30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mente en el futuro y la mirada en el pasado

La moda camina hacia un universo multidisciplinar con un concepto atemporal de diseño y ofreciendo al cliente una experiencia de compra

Una modelo, con un corpiño de Maya Hansen. | EFE/J.J.GUILLÉN

Una modelo, con un corpiño de Maya Hansen. | EFE/J.J.GUILLÉN

Madrid Fashion Week. Con una mirada al pasado, con la mente puesta en el presente, pero con paso firme hacia el futuro, la moda camina hacia un universo multidisciplinar con un concepto atemporal del diseño donde los clientes buscan una experiencia de compra consciente más cerca del siglo pasado que de la era de Instagram. 

Así lo explicaba antes de salir a la pasarela Sergio Lázaro, alma creativa de Otrura, junto Verónica Abián, quienes señalan que hay una generación de veinteañeros que apuesta por «la forma de consumo de nuestros abuelos, pocas prendas y de calidad».

En la misma línea se manifiesta Pablo Erroz (Palma de Mallorca, 1989) para quien la moda se encuentra en un proceso de evolución natural. Él apuesta por prendas atemporales, no sujetas al género ni a la estación.

«La moda es un instrumento de libertad y los clientes buscan experiencias y la trazabilidad de la prenda», explica mientras muestra una colección sostenible con chaquetas de lino y algodón de ikat mallorquín que incorporan NFC, «el pasaporte de las prendas» (una tecnología inalámbrica en la etiqueta que muestra cómo está confeccionada y de dónde proviene).

Con gusto exquisito por la artesanía y guiados por una apuesta en firme por el consumo responsable, Otrura presentó ayer piezas en las que condensa diferentes patronajes, jugando con acabados y volúmenes, diseños de costura viva con los que reivindican el trabajo de los talleres artesanos.

Llaman la atención las pinzas en pantalones a la altura de la rodilla para otorgarle más movimiento y abrigos reversibles de costuras encanilladas abiertas. Destaca una falda con el patrón de una blazer y una chaqueta capa con la misma estructura, un momento de juego «de lo que puede ser y no es.

Autoría y complementos

Líneas rectas, pero sofisticadas definen la nueva colección de Fernando Claro, firma sevillana con 35 años de experiencia en la costura a medida. «La gente tiene ganas de eventos, de ponerse guapa, de comprarse un vestido», dice Fernando Claro, fundador de la firma homónima en la que ahora su hija Beatriz se encarga del diseño y la producción.

Pantalones de tiro alto y chaquetas de inspiración torera se mezclan con prendas orgánicas, de movimiento fluido y flecos en vestidos que recuerdan a la cultura andaluza.

Maya Hansen, tras varias ediciones ausente, ha vuelto a la pasarela madrileña con una colección elegante a la par que transgresora, en la que el mítico corsé de la casa se reinventa con vinilos y neoprenos. Ahora ofrece una colección en la que priman los tejidos futuristas y las prendas clásicas, una combinación que ha alumbrado el renacer de la firma que confecciona en talleres de proximidad.

«Veníamos de una situación mala y con la pandemia nos hemos volcado en hacer mascarillas, complemento que no ha salvado el año», dice esta creadora que considera que la moda camina en dos direcciones: «El diseño de autor y los complementos».

Por la mañana, el «fashion film» y la performance de Andrés Sardá caldearon los infinitos metros de hormigón de Ifema con una colección desinhibida que ayudó a animar el ambiente mermado por la escasa afluencia de público para cumplir las medidas de seguridad.

Una colección con la que la firma de lencería propone «belleza y bienestar; confort y sofisticación», una manera de contrarrestar «los momentos difíciles que vivimos, que pasarán. Un canto la alegría, a la vida», según la directora de la firma de lencería, Nuria Sardá.

Roberto Verino presentó con un filme una colección en la que defiende una moda funcional y sostenible, que invita a reflexionar sobre el impulso de las compras: «Calidad en lugar de cantidad», para configurar un armario inteligente con piezas emocionales que atesoren «recuerdos bonitos».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats