30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al éxtasis con New Order

El grupo británico protagoniza una jornada histórica del Low con sus míticos temas. Viva Suecia, una de las bandas nacionales con más gancho, hace vibrar al público con letras y música de alto voltaje

La banda que surgió de las cenizas de Joy División, la que transformó la oscuridad post punk en la luminosidad de la nueva ola, la que inventó el rock dance, la que dio a luz uno de los mayores éxitos universales del pop, la que dejó un poso inolvidable en estas tierras de discotecas y fines de semana eternos en los años ochenta, ofreció anoche en el Low un concierto para enmarcar en la historia del festival. Y no porque lo de New Order alardeara de una puesta en escena espectacular, que no lo fue, o porque tuvieran algo nuevo que ofrecer, que tampoco -su último disco Music Complete data de 2015-, sino porque nos dieron lo que queríamos escuchar, esos temas con los que miles de los asistentes al concierto vibraron y se emocionaron hace años, sentimientos que revivieron anoche.

Fue un concierto más de New Order, una formación sin frontman, sin caras reconocibles, cuyo medio líder Peter Hook abandonó hace años tras severas disputas con sus compañeros, latentes casi una década después, un concierto programado, frío en su puesta en escena pero de efecto abrasador que convirtió el Escenario Vibra Mahou en una pista de baile empapada en nostalgia, un viaje entre la melancolía y el éxtasis, sin bola de discoteca, suplida por los ojos casi en lágrimas de muchos asistentes, conmovidos al escuchar en Benidorm aquellas canciones de su juventud y a las que el tiempo les ha sentado bastante bien, canciones sin las que no se explican muchas de las propuestas rítmicas que vendrían después.

Hubo quien se conformó con que sonara Blue Monday, como si eso valiera ya por toda una noche, pero la banda de Manchester supo distribuir sus dosis y fue soltando joyitas como si tal cosa, combinando temas de Music Complete, Restless, Plastic o Tutti Frutti con clásicos eternos como Ceremony, Bizarre Love Triangle, Thieves like us en la voz de Bernard Summer, algunas en versiones extendendidas y remezcladas en un climax continuo hasta llevarnos al sublime epílogo de Love will tea us apart, aquel amargo diamante que dejó Ian Curtis antes de colgarse. Parecía difícil que tras el año de los Pixies (2017), Los Chemical Brothers el pasado año, el Low pudiera mantener el listón alto: de ser así que siga cumpliendo años porque el romance con su público está aseguradoResulta fácil tocar el cielo en el Low cuando es verano, vacaciones y la buena música se cuela por todas partes.

Tocar el cielo con Viva Suecia

Pero antes de los ingleses, una de las bandas nacionales más destacadas del momento, Viva Suecia, calentó el mismo escenario. Los murcianos, que meses atrás también estuvieron por Alicante con un espectáculo en combinación con sus «amigos» djs de ElyElla, saltaban esta vez sobre el Vibra Mahou para demostrar que sus potentes guitarras y la atmósfera de sus pegadizas canciones suenan con una intensidad y claridad impecables. Y así fue. Perfectos e impresionantes. De alto voltaje.

Viva Suecia es una de las bandas con más gancho, y la mayor certeza que indica este punto es las veces que el público sale a cantar sus temas, las veces que saltan con los ojos cerrados entregados al significado de sus letras. A la identificación y representación de las emociones con Lo que te mereces o Bien por ti. Y, a todo ello, cabe sumar la frescura de sus ritmos, la conexión que aflora cuando se escucha A dónde ir o «Hoy empieza todo» en un espectáculo con un juego de luces sensacional.

Eso sí, tampoco cabe olvidar otros hits que retratan y explican el despegue vertiginoso de Viva Suecia como Amar el conflicto (todo lo que importa), versionada también por los djs ÉlyElla, invitando a la ensoñación y evasión de los más de 25.000 lowers congregados.

Junto al dance rock de New Order y el indie de Viva Suecia tampoco pasó desapercibida la presencia de un artista original e incluso experimental como Xoel López (a quien muchos conocimos por su anterior pseudónimo Deluxe).

Entre sonidos de pop-rock alternativo y el folk clásico, tras aquel increíble temazo que todavía resuena en nuestra memoria con Que no, Xoel López apareció para ofrecer su cara más renovada con letras más reivindicativas e íntimas con Tierra, Patagonia o Lodo. Xoel López se define como «artista libre», fuera de clichés y etiquetas, y eso mismo confirmó ayer el cantante gallego en su virtud polivalente al poder exhibirse en pequeños o grandes escenarios como el Low.

Poco antes de Xoel López, en el mismo lugar, los lowers vibraron con los sevillanos Full, otra de las bandas más aclamadas en la escena independiente presentando su último trabajo, Capadocia, con una sucesión de himnos como Distintos u Otra vez -cargados de pasión y energía- a otros más pausados y lentos como «Tercera Guerra Mundial».

En el Jägermeister tuvieron cabida diversos estilos para distintos públicos. Por eso se comenzó con Vera Green y el pop preciosista de su trabajo Blablablá; se siguió con The Seafood Special -con su disco Broken Songs con melodías pop y country-; sin faltar Chancha Vía Circuito -venidos de Argentina con una interesante apuesta para recuperar géneros latinoamericanos-; o The Limboos -con su nuevo y reciente Baia y canciones tan destacadas como Where did she go?-.

La electrónica tuvo también su propio protagonismo en el Energy Sistem con la presencia de Dani Zetta -con sesiones divertidas, creativas y dinámicas-; Carrie Palmer -con alusiones a los géneros de barrio, el funk y disco con variables muy interesantes-; Bronquio -con dosis de flamenco y rap-; y Muevelokumbia -integrado por Karma Cereza y Joaco J. Fox, música urbana con bases electrónicas e indígenas abiertas a la sorpresa-.

Decíamos que resulta fácil tocar el cielo en el Low cuando la mezcla de buena música, amigos, verano y vacaciones depara un cóctel tan perfecto. También se pudo ver, en este sentido, numerosas despedidas de soltera y soltero por el festival ataviados para la ocasión, con docenas de vehículos estacionados al alrededor del Low, conversando, descansando y tomando algún refrigerio a la espera de un nuevo concierto. También muchísimos turistas quisieron aprovechar su estancia veraniega en Benidorm para acudir a la cita del Low, lo que supone también un puntal cultural y económico.

Para la jornada final de hoy domingo, prohibido perderse a la eterna Alaska con Fangoria y, por descontado, The Vaccines, La Casa Azul, Carolina Durante o Vetusta Morla.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats