Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de teatro

Actores que realzan

Una actriz y un actor interpretan a dos actores que presentan lo que van a llevar a efecto, como si él fuese el autor de El amor debería estar prohibido, un espectáculo no solo con una historia, sino con treinta. Un teatro para tiempos de crisis y mascarillas en homenaje a los intérpretes y la palabra.

Los alicantinos Inma Mira e Iván Gisbert sitúan al público, que acudió a la Caja Negra de Las Cigarreras, para que sepa por dónde van a ir las cosas. Diferentes casos de desamor, rupturas y relaciones entre distintos personajes. Ella le va a dar un regalo, pero él se marcha con otra. Un paciente está enamorado en secreto de una doctora y lo confiesa. Así transcurre esta serie de escenas encadenadas que los versátiles, flexibles y creativos protagonistas acogen con ahínco, dejándose conducir por la corriente del veterano autor y director Juan Luis Mira.

Sin prácticamente transiciones, es de vital importancia esa tarea interpretativa que realza los cortos y a veces efímeros pasajes vistos en la Muestra de Teatro Español Contemporáneo. Durante los 70 minutos vemos también a dos que están juntos pese a que ella, como si fuese hombre, tiene otra pareja. O una que le envenena por haberla dejado. Un niño dibuja a una niña por amor, pero esta le rechaza.

Destacan especialmente unos viejos que no saben vivir el uno sin el otro aunque se lleven como el perro y el gato. «¿Por qué no nos casamos?», dice ella. «¿Con quién?», responde. La dirección de Mira impone ritmo, rápidos cambios y variedad de papeles que los actores acogen fácilmente. Unos excompañeros se reencuentran. ¿Qué puede ocurrir después? El espectador debe completar las historias. Dos son iguales. Por eso no se pueden amar. La pederastia en el clero, el enamorado de una lesbiana, el machismo o la muerte por amor. Es decir, «enamorirse». Inma Mira canta y toca el violín. Afloran la distancia, el instinto sexual, la infelicidad y la infidelidad. ¿Querer más a alguien o quererse más a sí mismo? «Esto es amor, quien lo probó lo sabe», según el verso del gran Lope de Vega.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats