Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Molina Foix: «La memoria siempre es una fuente infalible de narrativa»

El escritor presenta hoy en Alicante Las hermanas Gourmet, una novela sobre relatos familiares con elementos de misterio y el mundo «fabuloso» de las cocinas de fondo

El escritor ilicitano Vicente Molina Foix. | ALBERTO ESTÉVEZ/EFE

«Las novelas hay que leerlas, no explicarlas», bromea Vicente Molina Foix, a quien le costará hoy dar muchos detalles sin hacer spoiler de su nueva novela, Las hermanas Gourmet (Anagrama, 2021), que presenta esta tarde, a las 19 horas, en la librería 80 Mundos de Alicante, en una conversación con el también escritor José Luis Ferris.

Las hermanas Gourmet es, según avanza el escritor ilicitano, «muy distinta a las anteriores», su trilogía de «novelas documentales» formada por El abrecartas, El invitado amargo y El joven sin alma, donde las cartas y los documentos servían de base para sus historias. Aquí la narración y la fábula (como invención y sin moraleja) toma la palabra, en una historia protagonizada por cuatro hermanas cocineras que se hacen famosas dando de comer a ricos y pobres.

Molina Foix creó esta novela primero en forma de audio-libro para la plataforma Storytel y «el hecho de que yo supiera que el primer lector iba a escucharlo me dio la idea de que fuera una narración, con una mujer como narradora. Me gustaba la idea de que la primera fábula que se cuenta fuera la de la historia de las cuatro hermanas y luego aparecen otras historias que se van introduciendo. Me gustan mucho las voces y quería crear estas voces femeninas, cada una con personalidad propia. La voz, en la literatura y en el arte, me ha obsesionado siempre», apunta.

Portada del libro.

Portada del libro. Áfricaprado

Además de la oralidad de estas voces, el escritor quería en este cambio de registro sumergirse «en el mundo fabuloso de las cocinas, que me ha fascinado desde niño, aunque yo no sea nada cocinero», explica. Aquí echa mano de sus recuerdos cuando, ya viviendo en Alicante, acudía los fines de semana al antiguo Hotel Comercio de Elche, que regentaban sus padrinos, y descubría «ese espacio mágico de perolas de cobre y cosas que yo nunca había visto antes. Ese fabuloso mundo de las cocinas lo he mantenido y me he dado el gusto de crear una cocina moderna maravillosa y unas hermanas que inventan platos como quien inventa cuentos. Y esa es la historia de este libro».

En la novela, que transcurre en algún lugar de la costa mediterránea, hay elementos de intriga, algo de thriller y espionaje industrial, de celos amorosos y de emigración clandestina, «pero fundamentalmente -aclara- lo que hay es el misterio detrás de cada relato y de cada familia, porque esta novela es la reunión de un grupo de personas que están deseando contar sus vidas y, en ese mismo proceso, descubren que ellos no sabían todas las vidas que habían vivido».

Molina Foix asegura que «la memoria es siempre una fuente infalible de narrativa» y recurre a ella en su escritura con frecuencia a través de sus relatos familiares y su vocación de «romancero», como le decía su madre. «Todo novelista se nutre de su vida y la de sus allegados, de las historias de la familia, que es la gruta encantada donde están todos los puentes», indica este autor en busca siempre de su mejor novela. ¿Será esta? «Hay gente que ya la ha leído y me dice que sí. Me gustaría creer que es la mejor porque es la última, pero también querría seguir escribiendo más», concluye.

A juicio de Ferris, esta obra «alterna humor, ironía y emoción. Tiene todos los elementos de su escritura y siempre logra ser original».

«Mario Vargas Llosa está deseando venir al Misteri»

Apasionado del Misteri d’Elx, que procura no perderse en verano o en invierno, a Vicente Molina Foix le duele «muchísimo» que la pandemia haya truncado su cita con la tradición.

«El año pasado tenía previsto ir a la que se hace en invierno, cada dos años pares, que es más cómoda para los que no son de Elche, y siempre he ido con gente. Hay una persona que está deseando ver el Misteri desde hace años y que me pregunta siempre,  Mario Vargas Llosa, que está deseando ir algún día. El año pasado ya le había escrito en enero o febrero, porque en 2020 tocaba en noviembre, y se tuvo que cancelar justo después con la llegada de la pandemia».

Él presume con orgullo de haber descubierto el Misteri a escritores como Eduardo Mendoza, Javier Marías o Juan Benet, «que lo han visto conmigo porque siempre estoy allí como un vigilante de esa maravilla» y apunta que estos días habla «con los de Elche» y confía en que al menos se haga la representación de invierno, aunque no toque. En cuanto se confirme, enseguida muevo mis filas y se lo digo a todos estos amigos que tengo en lista de espera».

Otro proyecto pendiente del escritor es el futuro estreno en febrero de 2021 de la ópera basada en su libro El abrecartas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats