30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte entre el Big Bang y el cerebro

La exposición Orígenes, con 30 obras, se inaugura mañana

14

Luis Miguel Gutiérrez inaugura el sábado en la Lonja "Orígenes: los colores y texturas desde el Big Bang al Cerebro"

Luis Miguel Gutiérrez Pérez es catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Miguel Hernández, investigador del Instituto de Neurociencias y director del Grupo de Estudios de los Mecanismos Moleculares de la Neurotransmisión. También es aficionado a la astronomía y hace ocho años debutó en las artes plásticas con su primera exposición de pintura, entonces figurativa, hasta que en 2017 comenzó a fundir ciencia y arte de forma abstracta. Mañana inaugura a las 12 horas en la Lonja de Alicante la exposición Orígeness: los colores y texturas desde el Big Bang al Cerebro, donde a través de una treintena de obras y otros elementos escultóricos y audiovisuales este científico se propone contar la historia del Universo y de la vida de forma plástica «para disfrutar del arte y, sin querer, entender la ciencia», apunta.

«El mío es un camino muy raro en la pintura porque yo tuve mi época figurativa, y lo único que me queda de esa época es el color, pero hace unos años vi que necesitaba aunar lo que soy, científico y artista, y lo plasmo en obras de factura contemporánea», destaca Luis Miguel Gutiérrez, que añade su atracción «por esa forma de pintar de abstracción orgánica y técnica mixta, mezclando acrílicos con óleos y barnices».

Con el arte ha podido contar la historia natural, desde lo grande, el macrocosmos -el inicio del Universo con el Big Bang, las galaxias, los planetas, las estrellas...- hasta lo más pequeño, el microcosmos, narrar la evolución de la vida con la creación de las primeras células hasta la formación del cerebro, «la estructura multicelular más compleja, con la que nos preguntamos sobre nuestros orígenes», aclara el artista, cuya exposición se enmarca en la Semana del Cerebro organizada por el Instituto de Neurociencias, centro mixto del CSIC y la Universidad Miguel Hernández.

En esta muestra, paradójicamente, el macrocosmos grandioso ocupa las obras de formato más pequeño, mientras que las piezas de mayores dimensiones reflejan la ciencia microscópica; la formación del Universo se plasma en tonalidades más oscuras y la aparición de la vida, en color, mientras que la Tierra se muestra como una esfera luminosa, ya que «igual que desde la Tierra vemos la Luna brillando, desde la Luna la Tierra se ve con la misma intensidad», indica Gutiérrez.

Lo pictórico se complementa con elementos naturales que se exhiben en vitrinas, desde fósiles, meteoritos y microorganismos hasta un cerebro real de un donante de 48 años al Instituto de Neurociencias.

También se incluye un telescopio propiedad del científico y un microscopio de su laboratorio, desde los cuales se proyectan las imágenes que suelen encontrar los investigadores cuando miran por ellos: fotografías de cielo profundo (nebulosas, galaxias) y planetarias, algunas cedidas por Astroingeo y otras tomadas por él mismo, e imágenes celulares microscópicas.

La exposición Orígenes -«que es la que me gustaría haber visto a mí cuando era pequeño», declara el artista y científico- estuvo instalada parcialmente durante tres meses en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, un museo que nunca expone arte, y fue visitada por más de 70.000 personas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats