Flightcase es el contenedor con ruedas que se utiliza para el transporte de instrumentos y material en los espectáculos. Eso es lo habitual, pero ayer esos baúles se convirtieron en un reguero de esperanza por 28 ciudades de toda España. Entre ellas, Alicante, que se sumó a la movilización Alerta Roja para dar visibilidad al sector del espectáculo que se encuentra moribundo a consecuencia de la pandemia.

Más de 200 flightcases, cedidos por una veintena de empresas del sector de la provincia, rodaron ayer desde el ADDA hasta la Plaza del Ayuntamiento, como el apoyo simbólico a unos profesionales que han visto cómo su trabajo ha parado en seco sin visos de cuándo se podrá retomar. Vestidos de negro y acompañados por otros dos centenares de personas quisieron dejar por la ciudad un SOS en el que el rojo iluminó el recorrido.

«Necesitamos que nos vean, que sepan que también existimos», resonaba por la megafonía del camión que precedía la marcha. «Hoy os pedimos que no nos dejéis solos porque volveremos, la cultura no debe detenerse».

La hilera de baúles, que ocupó cerca de un kilómetro de longitud, discurrió con todas las medidas de seguridad, como se recordó durante la salida: distancia, mascarilla y, además, ningún resto por el suelo.

«Nosotros estamos jodidos, lo llevamos por dentro, pero estamos demostrando sensatez, somos gente muy respetuosa y así queremos demostrarlo para que vean que el sector es seguro», afirmaba uno de los responsables de la organización. «La mitad de las empresas van a tener que cerrar de aquí a fin de año si no tenemos solución», se lamentaba. «Menos aforo, medidas de seguridad, lo que sea, pero que nos dejen trabajar».

El recorrido pasó por el Teatro Principal y terminó en la Plaza del Ayuntamiento, ocupada de forma totalmente ordenada por los dos centenares de flightcases y teñida de rojo a través de la iluminación de la propia organización.

Como fin de la movilización, se escuchó por megafonía, a través de una grabación, el manifiesto creado para la ocasión por los convocantes. «No se ha leído porque somos un sector desaparecido y queríamos simbolizar eso», destacan. El punto final lo pusieron los asistentes con los brazos en alto y las manos atadas por pañuelos rojos, para representar de manera gráfica su situación.

Alerta Roja abrió ayer un canal de YouTube donde se fueron retransmitiendo imágenes de todas las movilizaciones que se estaban realizando simultáneamente en las 28 ciudades y que, según los convocantes, han reunido a unas 25.000 personas.

En su manifiesto, reclaman sobre todo que les dejen trabajar, en un sector que da de comer a cerca de un millón de personas en España. También piden a las administraciones que adquieran «un compromiso firme para abordar la problemática del sector de una manera transversal» y «la reactivación inmediata» de las agendas culturales. En este sentido, reclaman una mesa de trabajo donde estén implicados los Ministerios de Cultura y Deporte, Turismo, Industria, Trabajo, Hacienda y Asuntos Económicos.

En las redes sociales se sumaron a esta iniciativa artistas como Coque Malla, Miguel Ríos, Alejandro Sanz, Ana Torroja, Raphael o Vetusta Morla, Izal, Sidonie, Jorge Drexler, La Bien Querida o Rozalén, entre otros, además de actores como Carlos Bardem, Laia Marull o Álvaro Morte.