Los cines cerraron el pasado año con una caída en la facturación y en espectadores de un 70 por ciento respecto al año anterior. Las contundentes cifras y el endurecimiento de las restricciones sanitarias por la pandemia aplicadas en diciembre en la Comunidad Valenciana, y prolongadas hasta el 31 de enero, han llevado a los exhibidores a tomar algunas medidas para «al menos intentar contener el gasto», como apunta la gerente de Yelmo Alicante, Rosa Ruiz.

Estos cines, a partir de la semana próxima, permanecerán cerrados los lunes y los martes, una medida que ya utilizaron durante unas semana antes de las fiestas de Navidad «aprovechando que son días más flojos» para evitar el cierre completo, como acaban de hacer las salas Yelmo Vinalopó, en Petrer, «de forma temporal hasta nuevo aviso».

Cierres temporales similares a los de los cines Axion en la playa de San Juan y Alcoy, materializados hace unos días, hasta nueva orden, mientras que los Axion de Santa Pola y Orihuela se abrirán a partir de ahora solamente los fines de semana, de viernes a domingo.

También se mantiene sin proyecciones este mes el cine Navas de Alicante, propiedad de Vicente Espadas, que durante la pandemia solo proyectaba los preestrenos del Club INFORMACIÓN, suspendidos hasta febrero por precaución. Sin olvidar que los cines Panoramis se mantienen en cierre provisional desde que se decretó el estado de alarma en marzo de 2020.

«Esperamos restricciones más fuertes aún, pero es que las cifras que tenemos no dan ni para pagar la luz», lamenta Jorge Lacruz, de la cadena Axion, donde una parte de trabajadores ha vuelto al ERTE.

Anuncios de los cines 
Axion y Yelmo Vinalopó 
en sus webs sobre el cierre 
temporal. información

Anuncios de los cines Axion y Yelmo Vinalopó en sus webs sobre el cierre temporal. información

Los cines Kinépolis de Plaza Mar 2 de Alicante, los Aana de Alicante y San Juan, así como los Odeón Multicines de San Vicente resisten, hasta la fecha, con la programación diaria, aunque no descartan prescindir algunos días de su cartelera si en el futuro se decretan medidas sanitarias más duras desde la administración autonómica, ante el crecimiento de contagios en esta tercera ola de pandemia.

De momento, en todos ellos se ha producido una reducción en la cantidad de pases por película, primero con la eliminación de la última sesión tras el primer toque de queda a las 23 horas y, con el actual, a las 22 horas, la oferta se ha dejado en dos pases -a lo sumo tres- de cada película siendo el último a las 19.30 horas para dar tiempo al espectador a llegar a casa.

Aunque la merma económica en los exhibidores es evidente, nadie habla de cierres definitivos y confían en recuperar cierta normalidad conforme se aleje la tercera ola de contagios y avance la vacunación. «Mientras podamos y nos dejen, aquí seguiremos», afirman desde los Aana.

Los cines afrontan la crisis con cierres temporales y reducción de sesiones

Los cines afrontan la crisis con cierres temporales y reducción de sesiones

Los cines han adaptado sus instalaciones para crear espacios seguros y libres de covid y recuerdan que no ha habido contagios en ninguna sala del país. «Ahora, además, debemos registrar a los clientes que entran», señala Rosa Ruiz que, no obstante, apunta al problema de la falta de títulos estrella de las grandes productoras norteamericanas, quienes en un goteo cada vez mayor se decantan por estrenar sus películas exclusivamente en plataformas de streaming.

Sin estrenos para enganchar al público -se rumorea que Viuda Negra quizá tampoco llegue a las salas-, sin la posibilidad de vender palomitas y refrescos -que supone la mitad de la facturación de los cines- y con las limitaciones de horario impuestas por la crisis sanitaria, «las cifras no acompañan», coinciden.