Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Secretario Autonómico de Turismo
Francesc Colomer Secretario Autonómico de Turismo

Francesc Colomer: «Con el toque de queda caen una buena parte de nuestros atributos pero se puede viajar y disfrutar»

Francesc Colomer, quizá el cargo público mejor valorado por el sector en los últimos años, admite que el covid nos ha superado a todos. No le gusta el toque de queda, pero asegura que no tiene por qué disuadir del viaje. ¿Agosto? «Más allá de este mes también hay vida, avancemos en la vacunación».

Francesc Colomer, secretario autonómico de turismo, admite que no es el verano que esperábamos.

Francesc Colomer, secretario autonómico de turismo, admite que no es el verano que esperábamos.

¿Esperaba un verano como este, el de la casi recuperación?

Vivimos en una especie de montaña rusa de sensaciones a nivel global. No es el verano que esperábamos porque llevamos muchos meses de sufrimiento acumulado, y llegamos a creer que casi lo habíamos conseguido. La última ola lo ha distorsionado todo. Corremos el riesgo de vernos atrapados en una especie de síndrome de Estocolmo donde el virus nos domina y subordina absolutamente. Tal vez deberíamos mirar más el ritmo de vacunación y otros parámetros que la incidencia acumulada. Seguimos primando y recreándonos en las malas noticias y esto castiga en exceso al sector turístico.

¿Cuándo cree que el sector podrá contemplar el futuro con cierto optimismo?

Pronosticar se ha convertido en una actividad de riesgo, pero creo que cuando alcancemos cierto umbral de vacunación habrá comenzado el final de esta pesadilla. Quiero decirle que, hablando de futuro, este sector será parte esencial del mismo. No lo hemos dudado ni en las horas más oscuras del confinamiento. Si algo debemos aprender de esta tragedia es el valor de la vida, del tiempo bien invertido, del bienestar y la lucha por la felicidad individual y colectiva. Es decir, cuanto ofrece este sector será parte de la respuesta y de todo futuro que valga la pena.

¿Ve algo de luz en agosto o las restricciones y el descontrol del covid se lo llevan por delante?

Entre la luz y la oscuridad existe una amplia gama de tonalidades y nuestro reto es alumbrar todas las opciones: el mercado de proximidad, el nacional, y todo cuanto podamos dinamizar por la vía del certificado digital verde a nivel internacional. Las restricciones no nos ayudan, pero como sociedad debemos reflexionar seriamente sobre las causas de nuestros tropiezos recurrentes y sus consecuencias. Debemos subrayar que, más allá de agosto y el verano, hay vida. Si no hay contratiempos en la vacunación podemos tener un último cuatrimestre bueno y dinámico.

«Más allá de agosto hay vida y creo que, si avanzamos en la vacunación, el último cuatrimestre será bueno para el turismo»

decoration

Los hoteles son espacios seguros. ¿Se explica entonces por qué las reservas no terminan de despegar?

El problema nunca han sido los hoteles, se han consagrado como espacios seguros. Lo que no ayuda es la terrible atmósfera general. Recibimos mensajes depresivos constantemente y así es muy difícil que las cosas funcionen como querríamos. Debemos darle la vuelta. Insisto en reubicar el foco en la vacunación y los parámetros más ajustados al escenario en el que estamos. No se parece al de enero pero en el imaginario persiste el miedo.

Desde el lunes, toque de queda en Benidorm, Alicante, Peñíscola… ¿cree que influirá en la demanda turística?

Esperemos que no demasiado. Con el toque de queda caen buena parte de los atributos turísticos que generan subsectores ligados al ocio, la música, espectáculos. Con todo, no es menos cierto que peor se está sin el cambio de aires que significa viajar, hacer turismo y desconectar de las rutinas. La recomendación debiera ser viajar igualmente, ajustándonos a las normas y tratar de disfrutar de los destinos de la forma más intensa posible. Creo sinceramente que hemos asumido que hace 15 meses abrimos un paréntesis en nuestras vidas donde todo es diferente. La esperanza es que pronto recuperemos la plenitud.

¿Se ha perdido el verano?

Esto también puede cambiar para bien. Insisto en que más allá de agosto hay vida y más franjas de edad quedarán inmunizadas. A veces pienso que este virus ha venido para recordarnos que la sociedad somos una sola entidad, un todo único, una sola familia en la que todos sus miembros cuentan. No hay vagones de segunda ni de tercera. Llegaremos todos juntos o no habrá final feliz.

¿Cree que los ERTE deben ampliarse hasta 2022 o veremos el final de año con otra perspectiva?

Los ERTE deberían proteger a trabajadores y empresas hasta que haga falta. Es decir, hasta que el mercado recupere su pulso y la economía fluya sin más inconvenientes.

«El turismo no es cantidad, debe ser rentabilidad»

Hay voces autorizadas del sector que sostienen que esta pandemia debe hacernos sacar conclusiones y que, incluso, sobran turistas en España. ¿Cómo lo ve?

Lamentablemente existe una narrativa económica que desprecia el turismo. Que no es una cuestión de cantidad algunos lo hemos sostenido siempre. Es una cuestión de rentabilidad y de sostenibilidad. La sostenibilidad debe medirse. Todo debe medirse y saber de qué estamos hablando. Esa es la transformación digital, la economía del dato y la inteligencia turística como cambio de paradigma. Medir, por ejemplo, la capacidad de carga y regular así la propia calidad de la experiencia del viaje. El futuro es la gobernanza inteligente, la toma de decisiones de acuerdo con nuestros objetivos estratégicos. Seremos lo que queramos ser si gestionamos profesionalmente este sector, racionalmente el territorio y éticamente, todo. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats