Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escritor

Javier Castillo: «Seguiría siendo feliz escribiendo como hobby»

La autopublicación de su primera novela, El día que se perdió la cordura, fue el primer paso hacia un éxito apabullante, llegando a despachar más de un millón de ejemplares de sus primeros cuatro libros. Acaba de publicar el quinto, El juego del alma

Javier Castillo, en una imagen promocional.

Javier Castillo, en una imagen promocional.

El bombazo editorial del 2021 lo protagoniza, una vez más, un joven malagueño que desde las ganas de atrapar al lector en alambicadas y emocionantes tramas consigue contar historias potentes y de hoy en día. Javier Castillo acaba de regresar a las librerías con su quinta novela, El juego del alma, en la que recupera a la periodista Miren Triggs, protagonista de su anterior libro, La chica de nieve. Aquí es el personaje principal de un thriller inquietante sobre la fe y el engaño, el amor y el dolor, una trama con, como es habitual en la obra de Castillo, sorpresas a la vuelta casi de cada página.

Ha lanzado en tan sólo un día la segunda edición de El juego del alma. ¿Sigue abrumado por el éxito o se acostumbra uno?

No me esperaba la acogida que están teniendo mis novelas y mucho menos este lanzamiento tan abrumador donde la gente se ha tirado a las calles y ha inundado las librerías para comprar El juego del alma. Ésta es la tirada más grande que hemos hecho y estamos todos que no nos los creemos. A la gente le está fascinando y eso es lo que uno quiere, es decir, que la gente encuentre en mis historias la competencia perfecta para todas esas series y películas que también nos atraen..

Vuelve a las desapariciones infantiles, a la religión… ¿Por qué le llaman tanto la atención estos asuntos?

En las novelas negras, puedes jugar con tres cosas: secuestros, desapariciones o asesinatos. Para mí las desapariciones tiene un componente mucho más poderoso porque siempre se crean historias inacabadas. La gente que sufre una desaparición, especialmente infantil, que es más dramática, se queda congelada en el tiempo porque es difícil pasar página. En un asesinato, sabes lo que ha pasado e incluso puedes conocer al culpable, pero en el caso de la desaparición todo genera mucha inquietud y a mí incluso me provoca curiosidad pensar cómo me enfrentaría a algo así. Como comentaba, la desaparición en muchos casos te deja congelado, en otros te destruye para siempre y en otros te hace alejarte y evadirte.

«Quiero que la gente encuentre en mis historias la competencia para todas esas series y películas que también nos atraen»

decoration

¿Qué ha sido lo más duro para usted durante todos estos meses de confinamiento y de pandemia cuando trataba de avanzar con El juego del alma?

La escritura requiere muchísima concentración y cuando estaba escribiendo algo de suspense, de repente mis hijos tocaban a la puerta, con una sonrisa, diciéndome que me habían hecho un dibujo. Entonces ahí, sales a jugar con ellos un rato y cortas esa tensión. Tengo que decir que esta novela la he escrito casi siempre durante la madrugada porque es cuando me podía concentrar en esas emociones oscuras que la novela requería. Durante esas horas todo estaba en silencio y no resonaba esa felicidad de los peques. Así era más fácil meterme en el mundo de la tristeza y de la rabia.

¿Se ha sentido atrapado por alguna escena o personaje?

En la época de escritura 100%, cuando ya estoy cerca de entregar la novela, me vuelvo muy abstraído de todo: respondo en monosílabos cuando me preguntan mi mujer o mis amigos y estoy como en mi propio mundo donde analizo cada personaje, cómo se mueve, qué miedos tiene, cómo los afronta... He pasado mucho tiempo intentando comprender lo que quería escribir de Miren y al final ha quedado ese personaje tan poderoso que yo creo que me llevo para siempre.

Su mayor crítico es su abuela, dice usted, pero ¿quién es su mayor fuente de inspiración?

Mi entorno muy cercano: mi mujer, mis hijos, mis amigos… Ellos me ayudan mucho a comprender cómo cada uno afronta las cosas. De mis peques aprendo las emociones primarias, las que no están desvirtuadas por nada, y eso te lo enseña el tenerlos cerca. Además, hago mucha investigación de noticias reales e intento buscar la psicología de las cosas en todas partes.

¿Cuál es el secreto para mantener al lector en tensión?

Yo creo que se trata de tener ilusión y pasión por lo que uno hace ya sea tocar el piano, escribir o cualquier otra cosa. Al final, cuando lo haces con esa garra, funciona. Te sale de verdad y cada vez vas mejorando y probando. Con El juego del alma la gente va a encontrar una novela muy emocionante y con muchísimos giros. Es como una vuelta de tuerca a todo lo que he escrito, pero con una trama apabullante y arrolladora.

¿Tiene usted algún miedo en el mundillo literario o es un ámbito que le trae sin mayor cuidado?

No tengo ningún miedo en el mundo literario. Uno intenta ir con pies de plomo e ir jugando con las historias. Yo creo que en cada novela tienes que escribir el mejor libro, tienes que sorprender y entusiasmar a la gente. Si llegara el momento en el que dejara de sorprender y de publicar en una editorial, seguiría haciendo lo que hago independientemente de que la gente me lea o no. Porque siempre me ha apasionado este mundo de la creatividad y sé que voy a seguir siendo completamente feliz escribiendo ya sea como hobby o como profesión.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats