Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tabarca, el paraíso de Isabel Muñoz

La fotógrafa se sumerge durante tres días en las praderas de posidonia de la isla alicantina junto a la apneísta Ai Futaki para completar su proyecto Somos agua - «Para mí es la isla de la libertad», afirma la Premio Nacional de Fotografía

32

Tabarca, el paraíso de Isabel Muñoz PILAR CORTÉS

Entusiasmo más pasión es igual a éxito. Esta ecuación es la que ha guiado y guía la trayectoria de Isabel Muñoz (Barcelona, 1951) y la que la ha convertido en una de las grandes fotógrafas del país (Premio Nacional de Fotografía y dos veces World Press Photo). También porque «tenemos mucha suerte». Lo dice desde Tabarca, una isla que ha descubierto esta semana y en la que ha buceado junto a la apneísta Ai Futaki durante tres días para dar más vida a su proyecto Somos agua, que ahora se puede ver en Casa Mediterráneo.

Isabel Muñoz y Ai Futaki, preparándose para una nueva inmersión. | PILAR CORTÉS

Y en esa isla que veía hace años mientras se bañaba en las playa de Santa Pola ha encontrado «un paraíso». Por la superficie, por la historia y por los campos de posidonia que venía buscando y que han mecido a Futaki para demostrar al mundo que es posible salvar el planeta. «Podemos hacer las cosas bien y esta reserva marina lo demuestra».

Han sido tres días intensos en los que Isabel Muñoz ha fotografiado a «la mujer pez» junto a numerosas especies, entre ellas bancos de meros, «que yo no llamaría merolandia, habría que cambiar el nombre por el de tierra de los meros o paraíso de los meros».

La fotógrafa ayuda a Ai Futaki a quitarse el neopreno. | PILAR CORTÉS

A las ocho de la mañana ya estaban en el barco, acompañadas por el fotógrafo submarino Jordi Chías, además de la comisaria de la exposición, Gertrud Gómez, y el abogado y amigo personal de la fotógrafa, Luis Corno, que son quienes le han abierto el camino hasta la isla. Y allí permanecían, inmersión tras inmersión, fotografía tras fotografía, hasta la tarde. «Esto es un paraíso, tiene una energía increíble, para mí es la isla de la libertad», asegura. «Hay que valorar la labor que se ha hecho aquí como primera reserva marina del país; es una forma de demostrar lo que se puede hacer para proteger la naturaleza».

«Cuando llegas a un campo de posidonias te acarician, bailan con el movimiento del mar y Ai ha bailado con ellas»

decoration

Asegura que está «más que satisfecha» con el trabajo que ha hecho. Y lo dice alguien que ha fotografiado sumergida en icebergs o en el Oceanogràfic de València. «Cuando llegas a un campo de posidonias te acarician, están vivas, tienen un color verde esmeralda... bailan con el movimiento del mar». Una fiesta a la que se ha sumado Futaki, poseedora de dos récord Guinness de apnea. «Ai ha bailado con la posidonia y llega un momento en que pierdes la noción y todo parece un cuento». A pesar de los 17 grados y los 25 metros de profundidad.

«Ella pasa mucho frío porque no es lo mismo estar con el traje de neopreno que con un fundoshi y además sin moverte. Eso solo lo puede hacer Ai, porque a parte de ser la mujer pez, tiene una concentración impresionante».

Isabel Muñoz, en la barca, frente a la costa de Tabarca. | PILAR CORTÉS

Ahora piensa en el intenso trabajo de posproducción que le espera y también en poder mostrar el resultado. «Es posible que a finales de año exponga en la galería Blanca Berlín de Madrid y quiero mostrar Tabarca»

Por eso dice que volverá. «Tengo mucho trabajo hecho, pero yo siempre quiero más, nunca estoy contenta porque pienso que se puede hacer mejor».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats