Mazón: "No veo ningún peligro con Vox. El Consell es un gobierno fuerte"

El jefe del Consell recuerda los datos de saturación de los centros de menores y sitúa la responsabilidad de gestionar el reto de los menores migrantes en el Gobierno y Europa

Barrera y Mazón, en las Corts.

Barrera y Mazón, en las Corts. / BIEL ALIÑO/EFE

José Luis García Nieves

José Luis García Nieves

Las amenazas de Vox respecto a la ruptura de los pactos autonómicos en caso de que lleguen nuevos menores extranjeros no acompañados a las autonomías donde gobiernan con el PP no preocupan al jefe del Consell, Carlos Mazón. Al menos eso dice públicamente: "No veo ningún peligro. Es un gobierno fuerte que está cumpliendo con su obligación", ha dicho esta mañana, tras la firma del decreto de simplificación administrativa. Casi en paralelo, la portavoz del Ejecutivo valenciano, Ruth Merino, insistía en esa línea: "No hacemos caso a chantajes ni amenazas. Estamos en la acción de gobieron del día a día. No estamos preocupados por esto".

El president, en declaraciones a la prensa, ha abundado en la actual polémica sobre el reparto de menores inmigrantes que está planteando el Gobierno de España. En este sentido, Mazón sitúa la responsabilidad en el Gobierno: "¿Cuál es la política migratoria del Gobierno? No la conocemos. ¿Qué opina el Gobierno de la extraordinaria solidaridad de la Comunidad Valenciana de todo este tiempo? Una comunidad que tiene 317 plazas y 481 menores en esos centros", señaló.

Las declaraciones de Mazón se contextualizan en la reunión prevista mañana en Canarias entre el Gobierno y los responsables autonómicos de la materia para abordar la distribución de menores migrantes que están en el archipiélago. La situación ha provocado un enfrentamiento político a nivel estatal entre PP y Vox. Santiago Abascal ha aumentado su órdago y ha asegurado que su partido romperá los gobiernos si el PP acepta la distribución de inmigrantes, mientras la delegación valenciana promete cumplir con cualquiera que sea su decisión final.

En el Consell intentan dejar en segundo plano el choque entre partidos y centran el tiro en el Gobierno. Critican que a 24 horas del cónclave el Ejecutivo central no haya distribuido entre los territorios la propuesta a debatir, lo que impide ir con enmiendas o propuestas, remarcó Mazón.

Con todo, Merino añadió poco después que Susana Camarero, la vicepresidenta segunda y consellera competente (Servicios Sociales), acude a la cita "con los deberes hechos" y lista para "reivindicar" que la C. Valenciana "es más solidaria que nadie" pese a los "muy escasos recursos" que aporta el Gobierno.

La dignidad de los menores

Mazón critica la posición del Gobierno, que acusa de "insolidarias" a las comunidades que han puesto reparos a seguir acogiendo, incluso recordando las quejas del síndic de Gregues por la situación de colapso de los centros. "La dignidad de los menores también nos preocupa, la primera la de los que tenemos ya aquí y sobre los que tenemos la responsabilidad legal y moral. ¿Le parecemos poco solidarios?", ha insistido.

En este sentido, señaló que las competencias en inmigración son exclusivas del estado. "¿Dónde esta el Gobierno y donde esta en Europa? A solidaridad a la C. Valenciana no le gana nadie. ¿Se nos van a plantear recursos? La C. Valenciana lleva respondiendo muchos meses sin recursos y sin política europea. Este es un fenómeno difícil y complicado. Tiene que haber una politica de estado. ¿Dónde esta el estado y dónde esta Europa? Parece que somos los señalados", ha insistido.

Preguntada por si la Comunidad Valenciana seguirá acogiendo si el Ejecutivo aporta ese incremento de financiación que pide el Consell, Merino no quiso pillarse los dedos y señaló que "aunque den más recursos, el problema de las plazas no se soluciona de la noche a la mañana".

Suscríbete para seguir leyendo