30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Literatura

España domina la lista de mejores escritores jóvenes en castellano, según la influyente revista "Granta"

Con seis escritores, es el país con más firmas menores de 35 años en la lista de 25, en la que hay 11 mujeres y 14 hombres

Mónica Ojeda, Andrea Abreu y Mateo García Elizondo.

Mónica Ojeda, Andrea Abreu y Mateo García Elizondo.

Desde hace 40 años, la revista británica 'Granta' (una reformulación de una antigua revista estudiantil de Cambridge) está poniendo el foco sobre la literatura del futuro. Haciendo predicciones a tenor de lo demostrado por los narradores jóvenes que apuntan alto. Y no hay nada mejor para las profecías que su cumplimiento, como sucedió con la primera lista elaborada por la revista, la de los mejores escritores jóvenes británicos.

Sea porque la nariz de los editores era inmejorable, sea porque la cosecha de jóvenes autores caía por su propio peso, lo cierto es que nombres tan fundamentales en la actualidad como Julian Barnes, Martin Amis, William Boyd, Pat Barker y Salman Rushdie refrendaron una elección que por si eso fuera poco quedó coronada por el Premio Nobel a Kazuo Ishiguro. 

Más tarde, la revista tuvo algo que decir respecto de los jóvenes autores norteamericanos y hace una década también lo hizo con los escritores en lengua española, una tarea ingente si se tiene en cuenta que el marco de acción es toda Latinoamérica y España, dos entidades que tradicionalmente no han tenido demasiado contacto entre sí.

También hay que especificar que el término 'joven' se ajusta a aquellos escritores nacidos a partir del 1 de enero de 1985, es decir, menores de 35 años, que tuvieran por lo menos una novela o un libro de cuentos editado o en fase de publicación.

La lista 2021 de los mejores autores jóvenes en castellano, que esta vez asciende a 25 -la anterior era de 22-, hecha pública este miércoles, combina ilustres desconocidos con escritores ya consolidados para el gran público como la granadina Cristina Morales, la canaria Andrea Abreu o la ecuatoriana Mónica Ojeda, a las que hay que añadir a la chilena Paulina Flores, el mexicano -y nieto de Gabriel García Márquez- Mateo García Elizondo, el costarricense pero afincado en Puerto Rico Carlos Fonseca o el madrileño Alejandro Morellón, primer español en ganar el Premio Gabriel García Márquez de cuento.

El humor como forma de abordar realidades terribles, los excesos de la vida on line y la literatura del yo forman una especie de tejido generacional

decoration

España, a la cabeza

En cuanto a los resultados y respecto a la lista de 2010, encabezada por España y Argentina, con seis autores cada una, España sigue manteniendo la supremacía con seis nombres, mientras que los argentinos -dueños de una de las literaturas más potentes del planeta- bajan a tres. David Aliaga, nacido en L'Hospitalet en 1989, es el único catalán de la lista. Pero países con poca presencia entonces, como México, ascienden ahora a cuatro autores mientras Cuba, un país inexplicablemente ausente hace diez años, obtiene una representación de tres. La gran sorpresa procede de África con la inclusión de Estanislao Medina Huesca, que pone de relieve la oculta literatura en castellano de Guinea Ecuatorial.

El podio y su dosis de arbitrariedad, claro está, no contentará a todos, ni siquiera a su jurado, formado por los novelistas Horacio Castellanos Moya, Rodrigo Fresán y Chloe Aridjis, amén del co-fundador de la revista 'Granta' en español, Aurelio Major; Gabi Wood, directora de la fundación Booker, y Valerie Miles, impulsora del proyecto. Y es que, reconocen, autores tan incuestionables como el español Juan Gómez-Barcena o el mexicano Daniel Saldaña se han quedado fuera por haber nacido pocos días antes del plazo. A la vez que se lamentan de que en la anterior selección no pudiera entrar la imparable mexicana Valeria Luiselli porque su obra se empezó a publicar poco después de cerrar las deliberaciones.  

Sellos independientes

Si hay una característica que engloba a los autores de la hornada 2021, según Valerie Miles, es la labor de los pequeños sellos que tanto en Latinoamérica como en España están funcionando como radares de la emergencia de los más jóvenes. Esto es algo que también destaca el colombiano José Ardila, uno de los 25, que hasta hace bien poco ejercía como editor del pequeño sello Angosta. "Los sellos independientes son muy activos en las redes, suelen establecer alianzas entre sí y eso ha facilitado un diálogo entre los autores de los distintos países, que hace años no tenían el menor contacto". En líneas generales, todos ellos se entrelazan en un tejido generacional que, como señala Rodrigo Fresán, está marcado por "los excesos de una vida on-line" y a la vez por la no menos abundante literatura del yo, "entendida como novedad pero muy lejos de ser tal". Ardila admite adscribirse en esa línea, porque todas sus novelas hablan de él, o más bien de versiones alternativas de él mismo. Porque, dice, su vida "no es nada interesante".

No buscaba el efecto pero la gente acaba riéndose, supongo que forma parte de mi personalidad

José Ardila

decoration

Otro de los comunes denominadores señalados por Miles es el uso del humor y la sátira para acercarse a realidades las más de las veces poco amables. El escritor colombiano, dueño de una prosa musical y exaltada, se siente bien en un terreno que le pertenece sin premeditarlo. "No buscaba el efecto pero la gente acaba riéndose, supongo que forma parte de mi personalidad. El humor me ofrece una distancia que me permite contemplar las cosas más terribles y vergonzantes".

El humor como distancia

Esa característica también es asumida por la chilena Paulina Flores, autora del excelente libro de relatos ‘Qué vergüenza’, que actualmente reside una temporada en Barcelona, adonde llegó poco antes de la pandemia para cursar un máster de escritura. "Creo que sin el apoyo del humor no me habría atrevido a abordar un tema como el del abuso de niños recluidos en centros tutelados, un tema de derechos humanos. Eso me permitía devolverle la dignidad a la historia sin buscar un tono lastimero o trágico", dice admitiendo que le interesan particularmente todas las formas de encarcelamiento, incluida la explotación laboral, tema de su próximo libro, 'Isla Decepción', en esta ocasión en la industria pesquera, que se publicará este año en Seix Barral.  

Flores es una de las 11 mujeres de la lista, lo que, curiosamente en tiempos del MeToo podría parecer un retroceso, puesto que en 2010 fueron 14. Pero Miles aporta un hecho diferencial y significativo: "Entre los cinco escritores de la selección nacidos en los 90, cuatro son mujeres. Y la mayoría de las nominaciones de esa década, e incluso las de los nacidos en el siglo XXI, son para ellas".

La edición de ‘Granta’ en español puede encontrarse a partir de este jueves en librerías y quioscos publicada por el sello Candaya en España y por Vintage en la edición estadounidense (el próximo 29 de mayo). El 29 de abril se presentará la edición inglesa en la British Library.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats