Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Punto y aparte

Ferrández: «Cantaré la primera ópera poscovid-19 con el 30% de aforo y pensando en los que ya no están»

La sensibilidad se personaliza en artistas como la crevillentina Sandra Ferrández, que ha vivido y sentido la pandemia muy adentro y ahora se muestra feliz por poder escenificar en el Teatro Real de Madrid a partir del 1 de julio, la primera ópera europea de la era poscoronavirus

Ferrández: «Cantaré la primera ópera poscovid-19 con el 30% de aforo y pensando en los que ya no están» INFORMACIÓN

La mezzosoprano crevillentina Sandra Ferrández tiene el «honor» de volver al escenario del Real con papel protagonista en «La Traviata», de Verdi, con la que se abrirá en Europa la era operística poscovid-19.

Destacada por la crítica por la calidad de su voz, timbre profundo y rico, lleno de matices, y por su contribución en la parte escénica y actoral, también por sus numerosos premios y reconocimientos, hoy, la mezzosoprano Sandra Ferrández resalta por su especial sensibilidad, propia de la artista de calidad. Una sensibilidad que mostró durante los días más crudos de la pandemia...

P El Ayuntamiento de Crevillent

R La verdad es que me encontraba muy afectada. Cantar es algo muy íntimo, que sale desde dentro del alma y me costó mucho esos primeros días de la pandemia «abrirme» al público.

P ¿Cree que los artistas tienen un «algo» más de sensibilidad en situaciones como estas y pueden sacar de estas crisis su lado más creativo?

R Depende del artista. En mi caso, lo he vivido muy pendiente de lo que pasaba fuera. Yo soy muy disciplinada y he seguido mis rutinas, he estudiado cada día, como hago habitualmente, pero he estado muy triste. Han sido muchas las personas que han perdido la vida y yo canto mejor cuando me siento plena y feliz. Pero por fin hemos creado un Sindicato de Artistas, algo que se había intentado varias veces y no había podido ser y ahora se ha hecho realidad; además con grandes y buenos resultados.

P ¿Cómo ha vivido la cuarentena a nivel musical?

R Personalmente sin «parón». Estudiando cada día, recibiendo clases y dando clases también a mis alumnos. Eso sí, me ha cundido y he preparado varios roles que me apetecía y no había tenido tiempo de hacerlo en circunstancias normales.

P En unos días comienza los ensayos de «La Traviata» en el Teatro Real, siendo una de las primeras artistas que trabajan participando en la primera ópera en la desescalada

R Supone una gran alegría y esperanza. Volver a los escenarios es el sueño de todos los artistas, es volver a casa.

P ¿Cómo cree que va a llevar cantar en un teatro con solo el 30% de su aforo?

R Efectivamente, cantaré la primera ópera post-covid en Europa con un 30% de aforo, pero lo haré como si estuviese al 100% y pensando en dar lo mejor de mí misma por los que están allí y por los que ya no están.

P Antes del estado de alarma, ¿qué proyectos tenía que se han pospuesto o anulado?

R Se me han pospuesto dos: «El Amor Brujo» y «Las Siete Canciones», de Falla, en Lancût, Polonia, y una Misa de la Coronación en Alcoy.

P Evidentemente los empresarios habrán rebajado sus previsiones de ingresos al tener que reducir el aforo al 30%. ¿En qué ha repercutido este hecho en los artistas?

R Creo que es un momento especial y todos debemos ayudarnos, tanto teatros a artistas como viceversa.

P Cantar en el Real siempre debe ser emocionante, pero ¿cree que será aún más especial hacerlo el primer día de su reapertura con una ópera?

R Sin duda. Lo pienso y me saltan las lágrimas, además de sentir felicidad. Es una mezcla de sentimientos. Felicidad por empezar de nuevo, emoción y tristeza por los casi 30.000 que no están...

P ¿Qué medidas de seguridad tomarán sobre el escenario para las interpretaciones?

R El Teatro Real tiene un protocolo de seguridad estupendo. Habrá mascarillas, geles, distancia de seguridad siempre. Y para las funciones, orquesta en foso grande, y sobre el escenario cada uno vamos a tener nuestra «isla», nuestro espacio, que ningún otro intérprete va a traspasar y así mantener las distancias mínimas obligatorias.

P ¿Tiene previsto actuar próximamente en Alicante?

R Tengo previsto actuar cuando la Diputación de Alicante lo desee. Por mi parte, ¡me encantaría! De hecho solo he cantado una vez en Alicante, pero ya se sabe, ¡nadie es profeta en su tierra! (ríe).

P Si todo va bien, ¿dónde tiene previstas actuaciones?

R Agosto lo tengo libre y en septiembre y octubre cantaré Maddalena, de «Rigoletto», en Bilbao y Madrid.

P ¿Qué incidencia cree que puede tener la pandemia en las nuevas vocaciones del canto?

R De momento las mismas que para el resto. Es un parón. Realmente esto es una carrera de fondo que nunca se acaba; para mí es estar empezando continuamente. Quizá los nuevos se encuentren con un camino más fácil, porque los que estamos antes estamos luchando para ello. Y ojalá sea así.

P Por su trabajo, viaja continuamente y está poco en Crevillent. Ahora ha pasado más tiempo. ¿Ha podido analizar mejor la situación del canto coral en su municipio?

R Creo que se está gestionando desde una perspectiva mucho más inteligente y profesional. La unión hace la fuerza y estoy muy contenta con los resultados de nuestro maravilloso Orfeón Crevillentino, así como con los coros de niños. Hay que seguir trabajando por esto, que en realidad define a Crevillent, profundizando y asesorándoles cada vez más y mejor en la técnica vocal, que es lo único que nos asegura un buen resultado.

P ¿Qué pediría para su sector a quienes nos gobiernan?

R Me encantaría que los políticos, todos, de cualquier color, valoraran la cultura como un bien de primera necesidad. Un pueblo sin cultura es un pueblo sin identidad. Y en este confinamiento se ha demostrado la necesidad de cultura.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats