Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando el deporte sirve de inspiración a la poesía

Los autores presentarán el libro en Alicante en septiembre

Versortes cuenta con más de veinticinco poemas e ilustraciones relacionadas con el mundo del deporte. | INFORMACIÓN /

Versortes cuenta con más de veinticinco poemas e ilustraciones relacionadas con el mundo del deporte. | INFORMACIÓN /

Todo empezó por un taller literario que el poeta, músico y aficionado al deporte Diego Villagordo (Formentera del Segura, 1983) realizó en 2017. Ese año se celebraba el Eurobasket y él, que ha jugado al baloncesto quince años en distintos clubes, escribió un poema sobre Pau Gasol y ahí se quedó la cosa. Al año siguiente presentó otro poema de fútbol al Certamen de Poesía Barbacha del Orihuela Deportiva y ganó el concurso. A partir de ahí empezó a darle vueltas a la idea de hacer un libro de poemas alrededor de los valores y las figuras del deporte, que ha desembocado en Versortes, un poemario ilustrado por el dibujante Tete Navarro (Orihuela, 1983) publicado hace unas semanas y editado por la librería Códex de Orihuela.

Los autores Tete Navarro y Diego Villagordo, con el editor Vicente Pina. | INFORMACIÓN

«Seguro que para algún ortodoxo poesía y deporte son conceptos incompatibles y a algunos les parecerá una aberración mezclarlos, pero espero que no sean muchos», bromea Diego Villagordo sobre su primer poemario completo, que reconoce que «no es habitual encontrarse con un libro de poesía con esta temática de principio a fin», pero añade que el fútbol, por ejemplo, ha inspirado algunos versos del mismísimo Miguel Hernández.

Portada del libro Versortes, que cuenta con más de veinticinco poemas e ilustraciones relacionadas con el mundo del deporte. | INFORMACIÓN

Versortes tiene una doble vertiente, ya que homenajea a algunas figuras nacionales e internacionales del mundo deportivo, como Rafa Nadal, Carolina Marín, Leo Messi, Nichael Jordan, Nadia Comaneci -que ilustra la portada- o Eric Moussambani -el nadador africano de Guinea Ecuatorial que compitió en Sydney 2000- y, sobre todo, a los valores que transmite la actividad olímpica y deportiva -ética, amistad, valentía, esfuerzo, superación o perseverancia-.

Cuando el deporte sirve de inspiración a la poesía

«El libro intenta reflejar el espíritu del deporte más cotidiano y más cercano, el que crea esas relaciones desde la infancia jugando en el patio del colegio o, antes, en la calle», explica Villagordo, que dedica su primer poema al olimpismo, ya que 2021, además, es un año especial por la celebración de los próximos Juegos Olímpicos de Tokio a los que reserva algunos haikus japoneses.

En este poemario deportivo ha sido fundamental la participación de Tete Navarro con sus ilustraciones hiperrealistas, más de 25, que acompañan los poemas y que el dibujante ha realizado «a boli bic» con diversos colores y a un tamaño de 75 x 50 centímetros, algunos de los cuales le han costado semanas de trabajo.

A Navarro le sorprendió la llamada de Villagordo porque «es el primer libro de poesía que ilustro y me esperaba poemas más alegóricos, más clásicos, pero he visto una poesía muy cotidiana, de mucha fuerza visual, que me enganchó desde el primero momento y que resultaban muy atractivos para ilustrar. Fue un reto porque un poemario no es un libro cualquiera y lo he tratado con respeto. Y aunque soy de un dibujo muy cotidiano, ha sido una oportunidad de dibujar a iconos del deporte como Nadal o Michael Jordan».

Los autores, que prevén realizar una exposición con los dibujos originales, ofrecerán la presentación de Versortes en la librería 80 Mundos de Alicante en septiembre.

El locutor Pepe Domingo Castaño firma el prólogo

El poemario Versortes cuenta con un prólogo firmado por el locutor deportivo Pepe Domingo Castaño, que no dudó en sumarse al proyecto y en un par de días remitió su texto.

Castaño indica que Villagordo «ha querido meter en una coctelera gigante algo de deporte, mucho de ídolos, trocitos de vida valiente y de momentos mágicos de ese mudo único que suena a himno nacional, a gesta heroica, a alegría de pueblo, en definitiva, a poesía» y dice haber comprobado que «un balón, un gol, una buena volea, un triple estratosférico pueden ser carne caliente de poema».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats