30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«La casa de Bernarda Alba» lleva al Principal un grito contra la injusticia

El teatro alicantino acoge mañana el estreno nacional de este montaje de la obra de Lorca, con versión y dirección de José Carlos Plaza - Consuelo Trujillo, Rosario Pardo, Luis Gavasa y Ruth Gabriel forman parte del reparto

8

Estreno nacional en el Teatro Principal de Alicante de "La casa de Bernarda Alba"

Estrenar La casa de Bernarda Alba mañana, Día Mundial del Teatro, supone un triple reconocimiento al mundo de la escena. Por el autor, Lorca; por el director, José Carlos Plaza, y por el montaje, que sube a siete actrices al escenario en tiempos de monólogo. Y eso es lo que va a ocurrir el sábado y el domingo en el Principal de Alicante, donde todo eso confluye en el estreno nacional de una propuesta escénica que aborda la obra del autor granadino como «un grito contra la injusticia».

Así lo afirmó ayer José Carlos Plaza, que no es la primera vez que lleva a escena esta obra, pero sí que imprime su mirada desde el siglo XXI. «Todos los españoles llevan una Bernarda en la cabeza y lo que hemos hecho es intentar hablar de ella desde 2021, sobre todo porque es la historia de un encierro y ha coincidido que estamos también encerrados».

Para el director, «lo más importante son los sentimientos y en esta función vemos cómo están podridos cuando se nos hace vivir a través de la apariencia y se nos hace creer que el orden está por encima de la justicia». Lo que debe quedar después es «intentar que no se vuelva a repetir, que hay que cortar con viejas raíces que nos llevan al sufrimiento y que hay una nueva luz desde la oscuridad que plantea Lorca».

Las actrices, junto a José Carlos Plaza, Celestino Aranda y María Dolores Padilla, en el Principal. ALEX DOMÍNGUEZ

El estreno de La casa de Bernarda Alba en Alicante, que supone «un acontecimiento de primer nivel» para la directora del Principal, María Dolores Padilla, llena de orgullo al productor Celestino Aranda, que ha asumido «el riesgo» de este montaje con un numeroso reparto que no se prodiga demasiado en estos momentos. «No soy un productor al uso y no me interesa solo el dinero sino hacer cosas que me gusten». Aunque reconoce que es un reto, «también es verdad que la gente necesita ver espectáculos con actores, con decorados, con luces, porque yo creo que eso es el teatro y hay que recuperarlo».

Y en eso está el elenco de actrices que lleva al escenario este clásico de Lorca. Consuelo Trujillo se convierte en Bernarda, mientras Luisa Gavasa es María Josefa, su madre, y Rosario Pardo da vida a Poncia. Zaira Montes, Ana Fernández, Montse Peidró, Ruth Gabriel y Marina Salas interpretan a las hijas oprimidas en esa oscura cárcel vital.

«Bernarda es una madre que no sabe ser madre, que encierra la emoción», apunta Consuelo Trujillo para quien «el viaje está siendo fuerte, duro, pero es maravilloso estrenar aquí».

Para Luisa Gavasa esta obra es «un regalo de la vida después de 20 años sin pisar un escenario y como tal lo estoy viviendo», mientras Rosario Pardo defiende su personaje de Poncia como «el más interesante, no porque me haya tocado sino porque es una pincelada roja sobre negro». Para esta actriz, compartir escenario con otras seis compañeras «después de cuatro años haciendo monólogos» está siendo «un lujo».

Ruth Gabriel, que da vida a Macarena, destaca «la valentía de Celestino» para sacar adelante este montaje, porque «si no hacemos esto se rompe la maquinaria». Además «lo vamos a hacer con todo el cariño posible y para el público de Alicante que nos ha dado siempre muchas alegrías».

El papel de Martirio lo asume Zaira Montes como «un reto», por ser un personaje «complejo» que «dentro de este ambiente opresivo toma el testigo de Bernarda».

Para Ana Fernández, Angustias en la obra, Plaza la ha ayudado a «entender» su personaje, en esta Bernarda que es «profunda». Y no es la primera vez que se sube al escenario del Principal. «Tengo mucho cariño a este teatro».

Montse Peidró, que asume el papel de Amelia, resalta la necesidad de hablar de los clásicos «con la que está cayendo». «Hay funciones para distraernos, pero creo que el teatro tiene la obligación de hacer pensar al público».

Adela, «el papel opuesto a Bernarda», lo interpreta Marina Salas. «Es la que rompe con lo establecido y representa el grito por la libertad». Alicante es el principio de un camino que parece ver la luz. Le seguirán Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, San Sebastián... «Es un momento de crisis -dice Celestino Aranda-, pero hace años que no tenía una gira tan buena».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats