Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alto coste de la salud dental deja fuera a medio millón de personas en la Comunidad

Otros 82.000 tienen dificultad para ir al psicólogo

Una clínica dentista.

Uno de los grandes hitos de la agenda política en 2020 fue situar la salud mental sobre la mesa. Pasó de ser un asunto que se hablaba en los corrillos, entre los afectados, a un debate nacional sobre el que las administraciones ya han tomado medidas o, al menos, están en el camino. Sin embargo, la Encuesta Europea de Salud relativa a 2020 que ha recogido el Instituto Nacional de Estadística, aflora una problemática similar: 3,6 millones de personas en España no tienen acceso a la atención dental necesaria.

En datos autonómicos, la Comunidad Valenciana lidera ese ranking. Son 556.500 personas las que no pueden costearse revisiones, tratamientos o soluciones bucodentales por el elevado coste que tiene esta especialidad médica, no incluida en la Seguridad Social a menos que se trate de un problema de primer rango, relativo a la medicina oral o a las extracciones dentales.

Este medio millón de valencianos recogidos por la encuesta y mayores de 15 años suponen el 13% de la población total sobre la que se ha calculado, 4,5 millones de residentes en esta autonomía. Además, el sondeo europeo también divide los datos por sexos y son las mujeres las más perjudicadas: en total son 319.000 las que no pueden permitirse cuidar de su salud dental por motivos económicos frente a los 237.300 hombres.

Las cifras superan al resto de autonomías. Por detrás de la Comunidad está Cataluña, con 548.100 personas sin acceso a una atención dental correcta, seguida de Madrid, con 362.300 personas y Andalucía, con 360.900 personas.

En 2021, el Gobierno Central se abrió a ampliar las coberturas médicas del servicio público de salud en cuanto a tratamientos dentales se refiere, pero todavía no ha habido ningún cambio. En adultos, que es el público sobre el que se ha centrado la encuesta los dentistas de la Seguridad Social cubren tratamientos como infecciones o inflamaciones, ademas de extracción de dientes, traumatismos, cirugías menores o patologías agudas en la articulación de la mandíbula. «Se cubre la supervivencia, pero no la estética ni la funcionalidad oral; es decir, se te extrae un diente si tienes un flemón, pero no se hacen una prótesis», explica la dentista Marta Conca.

En este sentido, la odontóloga Irene Gil recuerda que la salud dental «no es solo tener una boca bonita, es la funcionalidad, de la que dependen el habla y la masticación». «Cuando es correcta, aumenta la calidad de vida en general, pero si no lo es, acarrea problemas digestivos, por ejemplo», señala Gil. Por eso, defiende que la cobertura de tratamientos odontológicos de la Seguridad Social debería ser mucho más amplia porque ni siquiera se hace cargo de problemas habituales como una simple caries, cuya intervención ronda los 60 euros de media en cualquier clínica dental. «Si no la tratas, avanza, destruye el diente y se genera una necrosis que infecta el hueso y causa un flemón que hay que tratar en un hospital si además deriva en una asepsia», explica Gil. Por eso, apela a las autoridades a actuar porque aunque la extracción de ese diente sí que está cubierta por el Sistema Nacional de Salud, no lo está su reposición. «Si una persona no puede costearse una caries, ¿cómo podrá pagar una prótesis?», se pregunta.

Las cifras que arroja la Encuesta Europea de Salud se trasladan a diario a las clínicas dentales y ambas odontólogas así lo confirman a este diario. «Constantemente nos encontramos con personas que ni siquiera pueden pagar un tratamiento a través de la financiación, y si son personas mayores habitualmente requieren de la ayuda de sus hijos e hijas», explica Gil.

En los casos más severos, Marta Conca explica que es la asociación Odontólogos Solidarios, con sede en València, los que realizan una labor social con las personas que necesitan completar un tratamiento pero no pueden costearlo. Llegan a ellos a través de servicios sociales y realizan empastes y prótesis de forma gratuita o asequible.

Un 2 % sin medicamentos

En el mismo sondeo también se refleja el número de personas que no pueden costearse un medicamento recetado por un médico: 81.800 valencianos o, lo que es lo mismo, un 2 % de la población total. En este caso, los medicamentos hacen referencia a cualquier especialidad a la que se ha recurrido, bien sea de odontología como dermatología o cualquier otro cuyas recetas no las cubra el Sistema Nacional de Salud.

Como ellos, en la Comunidad Valenciana y en pleno debate sobre la necesaria cobertura pública de la salud mental, hay 38.600 personas sin acceso a una terapia de psicología o de psiquiatría cuyos precios por la vía privada -en la mayor parte de ocasiones, la única para ser atendido - oscila entre los 60 y los 120 euros cada sesión.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats