, en el Auditori i Palau de Congressos.

Las jeringuillas desechables de 1 ml con aguja de seguridad cumplen con los requisitos médicos y están concebidas para el proceso de vacunación contra el virus. Con esta iniciativa la Fundación Hortensia Herrero pretende contribuir al objetivo de lograr el mayor número de inmunizados lo antes posible. Esta donación se ha podido realizar gracias al apoyo de Mercadona.

Donación de Hortensia Herrero INFORMACIÓN

“Es un orgullo para mí poder colaborar y poner mi granito de arena en esta lucha contra el covid-19. El año pasado pude ayudar donando mascarillas y, en este momento, cuando parece que por fin estamos viendo la luz al final del túnel, me congratula poder entregar jeringuillas y agujas para contribuir a que el ritmo de vacunación sea el adecuado”, destacó Hortensia Herrero.

En abril del 2020 Hortensia Herrero realizó una donación de un millón de mascarillas destinadas a cinco hospitales de la Comunidad Valenciana para luchar contra la expansión del coronavirus. Consciente del compromiso social de la Fundación, da un paso más para ofrecer medidas concretas con las que hacer frente a una grave crisis sanitaria que está afectando a la salud y al bienestar económico y social de nuestro país.

ocasado

Esta donación contribuye a aumentar el material en stock para poder garantizar que el proceso de vacunación se desarrolla de la mejor manera posible. La Generalitat Valenciana hizo en eneroun pedido de 4 millones de jeringas de un mililitro, las adecuadas para aprovechar las seis dosis, y que venían a reforzar a las que ya tenían almacenadas los departamentos sanitarios.