Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las diez visitas de Benedetti a Alicante

La UA organiza una exposición fotográfica que sigue la presencia del escritor uruguayo en la universidad entre los años 1990 y 2003

Las diez visitas de Benedetti a Alicante

Las diez visitas de Benedetti a Alicante

En 1990, la voz de Mario Benedetti se oyó por primera vez en la Universidad de Alicante. Rafael González leía su tesis doctoral y allí estaba él, escuchando cómo otros sacaban sesudas concluciones sobre su literatura. Y entonces Benedetti habló. Lo hizo para asegurar que se sentía como Charlot cuando vio un concurso de gente que competía por ser su mejor imitador. «El verdadero se presentó y ganó otro», aseguró el escritor uruguayo haciendo alarde de su consabido sentido del humor. Pero no fue otro sino él quien desde entonces fue tejiendo una tela de araña que le unió más y más al campus alicantino.

El hilo que nunca soltó le trajo de vuelta una decena de veces a Alicante hasta 2003, fecha de la última ocasión en la que se le pudo ver en la ciudad. Aunque la tela seguió creciendo y en 2006, cuando su vida personal se complicaba y la enfermedad de su mujer le llevaba de nuevo a Uruguay, todavía quiso donar su biblioteca personal de Madrid a la UA.

Pero entre 1990 y 2003, Benedetti recitó poemas, presentó libros, impartió conferencias, se paseó por la ciudad, fue nombrado doctor honoris causa y fue objeto de seminarios y congresos en los que el poeta, seguro, volvía a sentirse como Charlot.

Todas esas andanzas e historias vividas, por él y por todos los que le rodeaban, se recogen ahora en una exposición que ha organizado el Centro de Estudios Iberoamericanos Mario Benedetti de la UA, que mediante imágenes y documentos recuerda esa historia de amor y respeto. Mario Benedetti y la Universidad de Alicante (1990-2003): Defensa de la alegría es el título elegido para esta muestra que se inaugura el próximo 16 de mayo, coincidiendo con el quinto aniversario de su fallecimiento, en la Sala Aifos del campus.

La muestra, comisariada por Claudia Comes con el asesoramiento de los catedráticos y amigos de Benedetti José Carlos Rovira y Carmen Alemany, rastrea a través de 17 paneles el trayecto vital alicantino del escritor. Más de 80 fotografías que han quedado como testimonio de las actividades en las que intervino o de las que fue testigo se podrán ver en esta exposición, muchas de ellas pertenecientes al archivo de la UA, pero también al de INFORMACIÓN y a particulares que han querido sumarse a este homenaje, por lo que muchas de ellas son inéditas. «Me ha llamado la atención cómo se ha volcado la gente cuando les hablaba del proyecto, la generosidad que han demostrado cuando les decía para qué era», asegura Claudia Comes.

Así, se podrá ver a Benedetti paseando por el campus, hablando y acompañando en el escenario a Daniel Viglietti, conversando con alumnos, callejando por la ciudad, recibiendo el honoris causa o leyendo sus poemas. Lo hizo en 1994, retratado en el entonces café Jamboree de la ciudad y en 1996, paseando por el campus junto al cantautor Daniel Viglietti, con el que protagonizó varios recitales poéticos a dos voces. Volvió en 1997, año crucial en su relación con la UA: fue nombrado doctor honoris causa. José Carlos Rovira fue padrino. Un acontecimiento que llenó de orgullo al poeta y, más aún, a la Universidad de Alicante. Se completó con un congreso internacional en el que su figura fue analizada desde muchas vertientes.

Casi a visita por año, la tela de araña siguió creciendo y regresó en 1998 cuando se creó el Centro de Estudios Iberoamericanos Mario Benedetti. Un año después participó activamente en la creación de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes y protagonizó un acto patrocinado por el Club INFORMACIÓN. De nuevo se dejó ver en 2000 y en 2002, nuevo recital con Viglietti y presentación de Insomnios y duermevelas con un recital. La última vez que Benedetti vino a Alicante fue en 2003. Inauguró la nueva sede del Cemab en la Biblioteca General de la UA y ofreció un recital de poesía para la apertura de los cursos de la Universidad de Verano Rafael Altamira.

Como su imagen es testimonio de toda esta actividad, también se ha realizado una recopilación de carteles, programas y folletos que sirvieron para su difusión. Se incluye asimismo una sección en la que se recoge cómo plasmó la prensa ese itinerario de Benede-tti por la ciudad y «el impacto que tuvo en la vida cultural alicantina», apunta la comisaria.

No todo son papeles y fotografías. Cuatro vitrinas contienen diversos objetos relacionados con el escritor, como libros dedicados o cartas. Y en dos pantallas se proyectarán un documental y un vídeo, ambos realizados por el Taller de Imagen de la UA. El primero muestra al poeta en sus actividades en la universidad y el segundo, se proyectará en bucle con imágenes fijas. Por último, la muestra se acompañará con el legado que Benedetti dejó a la universidad a través de su biblioteca personal.

Después del 16 de junio, Mario Benedetti seguirá viajando por la Universidad de Alicante. Lo hará a través de esta exposición que recorrerá las distintas sedes universitarias de la provincia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats