Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector turístico clama contra el toque de queda: «Han hundido el verano»

La patronal hotelera asegura que ya han empezado a sufrir cancelaciones y teme que aumenten de cara a agosto uAcusan al Gobierno y al Consell de improvisar medidas de un día para otro y dañar la imagen de la Costa Blanca

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, se reunió ayer con hoteleros, hosteleros y sector del ocio nocturno para debatir el problema. | JOSE NAVARRO

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, se reunió ayer con hoteleros, hosteleros y sector del ocio nocturno para debatir el problema. | JOSE NAVARRO

Desolación total. El sector hotelero de la Costa Blanca prevé que el aumento de las restricciones para hacer frente al covid, con la guinda del toque de queda hasta el 16 de agosto en las principales localidades turísticas a partir de la próxima semana, provoque una nueva ola de cancelaciones que salpicará el mes de agosto, justo cuando se esperaba sacar la cabeza tras un julio que al final no será catastrófico. Los empresarios acusan directamente al Gobierno central y al Consell de no haber hecho los deberes, de haberse precipitado, de no haber previsto lo que se nos podía venir encima, de no haber controlado con mayor dureza los botellones y ahora, con la marcha atrás, de sembrar el miedo en el mercado. Hoteles y apartamentos recibieron ayer ya las primeras llamadas anulando reservas tras escuchar aquello de «¿qué y está pasando en la Costa Blanca?»

Tanto Hosbec como la Asociación Provincial de Hoteles de Alicante consideran que las medidas restrictivas «van a hundir el verano» al transmitir miedo justo a las puertas de agosto, y responsabilizan directamente del posible desastre a la Administración central y autonómica, que «tuvo meses para prever que esto no nos estallara en pleno verano», coinciden Nuria Montes y Victoria Puche, secretaria general de la patronal Hosbec y presidenta de los hoteleros de Alicante, respectivamente. Ayer mismo ya se inició la catarata de cancelaciones y se espera que el goteo continúe incesante salvo milagro. «Han echado nuestra imagen por los suelos. Ya no por el toque de queda, que también, sino porque se transmite la idea de que algo grave con el covid está ocurriendo en la Comunidad Valenciana, lo que da al traste con todo el esfuerzo hecho para prepararnos durante meses», subraya Nuria Montes, secretaria general de Hosbec.

El toque de queda llega justo cuando Benidorm comezaba a olvidar la pesadilla del covid. | DAVID REVENGA

¿Alguien se puede explicar por qué en Benidorm se ha pasado de una incidencia covid de 12 a 505 casos por cien mil habitantes en seis semanas con el ocio nocturno cerrado y la hostelería cerrada a las cero horas? Esta es la pregunta que se hacían ayer hoteleros y hosteleros del principal municipio turístico de la Comunidad Valenciana, el más castigado por la crisis, que se encuentra a las puertas de un agosto en el que no se descartan, incluso, nuevos cierres que se sumen a los hoteles que llevan clausurados ya más de un año. «Lo malo es que se veía venir pero el que tenía que verlo no lo ha visto, y, encima, seguimos con un ritmo de vacunación muy bajo», subrayó Nuria Montes.

Victoria Puche, presidenta de la Asociación Provincial de Hoteles, se preguntó: «¿Qué ha hecho el Gobierno en los últimos 18 meses para encontrarnos ahora con este caos? ¿Y el Consell? Ahora se llevan las manos a cabeza cuando admiten que la presión sanitaria se ha trasladado a los centros de salud pero muchos siguen cerrando por las tardes en verano. No se ha renovado el contrato a sanitarios y la tasa de vacunación sigue siendo lenta. Nos cortan el cuello en plena temporada alta y hunden la imagen del destino, eso es lo peor. ¿Qué les respondo yo a unos clientes de Madrid que me preguntan qué está pasando en Alicante?»

La crisis económica derivada de la pandemia del covid ha provocado que el sector turístico acumule desde marzo de 2020 unas pérdidas de 14.000 millones de euros en la Comunidad Valenciana (diez mil en la provincia de Alicante), lo que representa la pérdida del 70% de la actividad. Una reducción del negocio turístico que tiene un impacto directo en el PIB provincial. Unos 9.000 trabajadores, tanto de hoteles como de restaurantes, bares y cafeterías siguen en ERTE en pleno julio y, el verano, tras este mes, incluso, aceptable se tuerce por momentos. De la planta de 14.300 bares, cafeterías y restaurantes, el 30%, unos 4.300 establecimientos no han vuelto a abrir desde que marzo de 2020 se produjo el primer confinamiento. Y todo sin que terminen de llegar las ayudas directas.

El sector turístico lleva prácticamente desde septiembre de 2020 sin clientes, sin ingresos y con unos costes fijos millonarios en el 30’% de la planta hotelera que sigue cerrada. Esta es la realidad turística de la provincia, que hasta mayo tenía 160 hoteles cerrados por el cierre perimetral y ahora al 50% de media por las restricciones.

Los hoteleros soportan unos costes operativos por cada hotel cerrado temporalmente de entre 35 euros (establecimientos amortizados), y de 150.000 euros, en el caso de aquellos con préstamos pendientes, más grandes o sujetos al pago de un alquiler. Una media de 100.000 euros mensuales por establecimiento.

¿Esperanza?

Frustración, por otro lado, justo cuando el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicaba el jueves un informe que revela que la mitad de los españoles no tiene pensado irse de vacaciones este verano, mientras que el 45,1% sí se irá de vacaciones o ya se ha desplazado, y un 4,9% no sabe o duda, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente al mes de julio. Además, la encuesta revela que este verano los turistas nacionales se quedarán en España, ya que un 88,8% viajará por España y tan sólo un 8,8% tiene pensado ir al extranjero.

Dos semanas será la duración medida de estancia de los españoles que planean irse de vacaciones, al ser la elección del 29,4% de los encuestados. Entre una y dos semanas y una semana son las otras opciones más elegidas, con un 28,7% y 27,4%, respectivamente.

El barómetro del CIS apunta a que la playa es el destino preferido por el 58,8% de los viajeros españoles, seguidos del municipio rural (20,5%), ciudad interior (15,3%), las islas (11,9%) o viajes en ruta (8,2%). En cuanto al tipo de alojamiento, el 34,8% de los encuestados prefiere un hotel o aparotel para pasar sus vacaciones, siendo la vivienda completa de alquiler, que incluye apartamentos turísticos (20,1%); la segunda vivienda y la vivienda familiar, de amigos o empresa, ambas con un 19,1%, las otras opciones preferidas.

Un 52,7% de los encuestados sí considera necesario implantar medidas sanitarias para tener unas vacaciones seguras. Entre estas medidas las más necesarias son más recursos para reforzar el sistema sanitario, reforzar los protocolos de seguridad en el transporte colectivo y en las actividades turísticas. Por supuesto, planteó un toque de queda como el de las próximas tres semanas más de dos millones de ciudadanos en la Comunidad Valenciana entre las una y las seis de la madrugada.

Otras opciones consideradas para aumentar la seguridad pero no tan necesarias son limitar el aforo en las piscinas y playas, uso obligatorio de mascarillas y una app para el seguimiento de la trazabilidad de los contagios.

En cuanto al regreso de los turistas británicos (no news), sin noticias, pese a que desde el lunes de esta semana los ingleses vacunados no tienen cuarentena en casa a la vuelta de sus vacaciones en la Costa Blanca.

Rechazo en el PP

Carlos Mazón, presidente de la Diputación y del Patronato Provincial de Turismo «Costa Blanca», criticó que «el Consell se ha instalado en la desproporción y en el buscar culpables. Los culpables no son los jóvenes, ni la hostelería ni el ocio nocturno. Esto comienza con la irresponsabilidad del presidente Pedro Sánchez de desvincularse y desviar la responsabilidad a las autonomías». Mazón subrayó que «ya advertimos de posibles focos de contagio al cerrar los locales y es lo que ha ocurrido. El problema es que la Generalitat no asume la responsabilidad propia por haber despedido a 3.000 sanitarios a las puertas del verano, ser la última autonomía en la península en vacunación y no tener un calendario de inoculación para los jóvenes. Siempre echan la culpa a los demás».

En Alicante, el equipo de gobierno formado por PP y Ciudadanos tras reunirse con representantes del hosteleros, hoteleros y ocio nocturno, exigió que se aumente el ritmo de vacunación y que se deje de «criminalizar a los hosteleros y los jóvenes, porque estamos sufriendo una crisis sanitaria mal gestionada y no una crisis turística», denunciaron el Alicante, Luis Barcala, y la vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez. «Todo mi apoyo a la hostelería, que pasa por su peor momento desde el final del estado de alarma», precisó el primer edil.

En Benidorm, Toni Pérez, lamentó el retraso de la vacunación. «Nos prometieron que en verano estaríamos vacunados el 70% de la población y ahí seguimos». Pérez anunció ayudas de hasta 3.000 euros para los locales de ocio nocturno, aprovechando una partida económica de la Diputación.

La ampliación del toque de queda en 45 municipios más, alcanzando así un total de 77 localidades en la Comunidad, 18 de ellas en la provincia, ha sido la gota que ha colmado el vaso para la hostelería y el ocio, que ven cómo la temporada de verano se les escapa entre los dedos «por la incapacidad de la Administración» para hacer frente a la nueva ola de contagios que afecta a la Comunidad Valenciana, apuntaron ayer en un comunicado firmado por los presidentes de las asociaciones ARA (Asociación de Restaurantes de Alicante), César Anca, y Alroa (Asociación de Locales de Ocio), Javier Galdeano. «Una vez más, la realidad pone de manifiesto que la estrategia del Consell para atajar esta quinta ola de contagios imponiendo el toque de queda, pasa por sacrificar a un sector que supone el 8,9% del PIB de la provincia y que ocupa a más de 80.000 empleados». «Desde ARA y ALROA queremos recordarle al president Ximo Puig que prometió al sector un verano de recuperación como compensación al sacrificio del invierno y la primavera, pero lo que solicita nos resulta una traición, sobre todo cuando, a fecha de anteayer, Sanidad ha comunicado 92 ingresos hospitalarios de pacientes covid en la provincia, de los cuales 11 permanecen en UCI, un importante descenso de la presión hospitalaria respecto a las anteriores olas de contagios».

9

El bipartito de Alicante ofrece al ocio y la hostelería extender las exenciones fiscales y ampliar las terrazas JOSE NAVARRO

Desde la desescalada, «la hostelería ha asumido con resignación y estoicidad todas y cada una de las medidas que se le han venido imponiendo: limitaciones de espacio y de aforo, reducción de horarios y cierres totales o parciales, y lo ha hecho esperando que los responsables de gestionar la crisis sanitaria en la Comunidad Valenciana hicieran sus deberes».

A la vez los hosteleros insisten en que «hace meses que denunciamos que limitar el horario de los establecimientos de ocio nocturno provocaría reuniones multitudinarias de jóvenes sin control ni medidas sanitarias. El Consell no nos escuchó y mantuvo sus restricciones, ahogando a un sector que ha soportado más de ocho meses sus negocios cerrados. Entonces reclamamos un cambio urgente en planes de vacunación para evitar otra ola de contagios en la población más joven, pero el Consell volvió a responder despidiendo a 3.000 sanitarios».

Hosteleros y ocio nocturno se sienten traicionados.

La Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Alicante (APEHA/FEHPA) también se ha sumado al más absoluto desacuerdo y protesta ante la inminente entrada en vigor de extender el toque de queda como las medidas restrictivas en vigor, que se van a aplicar en Alicante y 18 municipios más, que ha aprobado el Tribunal Superior de Justicia Valenciano a petición del presidente de la Generalitat, Ximo Puig que estarán en vigo hasta el 16 de agosto, en la Comunidad Valenciana, y afectan una vez más al sector de la hostelería.

En primer lugar, APEHA quiere manifestar "su protesta contra la medida del toque de queda en los 18 municipios de Alicante, no existe un colapso sanitario en Hospitales y solo en casos excepcionales son síntomas suficientemente graves como para llegar a los ingresos hospitalarios a día de hoy, están vacunados la gran mayoría de la población mayor con las dos pautas, los síntomas en la mayoría de los jóvenes no son graves, ya ha empezado la vacunación en menores de 30 años. Además si fuera así o la previsión fuera de esta forma, que vuelvan a contratar a los 3.000 sanitarios que dieron de baja". Además, "exigimos al l Consell exija al Gobierno Central que nos envíe las vacunas que se nos prometió para que vacunen de forma masiva a la población más joven, que es la que en estos momentos supone el mayor número de contagios. Por otro lado, y una vez más, "es inaceptable que siempre tomen las medidas en el mismo sentido, apuntando al sector turístico en el que nos encontramos la hostelería, el ocio y los hoteles. Esta medida sólo genera desconcierto a la población que estaba valorando como opción para sus vacaciones nuestra Provincia, en un momento tan delicado para la economía de Alicante y su provincia", subaya la Asociación.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats