Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El milagro del MACA

El Museo de Arte Contemporáneo de Alicante cumple diez años con un balance de 51 exposiciones, más de 1.000 actividades y un incremento de público de 29.071 a 84.888 visitantes, sin que reciba el respaldo institucional necesario

El MACA, durante la celebración de la Noche en Blanco, en 2017. | ALEX DOMÍNGUEZ

El MACA, durante la celebración de la Noche en Blanco, en 2017. | ALEX DOMÍNGUEZ

En 1977, Eusebio Sempere abrió la caja de pandora. El generoso gesto del artista de Onil que le llevó a donar a la ciudad su colección particular de 177 obras fue un momento histórico. En Alicante y en el resto de España. Aunque pocos lo sabían, se estaba escribiendo la historia al convertirse en uno de los primeros museos de arte contemporáneo de este país. El 5 de noviembre de ese año, se inauguraba, edificio que acogió esos fondos. Entonces ya se le prometió al artista la ampliación del museo.

Tuvieron que pasar 34 años para que se cumpliera esa promesa. Así nació el Museo de Arte Contemporáneo, el MACA, en 2011, con la oportuna coletilla de que con este centro se saldaba una deuda con Sempere. El edificio anexo a la Asegurada, diseñado por los arquitectos Sol Madridejos y Juan Carlos Sancho, supuso una sacudida para la ciudad. A nivel artístico, dinamizador, arquitectónico, cultural y turístico.

El MACA abrió sus puertas en 2011 con mucho entusiasmo y poco apoyo, dos características que han guiado su trayectoria a lo largo de esta década. Sin olvidar una tercera: el prestigio que se ha ganado a pulso entre los centros museísticos del país.

«En 2011, el museo abrió con tres colecciones, la Colección Arte Siglo XX, el legado de Juana Francés y el fondo municipal de adquisiciones de obras de Sempere; en 2012, se incorporó en depósito la Colección Fundación Mediterráneo y con el tiempo, se han donado al museo un centenar de obras y tenemos 365 en depósito». Rosa Castells lleva unida a este proyecto desde los últimos años de la Asegurada. «La donación de Eusebio Sempere fue algo muy avanzado para el momento y creo que esta ciudad no entendió ese gesto tan generoso».

Ella y su equipo son los protagonistas de este milagro en el que se ha convertido este museo. 51 exposiciones temporales en diez años y la colaboración con centros como el Museo Reina Sofía, el IVAM, el Consorcio de Museos, los museos Thyssen y Picasso de Málaga, la Fundación Joan Miró de Barcelona, el Museo Jorge Oteiza, el MUSAC, el IAACC Pablo Serrano de Zaragoza, la Fundación la Caixa, DKV o la Fundación Telefónica, entre otros, dice mucho de una entidad cultural que en sus primeros cinco años de funcionamiento no contaba con un presupuesto específico, sino que la Concejalía de Cultura, de la que depende, iba aportando partidas para cosas puntuales.

No fue hasta 2016 cuando consiguió un presupuesto directo. Fueron 36.000 euros. Un año después, se incrementó a 115.756 hasta llegar a 183.195, que es con el que cuenta este 2021. Echar una ojeada a las cifras que manejan otros museos de la ciudad o de la Comunitat dice mucho.

Imagen de la exposición dedicada a Tàpies, producción del MACA en 2012. | JOSE NAVARRO

Prestigio y confianza

Que el MACA se ha situado en el centro del arte contemporáneo en España lo demuestran las colaboraciones antes citadas y las 605 piezas que han viajado fuera como préstamos para su inclusión en 61 exposiciones en otros museos. Y las muchas que han llegado a Alicante procedentes de otros centros. «Con el tiempo, los museos han ido confiando en nosotros; somos reconocidos como profesionales de valor y es una satisfacción porque nos ha costado mucho».

No ha sido fácil. «Inauguramos un edificio con colecciones que había que tramar, que había que defender de la posible injerencia política, del descreimiento general, que había que dotar de alma y que había que construir como institución fuerte y autónoma. Y hacerlo consiguiendo el respaldo del público».

Esto último sin duda lo ha logrado. Si en 2011 recibió 29.071 visitas, en 2019 (2020 permaneció la mitad del año cerrado por la pandemia) se habían multiplicado casi por tres, llegando a las 84.888. «La respuesta ha sido estupenda». Eso teniendo en cuenta que no se prodiga mucho en las oficinas de turismo ni hay una señalética muy visible. Un dato curioso es que las visitas de extranjeros suponen el 70 por ciento, mientras que las procedentes de la ciudad y la provincia apenas suben del 12 por ciento y las nacionales, del 18 por ciento.

Las actividades infantiles tiene gran protagonismo en el museo. | INFORMACIÓN

El MACA ha conseguido diferenciarse y abrir brecha también en las actividades programadas en esta década, que superan las 1.000, con la participación de 76.000 personas, y en el aspecto educativo, tanto con centros escolares, implicando a 32.147 niños y jóvenes de 232 escuelas e institutos, como en programas de mediación e integración social, que han llegado a 2.436 personas de 32 centros específicos. «El público no solo ha respondido sino que ha participado en las actividades y retos planteados. Hemos hecho de la visita al museo una experiencia gratificante para todos».

El objetivo es claro: «Queremos dar al visitante las armas necesarias para entender lo que está viendo, queremos educar la mirada». Y todo ello a través de multitud de disciplinas. Danza, teatro, literatura, arte, música, arquitectura, cine. Todo tiene cabida en el MACA. «Creemos en la necesidad de abrir el arte a todas las disciplinas y manifestar el diálogo que existe entre ellas, como una muestra de que el arte está vivo, de que el museo está vivo. Todas las artes son posibles en este museo».

El futuro del MACA pasa por la implicación institucional y de nuevo por la ampliación del centro, convertida en necesidad, en la que ya se está trabajando. Y sin tener que esperar otros 34 años. «Nos gustaría tener más autonomía de gestión, más presupuesto, más medios humanos y técnicos, y más apoyo institucional -afirma Rosa Castells-, pero creo que hoy tenemos un museo envidiable, al servicio de una sociedad, tenemos una razón de ser. Y en los próximos diez años, motivos para crecer».

El milagro del MACA

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats