Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un paseo por los sonidos que envuelven el MACA

El proyecto, realizado por Fluenz, se ha iniciado con grabaciones en la Ereta o la Rambla

Dos capturas del paseo virtual sonoro que ofrece la aplicación en la web del MACA. El usuario se acerca o se aleja de las imágenes, que reproducen su sonido. |

Dos capturas del paseo virtual sonoro que ofrece la aplicación en la web del MACA. El usuario se acerca o se aleja de las imágenes, que reproducen su sonido. | FLUENZ

Reconocer la ciudad, recorrerla, mirarla y observarla supone solo una parte de las sensaciones que acompañan esa acción física. Escucharla, con sus matices y sus ritmos, significa añadir una guía sonora que sirve para ubicarnos y completar la experiencia. A partir de este concepto, el MACA ha puesto en marcha una propuesta virtual que permite realizar un recorrido inmersivo por el ambiente sonoro de diferentes puntos de la ciudad alrededor del propio museo.

Pantalla de acceso a paseo sonoro. | FLUENZ cristinamartínez

Esta aplicación web actúa como un mapa sonoro que sitúa en el espacio desde la percepción auditiva. «Con la aplicación te mueves por un entorno gráfico en todas direcciones y los sonidos de una manera envolvente se van colocando en el espacio siguiendo al usuario; si te mueves de derecha a izquierda, los sonidos de la derecha se van alejando y desapareciendo», apunta Carlos Izquierdo, compositor, pedagogo, artista sonoro y autor de esta iniciativa junto a Sergi Hernández, arquitecto y tecnólogo creativo, que integran el colectivo Fluenz.

La aplicación se ha configurado en cuatro escenas, de las que de momento se ha construido una, Desierto, como una recreación virtual, una ficción de ese espacio. En ese entorno gráfico se sitúan diferentes fotografías de lugares que se encuentran alrededor del MACA y se vinculan con los sonidos que se han grabado en cada lugar. «En este primer entorno, hemos grabado en la Ereta, la Rambla, el ayuntamiento y en el entorno».

Al recorrer este desierto, el usuario se va encontrando con esa especie de islas en las que aparecen fotografías de los lugares asociados a sus sonidos. Además, para darle un papel mas predominante al sonido, «que es donde recae toda la potencia de la aplicación web», se ha integrado una opción «para que toda la imagen de ese entorno gráfico se vuelva negra pero se mantenga el sonido, de manera que haya una concentración mayor en lo sonoro, para quien lo desee». Según explica el músico, «sería el equivalente a hacer el paseo con los ojos cerrados, de manera que no ve el lugar pero se guía por los sonidos».

No obstante, Izquierdo aclara que el espacio no es una traducción literal de lo que sería el recorrido físico. «Se trata de conseguir que el paseo digital sea una experiencia diferente; tiene esa carga más poética de deconstruir la escena real».

Un paseo por los sonidos que envuelven el MACA cristinamartínez

El proyecto contempla cuatro espacios sonoros distintos, de los que está habilitado el primero. El resto se irá incorporando a lo largo del año. «En siguientes escenas que se irán creando iremos generando distintos entornos gráficos y archivos sonoros, de manera que cada uno planteará una forma de hacer ese paseo sonoro digital».

El MACA se convierte en el eje central sobre el que gira el recorrido. «El museo es partida y fin de ese paseo», asegura Carlos Izquierdo, responsable también de los talleres Músicas Gráficas en ese centro que se celebran desde hace tres años. «El MACA tiene una vinculación importante con actividades sonoras: los talleres Músicas Gráficas, conciertos, actividades relacionadas con la música, incluso tiene obra vinculada con los sonoro; el centro muestra interés por acercar a los usuarios la vertiente del sonido aplicado al arte contemporáneo».

De hecho, esta aplicación se corresponde con la acción digital vinculada al proyecto Paseos sonoros en torno al MACA, guiados por el propio Izquierdo, que debían haber comenzado en primavera pero se realizarán a partir de otoño. «Serán unas rutas guiadas por el entorno más cercano al MACA para descubrir el sonido protagonista de esos espacios», afirma la directora del museo, Rosa Castells.

Con esta iniciativa se da «un paso más» en la línea abierta por el museo en relación al arte sonoro. «Llevamos tres años con los talleres Músicas Gráficas y han funcionado muy bien; el año pasado hasta hicimos un concierto con las partituras gráficas que resultaron de estos talleres».

Castells recuerda que el centro tiene entre sus fondos piezas relacionadas con la música, como la carpeta Musical de Abel Martín que se está exponiendo ahora».

En el futuro, también se intentarán incorporar los sonidos del propio museo de alguna forma «porque la arquitectura genera espacios sonoros diferentes y eso también es interesante», destaca Carlos Izquierdo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats