Plantaron cara al confinamiento contando (y pintando) batallas y haciendo un crucero, con parada diaria a en una ciudad. En redes sociales, eso sí, y a través de ilustraciones. Raúl Barceló y Marcos Santapau, o lo que es lo mismo, la agencia alicantina Añade Diseño, iniciaron estas aventuras cuando empezó el encierro y con la apertura echaron el freno.

Pero una vez hecho, decidieron probar suerte e intentar publicar la serie de batallas que habían comenzado en redes. La primera editorial en la que probaron suerte fue Gunis. Y dijo que sí. Entonces se pusieron manos a la obra, completaron la lista y unos meses después tomó forma.

35 batallas que cambiaron la historia es el resultado de este proyecto que comenzó siendo un entretenimiento y ha acabado en papel, en una publicación «divulgativa», que tiene por objetivo «hacer llegar la historia de manera amena».

En total son 35 las batallas seleccionadas con un criterio histórico. «Hay muchas más, pero elegimos una serie de batallas con trascendencia en la historia. Meter menos, dejaba algo cojo», asegura Marcos Santapau. «Esta escrito también teniendo claro que estamos en España, así que igual hemos recogido algunas que no tienen tanta fama porque no ha salido en tantas películas o libros, pero para España han sido importantes».

Marcos Santapau y Raúl Barceló.

El libro se abre con la batalla de Qadesh, en Egipto, que tuvo lugar en el año 1274 a. C., con Ramses II al frente, y se cierra con la lucha económica entre China y Estados Unidos, «la única que no incluye armas al uso».

Por el medio, Cannas, las Navas de Tolosa, Pavía, Lepanto, Cartagena de Indias, Trafalgar, Bailén , Gettysburg, Verdún, la Batalla del Ebro, Normandía o la Guerra de los 6 Días.

«Aunque recogemos guerras, es un libro antibelicista, no es una apología a la guerra», apunta Santapau. «No deja de ser un libro que cuenta las batallas y sus consecuencias, pero sin ánimo de vanagloriarse de ellos, es más una visión historicista». De ahí que se ha estructurado de forma cronológica y cada una de ellas ocupa dos páginas: una con la ilustración y otra con un texto».

«Incluimos una ficha técnica que recoge dónde se produjo, cuándo, quiénes lucharon, los protagonistas de las batallas, características especiales que tuvo en cuanto a armamento y estrategias, el número de fallecidos y cuál fue la magnitud de la batalla».

Guerras ilustradas

Aunque la editorial Gunis es juvenil, «no está escrito pensando en los jóvenes, sino pensando en el acercamiento a la historia a cualquier persona, está hecho para todos los públicos; a gente que no ha leído sobre historia le puede servir para adentrarse en este tipo de aventuras».

En las ilustraciones, Barceló y Santapau tienen metodologías muy diferentes. «Las de Raúl se basan en una imagen importante de la batalla y la trata con su estilo y la interpreta a su estilo; en mi caso, hago un collage digital, saco los personajes importantes de la batalla de la que hablamos con ilustraciones reales, dibujos, fotografías, restos arqueológicos, edificios... de todo eso se genera un collage, de manera que cuando lees el texto puedes reconocer a los personajes de los que se habla».

Mirando al futuro, piensan seguir por esta línea. «Estamos pendientes de ver con la editorial cuál puede ser lo siguiente; pueden ser escritores, películas... hay muchas cosas para abordar de esta manera».

Además de este libro, Añade Diseño ha publicado Cómo ser un buen diseñador de provincias (Apache). Nada que ver con el anterior. «Es una obra que surge de la necesidad que se tiene cuando acabas los estudios superiores de tener a mano un manual útil, conciso, ameno y sincero de lo que te vas a encontrar en la selva de asfalto», asegura. «Una guía con un lenguaje coloquial que rompe con otros libros escritor por gurús de la publicidad».