Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los toros vuelven por San Juan

La Feria taurina empieza mañana con combinaciones atractivas, medidas especiales y el homenaje por los 50 años de Manzanares

Exposición Antonio Vigueras recorre el duende del diestro alicantino | INFORMACIÓN

Exposición Antonio Vigueras recorre el duende del diestro alicantino | INFORMACIÓN

La arena del más que centenario coso de la Plaza de España volverá a vivir cuatro tardes de toros después de que la pandemia de la covid-19 dejara el año 2020 en blanco absoluto, hecho que no había ocurrido nunca antes, ni siquiera durante la Guerra Civil. A pesar de que no estarán los dos principales reclamos que dejaron las armas en todo lo alto en 2019 y que se han vuelto a situar en lo más alto en lo poco que se lleva celebrado del 21, Pablo Aguado y Roca Rey, los cuatro carteles confeccionados por la empresa Eventos Mare Nostrum ofrecen sin ningún tipo de dudas argumentos de interés sobrado para que los numerosos aficionados al arte de Cúchares de la terreta retomen el camino hacia la plaza, unas combinaciones que tratan de homenajear al maestro José María Manzanares cuando se van a cumplir mañana 50 años de su doctorado en esta misma plaza, su plaza, de manos de Luis Miguel Dominguín y con el testimonio de Santiago Martín El Viti.

La onomástica manzanarista trae como principal reclamo al serial diseñado por Simón Casas y Nacho Lloret la doble comparecencia del hijo predilecto del maestro alicantino, que heredó su arte además de su apodo. José Mari Manzanares afronta dos tardes consecutivas, 24 y 25, en un momento complejo para la fiesta y para el país en general, además de también para su carrera, puesto que viene de superar un delicada operación, otra más, en su maltrecha espalda. El comienzo de temporada, además de lo atípico de la situación, tampoco le ha deparado triunfos sonados ni tardes fáciles.

La primera de las bazas la jugará Manzanares con Julián López El Juli en lo que será una reedición del mismo cartel que ya se diera el 19 de junio de 2010. El torero madrileño, ahijado taurino del padre de su compañero en esta tarde, cuenta en Alicante con sonados triunfos en sus últimos paseíllos. Las reses a lidiar llevarán el hierro de Garcigrande, uno de los más punteros en la actualidad. Al día siguiente serán Enrique Ponce y Cayetano quienes le flanquearán, en lo que es casi un remake del cartel de su alternativa. Aquella tarde fue Francisco Rivera el testigo, en lugar de su hermano Cayetano, quien también acompañaba en su presentación como novillero al maestro Manzanares en Sevilla la tarde en que se despidió del toreo de manera repentina, el 1 de mayo de 2006. Tres dinastías, Rivera, Ordóñez y Manzanares, muy unidas en los últimos cincuenta años del toreo. El valenciano Enrique Ponce, en esa eterna juventud que parece gozar, vuelve también a uno de los puertos clásicos de su ya dilatada carrera taurina.

El sábado 26 será el turno de los rejones, con la presencia necesaria de Andy Cartagena, el mejor rejoneador de la provincia en lo que va de siglo, que estará acompañado por Lea Vicens, avalada por su puerta grande en Madrid en 2019, y Guillermo Hermoso de Mendoza, que trata de seguir los pasos de su señor padre en el complejo arte de Marialva.

Para cerrar tan deseada como inaudita feria sanjuanera, el domingo 27 volverán los alamares a lucir en los trajes de una terna tan singular como atractiva, que lidiará astados de Luis Algarra, hierro triunfador hace dos años. Antonio Ferrera abre una terna de toreros definidos principalmente por su especial personalidad. La de Ferrera, precisamente, muy cercana a la del maestro Manzanares, con quien convivió bastante en su finca cacereña y de cuya estética también bebió de manera inconfundible. Morante de la Puebla es, sin duda, el diestro con más definida personalidad de cuantos pisan hoy los ruedos, y ya dejó en 2019 una faena de orfebrería con pasajes imborrables en el coso alicantino. Y Juan Ortega, una de las novedades que nos trajo el 2019 y, sobre todo, el escaso ramillete de festejos que pudo darse en 2020, con un sello que destila naturalidad y sevillanía a partes iguales.

Como en todo cuanto acontece en estos meses, también habrá medidas especiales de seguridad ante el coronavirus, y solo 4000 espectadores podrán disfrutar en los tendidos de la vuelta de la tauromaquia a la capital alicantina, divididos en cuatro sectores donde no podrá haber más de 1000 personas en cada uno. Estará prohibido fumar, evidentemente, y el uso de mascarilla será obligatorio. En cuanto al consumo de bebidas y comidas, no se permitirá el consumo en las barras, pero sí se facilitará el servicio en la localidad.

Los actos en honor al aniversario manzanarista también se celebran fuera de la plaza. El Club Taurino ha organizado en sus locales dos exposiciones sobre la figura del torero alicantino en los objetivos del fotógrafo Pepe Soriano y en sus once trofeos «Santa Faz» a la mejor faena, mientras que el Museo taurino alberga imágenes de otro gran fotógrafo, Antonio Vigueras, que acompañó en infinidad de tardes a Manzanares.

El Museo Taurino de Alicante acoge la exposición 50 aniversario del duende en el toreo. Manzanares, dentro del homenaje al diestro alicantino. La muestra está integrada por sesenta imágenes que a lo largo de los años ha captado el fotógrafo Antonio Vigueras -a la derecha de la imagen, junto a Mari Carmen de España y José Bonet- del maestro y que reflejan momentos de la trayectoria taurina del torero, especialmente en la plaza de Alicante.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats