Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fran Ferriz lleva su mundo imaginario a la novela ilustrada

El dibujante y diseñador de Villena prepara la publicación en septiembre de Cosas terribles, su primera incursión en el mundo de la narrativa con una historia «mezcla de terror y humor»

Fran Ferriz, dibujando.

Fran Ferriz, dibujando.

Conociendo la trayectoria de Fran Ferriz, si hubiera que elegir la respuesta correcta de cuál es su siguiente trabajo entre cómic, ilustración de historias, diseño de juguetes o novela ilustrada, esto último sería eso, lo último que se podría pensar. Pero resulta que esa novela es ya una realidad. Se titula Cosas terribles y verá la luz en septiembre.

Una obra que tiene muchas más letras que dibujos y que ha supuesto para este creador dar vida a un proyecto fraguado hace «cuatro o cinco años», que tomó carrerilla durante el confinamiento, y asumir un reto al convertirse por primera vez en «más escritor que ilustrador».

La historia: Hugo, un publicista, ve como de repente, en cuestión de días, se viene abajo su vida. Él siempre ha sido un vividor, no tiene amigos, bebe, fuma… lleva una mala vida y un día se le aparece un amigo imaginario que tenía en la infancia. Empieza a pensar que se ha vuelto loco, pero al final ese amigo imaginario le acaba involucrando en un crimen.

«Es una mezcla de terror y humor. Hay de todo. Hay momentos de bastante miedo, momentos sangrientos y demás, pero siempre tratado con humor y hasta en los peores momentos acabas soltando una carcajada leyendo la historia», afirma Ferriz que también continúa con su proyecto en el cine, tras ser elegido para participar en la próxima producción del realizador Ridley Scott.

Asegura estar «muy contento» con la historia «porque he conseguido plasmar lo que quería; lo ha leído gente relacionada con el mundo editorial y del cine, y los comentarios han sido muy positivos. Un productor de cine me dijo que tenía algo grande entre las manos y una editora, que era lo más divertido que había leído en años. Así que tengo bastante ilusión».

Fran Ferriz lleva su mundo imaginario a la novela ilustrada

La novela está entre las 250 y las 300 páginas, unas 65.000 palabras, afirma, a las que acompañan unas 25 ilustraciones. «He hecho un poco lo mismo que con Juan Gómez-Jurado con las novelas de Alex Colt; texto y en cada capítulo un par de ilustraciones que son en blanco y negro porque el tono del libro y de la historia me pedía eso».

Lanzarse a escribir no ha sido fácil, pero está muy satisfecho. «Escribir es algo muy difícil, pero me he divertido mucho y al final, aunque tenía una idea más o menos clara de lo que quería contar, la historia ha acabado desarrollándose en otras direcciones. Aunque parezca un tópico, los propios personajes me han ido llevando a situaciones, a aventuras, y han sido los que han terminado formando la historia. Te diría que realmente tenía claras las primeras 30 o 40 páginas de la historia y el resto vino sobre la marcha».

Además, era un reto llevar su mundo imaginario a letras. «Como ilustrador tengo un universo de personajes muy rico y quería escribir algo en los que yo pudiera trasladar esos personajes, algunos fantásticos, a una novela».

El texto se encuentra ahora en manos de una correctora «porque quiero que salga todo bien». El siguiente paso será editar. O más bien, autoeditarse. Para Fran Ferriz tomar las riendas de su obras resulta fundamental. Y así lo vio desde el principio. «He tenido varias ofertas de editoriales, lo que pasa es que quería tener el control de todo y prefería la autopublicación porque me permite ser un poco más libre, sin límites a la hora de ilustrar y sin autocensurarme».

Dice que precisamente no quiere hablar de lo que podría haber omitido si hubiese publicado con una editorial al uso porque «sería un spoiler». No obstante, asegura que hay personajes que son «muy políticamente incorrectos y probablemente en una novela más convencional quizá hubiera tenido que autocensurarme o directamente haberlos eliminado, pero de esta forma he podido hacer lo que me pedía el cuerpo».

Cosas terribles nace también con un ojo puesto en el cine. «Me gustaría, ojalá alguien se interesase para hacer una serie o una película». De momento, se conforma con que no deje indiferente a nadie. «Te guste o no, espero que la gente diga: joder, qué locura de historia».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats