Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Rodríguez Uribes: «Hay que financiar mejor el mundo cultural valenciano»

El ministro Rodríguez Uribes, antes de la entrevista.

El ministro Rodríguez Uribes, antes de la entrevista. fernando bustamante

El filósofo del derecho José Manuel Rodríguez Uribes sostiene en su Elogio de la laicidad que los desafíos de las sociedades pluriculturales obligan a pensar en la laicidad como condición sine qua non para contrarrestar el virus del fanatismo. El libro es reciente, de 2017, y su autor ahora es ministro de Cultura y Deporte. El lunes estuvo en València por primera vez como miembro del Gobierno, es un buen conversador y con memoria universitaria. Estudió y empezó como profesor de Derecho en València. El destino le ha puesto a gestionar la incertidumbre en tiempos de otro virus.

La cultura está muy tocada y pendiente de todos los rebrotes que pueden darle la puntilla.

La cultura es segura. Se está trabajando para que la cultura, y el deporte, se celebren con máximas garantías. No podemos asegurar nada al cien por cien porque estamos enfrentándonos todavía a un virus que hace daño, pero hasta la fecha no ha habido ningún problema en los festivales que se están realizando.

Se puede viajar en avión, tren o autobus sin guardar las distancias exigidas, pero los aforos continúan restringidos.

Restringir los aforos es buen0 porque garantizamos que se celebren los actos con seguridad. El decreto que aprobamos el 5 de mayo establece unas compensaciones para las artes escénicas y para el cine, precisamente por la restricción de aforo. La decisión ahora es de las comunidades autónomas. Para la cultura segura es mejor ir despacio, haciéndolo bien lanzamos también un mensaje de seguridad.

El estado de alarma le pilló recién aterrizado en el ministerio. ¿Sorprendido por la precariedad del sector que da bienestar?

No sé si la palabra es sorpresa, pero si constaté la precariedad del sector y la precariedad de un ministerio que se ocupa del sector. Estoy todavía con unos presupuestos de cuando en la época del PP era Secretaría de Estado de Cultura. Por lo tanto la precariedad es doble. Mi voluntad ahora es trabajar por unos presupuestos que sean dignos de la cultura y del deporte. En el confinamiento hemos descubierto que la cultura es una necesidad humana fundamental. Hablamos de un potencial económico de 700.000 familias dedicadas a la cultura, más del 3 por ciento si incluimos la propiedad intelectual del PIB.

Un estudio apunta que casi la mitad de las empresas valencianas artísticas van a reducir sus plantillas y casi el 10 por ciento ha cerrado.

El decreto que aprobamos es un decreto paliativo. La verdad es que junto a las medidas generales y transversales, con las ayudas específicas hemos conseguido movilizar 800 millones de euros para los sectores culturales. Por ejemplo, por primera vez en la historia habrá protección por desempleo para los artistas, los más vulnerables del mundo de la cultura.

¿Con la información que tiene, peligra la próxima temporada?

Los más optimistas dicen que en diciembre podría haber algún tipo de vacuna. Los menos optimistas hablan de mediados del año que viene. Tenemos por delante, en el peor de los casos, ocho meses. Por eso hablo de un gran pacto de Estado para la reconstrucción de los sectores culturales que permita llegar con fuerza a la próxima temporada y celebrarla con normalidad.

¿Hay ayudas a los festivales musicales cancelados?

No están todos cancelados, solo los de grandes aglomeraciones. Los ayuntamientos tienen un papel decisivo para ver cómo se pueden celebrar.

Hace unos días dimitió el director

No es una responsabilidad mia. La estabilidad es buena, pero a veces hay que hacer cambios, tampoco pasa nada. Tengo mucho interés en el Museo de Belles Arts. Cuando vuelva en septiembre haré una visita monográfica. Cuando estén los trámites del Ayuntamiento de València, vamos a sacar a licitación la urbanización del entorno del museo. Casi tres millones de euros.

¿Es partidario que los responsables culturales sean elegidos por concursos públicos?

Hay debate. Algunos consideran que es un ejercicio de transparencia y otros dicen que es bueno elegir con mayor libertad porque permite hacer equipos de confianza.

El IVAM está ahora inmerso en un concurso.

Esa es la regla para eligir una persona con cualidades objetivas, pero es bueno que haya sintonía en los equipos.

El Prado y el Reina están en manos de valencianos y usted también lo es. Por tanto, no le tengo que explicar que los museos están infrafinanciados.

Los dos, Miguel Falomir y Manuel Borja-Villel, están haciendo un trabajo excelente. He visto los números, no sólo de los museos, también del Palau de Les Art. Es verdad que hay una serie de desequilibrios. Tengo claro que hay que hacer un esfuerzo por financiar mejor el mundo cultural valenciano.

Incluye Les Arts, ¿no?

Hay que hacer una repensada en serio. Me gusta la idea del director de abrir el Palau a otras músicas. Puede ser positivo para que hagamos una colaboración más intensa a través del Instituto Nacional de las Artes Escénicas.

¿Son buenas las relaciones con la Conselleria de Cultura?

Son buenas. El conseller Marzà ha entrado en el patronato del Reina Sofía y tengo una relación fluida con él.

En 2021se cumplen 100 años del nacimiento de Berlanga.

El Consejo de Ministros ha declarado el Año Berlanga de especial interés cultural público, lo cual tiene consecuencias desde el punto de vista fiscal. Hablaré con el presidente Ximo Puig para incorporar el cine a la memoria democrática, porque primero es el Año Berlanga y el siguiente el Año Bardem. Uno estuvo en la División Azul y el otro en el Partido Comunista pero hicieron la magnífica película Esa pareja feliz. Berlanga es un valenciano universal y el Año Berlanga tiene que ser un acontecimiento cultural no sólo valenciano, sino español.

Se estrenó en València con el acto simbólico de la firma de la Fundació Raimon i Annalisa.

Insisto mucho en que la cultura son valores, entendida en el sentido de la memoria histórica. Raimon representa muchas cosas, además de ser un gran artista. Su voluntad de donarlo todo, de hacer su fundación en Xàtiva y que quisiera que estuviera el ministro de Cultura fue un honor.

¿Un ejemplo de colaboración institucional

Sí, ha sido muy fácil el protocolo que firmamos, y nos da muchas posibilidades para organizar actividades culturales. Estoy feliz.

Visitó el Museo de la Cerámica, el único que queda en València de gestión estatal.

Es un gran desconocido aunque está en uno de los sitios más hermosos de València. Estoy haciendo una ronda de visitas a los museos estatales directamente dependientes del Ministerio de Cultura, también en la gestión. Quería ver el Museo de la Cerámica y conocer sus necesidades. Sus visitas son de un público muy especializado, también de una cierta edad y vamos a intentar que los jóvenes se acerquen.

Se reunió con la Federación de Sociedades Musicales para impulsar la declaración como bien de Patrimonio Inmaterial.

Con el presidente Puig compartimos que es el movimiento más vertebrador de la Comunidtad Valenciana. Con un valor enorme desde muchos puntos de vista. Mi voluntad es que iniciemos cuanto antes los trámites para declarar a las sociedades musicales manifestación representativa de Patrimonio Inmaterial. Lo haremos la Generalitat y el Gobierno de España en los próximos meses. Es un reconocimiento en el contexto de la nueva Ley de Patrimonio que queremos aprobar, donde el Patrimonio Inmaterial va a tener un reconocimiento importante.

Las bandas de música están sufriendo mucho está crisis pandémica.

Vamos a intentar también ver qué podemos hacer ahí o cómo les podemos ayudar. Pero sobre todo mi voluntad es ese reconocimiento como manifestación representativa del Patrimonio Inmaterial.

Su ministerio también se ocupa del deporte. ¿Cuándo se volverá a los estadios?

No hay prisa. Cuando hablamos de fútbol, el 20% de algunos estadios son 20.000 personas, aunque estén dispersas. La prueba es que el final de la Liga ha funcionado bien, con fútbol todos los días. Con la opción de los derechos audiovisuales que compensa un poco. A mí no me preocupa especialmente que la gente vuelva a los estadios de fútbol, tenemos que ser prudentes.

El ministro es más de baloncesto. La final de la ACB se jugó en València sin problemas.

Lo único que sentí es no estar en la final. Mi obligación es dar ejemplo y si decimos que no hay público, no va a ir el ministro del Deporte. Los vi desde mi casa y funcionó todo muy bien. València tiene mucho potencial en fútbol y el baloncesto, masculino y femenino.

Y un pabellón en construcción.

El otro día me reuní en Madrid con las dos fundaciones que promueve Juan Roig, la cultural y la deportiva. Hay que reconocer que es un gran mecenas. Ojalá en toda España hubiera más mecenas como Juan Roig. El Estado tiene que poner todos los recursos para la cultura y el deporte, pero tenemos que estar muy abiertos a la colaboración público privada.

Sigue pendiente la Ley del Mecenazgo.

No sólo de materia deportiva o cultural, porque está también la ciencia. Es un trabajo de varios ministerios, pero en un momento de crisis, la solidaridad también viene del sector privado y es importante fomentarla.

«Estoy más esperanzado que hace unas semanas»

«Estoy más esperanzado que hace unas semanas»El ministro Rodríguez Uribes encara lo que queda de verano con optimismo. La primavera cultural ha sido para olvidar, pero asegura que tiene datos que auguran que la próxima temporada que empieza septiembre será buena. «Hay síntomas muy positivos». Por eso anima al público a recuperar la normalidad de ir al cine, al teatro o a una librería con la precaución necesaria. «La cultura es un lugar seguro, por eso estoy más esperanzado que estaba hace unas semanas»

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats