Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Actor y productor

Pepón Nieto : "Es difícil subsistir con los teatros al 50 por ciento"

Encabeza el reparto de Anfitrión, montaje dirigido y adaptado por Juan Carlos Rubio, que él mismo ha coproducido con el Festival de Mérida. La obra, con Fele Martínez, Toni Acosta y Paco Tous, entre otros, llega los días 27 y 28 al Principal de Alicante.

El actor y productor Pepón Nieto. | INFORMACIÓN

El actor y productor Pepón Nieto. | INFORMACIÓN

Este montaje de Anfitrión, basado en la versión de Molière, nace a iniciativa suya por encargo del Festival de Teatro Clásico de Mérida, ¿qué le atrajo del texto?

Pues se dieron varios factores. El Festival de Mérida, con el que ya he producido dos espectáculos, El Eunuco y La comedia de las mentiras, nos pedía hacer un tercer montaje en clave de comedia. La cuestión es que las comedias grecolatinas siempre requieren ser versionadas porque, así como las grandes tragedias han permanecido muy vigentes y apenas hay que cambiarles casi nada, no sucede lo mismo con las comedias. Sin embargo, basándose en el famosísimo Anfitrión de Plauto, Molière tiene esta versión que nos interesaba mucho, con una calidad literaria maravillosa, sobre la que ha trabajado Juan Carlos Rubio, trayéndola a un tiempo distinto, y con una vuelta a los personajes muy interesante.

Entre esas actualizaciones destaca la reescritura del papel de la mujer, ¿cómo se proyecta esta perspectiva feminista?

Sí, y yo creo que ese es el cambio más significativo que hay en la función. Anfitrión y su criado Sosia se marchan a la guerra y, cuando vuelven, los dioses Júpiter y Mercurio se han hecho pasar por ellos y han bajado a la tierra a seducir a sus mujeres. A su regreso empieza todo el enredo de suplantación de personalidades, donde los dioses que se hacen pasar por humanos los manejan como si fuéramos muñecos. Y en este sentido, en los textos de Plauto y de Molière las mujeres son meros peones en manos de los hombres, tanto de los mortales como de los divinos, mientras que, en esta versión, la mujer es motor de su destino y hay un momento en que se plantan, de modo que hay un canto a la libertad de la mujer, y a su capacidad y derecho de elegir dónde y con quién quiere estar. Creo que eso es lo verdaderamente novedoso de esta versión.

¿Disfruta con la encarnación de su personaje, el criado Sosia?

Sosia es ese criado de corte clásico que encontramos en el teatro desde el Siglo de Oro, miedoso y un poco pícaro, que no se atreve a contradecir ni a su amo ni a los dioses, y que básicamente está muerto de hambre, porque los dioses alargan la noche continuamente para seguir disfrutando de los placeres de la mujer de Anfitrión, a la que interpreta Toni Acosta. A mí me encanta ese personaje y disfruto mucho haciéndolo porque, además, genera mucha empatía con los espectadores.

Como coproductor del montaje, ¿cuáles han sido los costes de levantar esta producción en el marco de la pandemia y de los escenarios cambiantes de cada comunidad y plaza teatral?

Pues ha sido y sigue siendo muy complicado. Cuando después del confinamiento duro en mayo parecía que había luz al final del túnel y que se reactivaba la cultura, luego hemos visto que la cosa es realmente complicada. Nosotros, primero, tuvimos que arrancar un festival y un espectáculo en plena incertidumbre y, como productor, puedo asegurar que ya desde esa primera etapa fue un sobreesfuerzo. Ahora en Madrid se sigue haciendo teatro, con limitaciones de aforo y distancia interpersonal, pero en las giras nos ha tocado suspender muchas, muchas funciones. Y luego, en otras funciones en que normalmente íbamos a taquilla, es muy complicado subsistir con los teatros al 50%, así que hemos perdido muchísimos bolos.

Como actor se desenvuelve en el teatro, el cine y la televisión. ¿Diría que las artes escénicas son el ámbito más perjudicado por los cierres de salas y las restricciones de aforos?

Así como el cine y la televisión se están haciendo con más regularidad y normalidad, con todas las medidas de seguridad sanitaria, en el teatro se está haciendo un esfuerzo muy complicado. Por ejemplo, nosotros vamos con Anfitrión a un teatro y, en ese momento, hay un cierre perimetral o se produce una subida de contagios y se decide no hacerla. Por tanto, nosotros estamos salvando la gira en el día a día y eso está siendo muy costoso para la productora y las empresas. Yo no sé cómo saldremos de esta situación, la verdad, pero no quiero decir que el teatro sea lo único complicado, porque estamos todos bastantes jodidos.

¿Considera que faltan ayudas directas específicas para el sector de la cultura, donde no se ha registrado un solo brote hasta la fecha?

Efectivamente, ni un solo caso. El otro día estaba leyendo sobre la cantidad de espectáculos que se han llevado a cabo en toda España y no hay ni un solo espectáculo cultural, ya sea un concierto, una obra de teatro o de danza, ni una sala de cine, donde haya habido un solo brote. Nosotros hemos sido bastante obedientes y consecuentes con la situación que estamos viviendo y, desde luego, los empresarios y productores han asumido unos gastos tremendos. Y como bien dice, no hay ninguna ayuda directa clara para el empresario que levanta el telón con el 50% de aforo, y luego, encima, se juega con el miedo a juntarse en el teatro cuando, precisamente, los aforos están al 50%. Pero bueno, también hay muy poca ayuda directa a la hostelería; mi hermana tiene un restaurante y no recibe ningún tipo de ayuda en ningún sentido. Sí, hay unos créditos estupendos y bienvenidos sean para quien los pueda asumir, porque luego los van a tener que volver a pagar. Pero bueno, también creo que esto es así, que es lo que nos ha tocado y hay que tirar hacia adelante, porque no vamos a dejar de hacer aquello en lo que creemos y a lo que nos dedicamos.

¿La emoción a la hora de subir a un escenario sigue imbatible?

Por supuesto, aunque la situación teatral sea la que es estoy muy feliz por poder actuar y vamos a darlo todo para que la gente disfrute y se divierta. Me da pena que los teatros no estén llenos, pero ese aforo reducido que pueda entrar, que venza los miedos para venir a disfrutar y apoyar el teatro. Lo voy a agradecer., porque cada vez que subo al escenario lo agradezco más.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats