Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

POETA

Raquel Lanseros: «La poesía se adapta a todos los canales y ahora están las redes sociales»

Premio de la Crítica 2019 en la categoría de poesía por Matria, participa mañana en el ciclo literario «La dignidad de la palabra», en el Gran Teatro de Elche a las 19 horas

La poeta Raquel Lanseros. INFORMACIÓN

Raquel Lanseros (Jerez de la Frontera, 1973) es una de las poetas más destacadas del país y Matria es un libro que ahonda en el origen y entreteje pasado, presente y futuro para descifrar el momento para saber quiénes somos. Una obra que se adentra en la génesis de la identidad.

Dices que el amor solo existe en presente, pero todos sabemos que el presente solo es una alucinación, ya que el aquí y ahora pasan en un segundo. ¿Cómo justifica esa afirmación si el ser humano es básicamente pasado? Teniendo en cuenta también que Matria, entre otras cosas, es un rastreo por zonas de la memoria que siguen presentes en nuestro acontecer cotidiano, ¿cómo casar pasado y presente?

El amor solo existe en presente es una afirmación que se refiere más bien a la necesidad de sentirnos confortados y arropados amorosamente en todo momento por todas las personas que nos rodean. Es una necesidad que nunca disminuye. El hecho de haber disfrutado de mucho amor en el pasado no menoscaba la necesidad que tenemos en el presente de seguir sintiéndolo. Es cierto que, cuando amamos tendemos a olvidar el modo de amar que tuvimos en otras épocas y nos centramos solo en el que está existiendo. Aunque el ser humano es memoria y pasado y, al mismo tiempo es proyección y futuro, los estados de ánimo y los sentimientos suelen suceder y experimentarse fundamentalmente en presente. Casar pasado con presente es una de las asignaturas siempre pendientes que tenemos en esta vida. De hecho, la memoria permite que forjemos una identidad, pero los sucesos que se van superponiendo hacen que necesitemos continuas revisiones de nuestro pasado, para adaptarlo a los nuevos conocimientos adquiridos. Creo que, a lo largo de nuestra existencia, estamos aprendiendo siempre cómo encajar el pasado con el presente y cómo proyectarnos en el futuro. Es una actividad que nunca cesa y para la cual somos eternos aprendices.

«El homenaje constante a los antepasados es uno de los puntos principales de mi poesía y de mi forma de entender la vida»

decoration

¿Matria puede entenderse como un retorno al origen, un homenaje a la tierra natal y a los antepasados?

Matria es muchas cosas juntas. Es un homenaje al origen, a las raíces, a la identidad... Un retorno a la tierra natal, pero no solo a la tierra, también al idioma natal, a las experiencias emocionales primeras, y a todo lo que forja nuestra identidad personal y colectiva. En cuanto a los antepasados, lógicamente están muy presentes. Está muy presente la cadena, por mencionar el tema de antes, que une el pasado, con el presente y con el futuro. Es un homenaje a ellos en gran medida, aunque cante a muchas otras cosas. El homenaje constante de los antepasados es uno de los puntos principales de mi poesía y de mi forma de entender la vida.

El concepto «matria» viene de autoras como Virginia Woolf. ¿Qué significado aportas tú al término?

«Matria», evidentemente, no es un término recogido en el diccionario de la RAE, pero sí ampliamente utilizado por literatos previamente, como bien tú mencionas, Virginia Woolf, pero también Jorge Luis Borges, Julia Kristeva o el propio Miguel de Unamuno, que hablaba en muchas ocasiones de la matria vasca, por ejemplo. Sentí la necesidad de utilizar el término, porque lo que yo quería denotar es que esa búsqueda de la identidad, todo eso que nos conforma como seres humanos cultural, lingüística, emocional, biográficamente, excede los límites geográficos y administrativos de lo que denominamos patria y solo puede ser englobado o aludido con la palabra «matria», que es mucho más inclusiva, mucho más amplia y una realidad en perpetuo crecimiento.

«La literatura es un diálogo, en el que se necesita un receptor. Yo tengo muy presente ese tú ficticio a quien me dirijo»

decoration

¿Cómo definirías tu poética?

No es sencillo definir la propia poética, ni siquiera escribirla reflexivamente. La mejor poética se despliega en los poemas concretos que uno compone o que uno crea. No me veo capacitada para ser juez y parte por lo que respecta a mí misma. Prefiero que mi poética la definan otros y yo, en la medida de lo posible, continuar dibujándola o creándola en mis poemas.

La poesía está viviendo un buen momento en España. ¿El uso de las redes sociales la ha universalizado?

Es cierto que la poesía está viviendo un buen momento en España. Hay una cantidad de poetas de altísima calidad, y mucha gente más allá interesada en la poesía, yo creo que eso es magnífico. No sé si las redes sociales la han universalizado. Creo que la poesía no es un fenómeno del todo universal, entendiendo como universal que el cien por cien de la población esté pendiente de ella. No deja de ser un género literario inmensamente minoritario, como decía Juan Ramón Jiménez. Pero lógicamente, la difusión de la poesía siempre va a ser una buena noticia. Yo creo que la poesía aprovecha los mecanismos de comunicación de cada época. Ahora son las redes sociales, antes fue la tradición oral, los papiros, en el Siglo de Oro los corrales de comedias representando obras de teatro escritas en verso... La poesía se transmite a través de muchos canales y formatos, cambian los tiempos pero la poesía se adapta a todos ellos.

¿Escribe pensando en el lector o lectora?

No creo que nadie escriba sin pensar en el otro. La literatura no deja de ser un diálogo, una conversación en la que se necesita un receptor. Yo tengo muy presente ese tú ficticio a quien me dirijo. Pero, eso sí, muy rara vez tengo en la cabeza al lector o lectora ideal y concreto para quien estoy escribiendo un poema. Sí soy consciente de que el fin último del poema es ser interpretado por otra persona, por lo tanto convertirse en comunicación humana.

¿Cuáles son tus referentes literarios? ¿Has pensado lanzarte a la narrativa alguna vez?

Tengo decenas, y no exagero si digo centenas, de referentes literarios, que he ido acumulando a lo largo de una vida entera de lecturas. La gran mayoría de ellos y ellas son poetas, no lo voy a negar, porque me paso la vida sobre todo leyendo poesía, pero tampoco creo en los géneros literarios como compartimentos estancos. Es decir, si todas las artes son hermanas y nacen de un impulso similar, no digamos los géneros literarios que se construyen con la palabra, los literarios. No descarto en un futuro explorar otros géneros literarios, nunca se sabe.

¿Hacia dónde camina tu poesía?

No sabría decir. No creo que la poesía de nadie camine con un propósito o hacia un lugar específicamente delimitado. Yo creo que la poesía fluye, fluye con las lecturas, con las vivencias, del paso de la propia biografía, de la propia adquisición de experiencias, de conocimientos, de las propias inquietudes. Por lo tanto es misteriosa e imprevisible. Tenemos que ser lo suficientemente sabios para acompañarla y dejarnos fluir con ella. Eso ya sería toda una hazaña.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats