Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENTREVISTA
Secun de la Rosa Director de El cover

«“El cover” da una patada a los que menosprecian Benidorm»

Pisó Benidorm por primera vez de forma casual, pero, dice Secun de la Rosa, el enamoramiento fue instantáneo. Ahora la ciudad se ha convertido en un personaje más de su debut como director en El cover. «Benidorm es como un gran plató, da para todo»

Secun de la Rosa, durante el rodaje de El cover en Benidorm. | INFORMACIÓN

Secun de la Rosa, durante el rodaje de El cover en Benidorm. | INFORMACIÓN

Rodar la mitad de la película en un Benidorm vacío fue uno de los mayores retos a los que se enfrentó en El cover. No sabía que le quedaba pasar un duro trago en el hospital, donde ingresó con una neumonía bilateral grave a causa del covid, del que acaban de darle el alta. Pero ahora está feliz, asimilando las buenas críticas de su opera prima como director. Volver a dirigir está en su mente. De momento, una vez pasado el subidón, retomará en septiembre la gira teatral con Los asquerosos.

Ya ha pasado casi una semana del estreno. ¿Cómo va El cover?

La verdad es que estoy encantado con las buenas críticas. Son muy inesperadas. Ya venía preparado con la mochila de la película: la pandemia, si el parón dejó una cicatriz que se nota, qué iba a pensar la gente de mí como director y además, Benidorm. Pero he visto lo contrario, cada día me sorprendo con las críticas. Días de cine le ha dedicado medio programa, Fotogramas le da cuatro estrellas… es brutal. Me alegro por los técnicos, por los actores... la gente cantaba en directo; Juan Diego, con más de 70 años y con mascarilla, ahí estaba.

Dice que, en general, a los actores y directores les pasa de todo. Y así ha sido. Tuvo que afrontar una pandemia durante el rodaje y también el covid.

Pues sí, en esta peli se confirma porque era un poco ir a la contra. De noche, Benidorm, alegría , jolgorio, cientos de personas… rodamos tres semanas superfelices y llega lo del virus y tenemos que parar. Retomar la película fue como si hubiera cambiado el planeta. El esfuerzo tuvo que ser múltiple. Habíamos rodado una película con Benidorm lleno de gente y los artistas guerrilla cantando en los hoteles a los turistas borrachos. Fue todo brutal para recrear en media película lo que faltaba.

¿Por qué el tema de los artistas guerrilla, como usted los llama?

Es que creo que lo aúna todo. Si quieres hablar de la familia, de la mirada del otro, de la lucha por ser uno mismo, de lo que vas a hacer con tu vida… temas que nos conmueven. Y estos cantantes eran un sector perfecto. Por cantar bien se suben en un tablón de madera delante de los ingleses, cobran nada, se cambian en el cuarto de la Coca-Cola y van disfrazados de otro. Asumir ese fracaso me parecía un ejemplo muy bonito para el momento que vivimos; que la gente siga soñando es maravilloso.

«España vive en una continua copia y creemos que se hace solo en Benidorm. Solo hay que ver la parrilla de la tele»

decoration

¿Y por qué Benidorm para su debut detrás de la cámara?

Benidorm resumía muy bien esto. Para muchos es la ciudad de los jubilados, del cine de los 70. Ese menosprecio de Benidorm por no ser lo que es me gusta mucho. Las nuevas generaciones ya no lo ven así. Para mí es el garito con los jubilados y también los más jóvenes porque ya no tienen prejuicios. Es dar una patada a la gente que menosprecia Benidorm. Es un canto no ya a Benidorm sino a la costa mediterránea, a la gente que trabaja allí. Me gusta que el cine social, el de Berlanga, Almodóvar; debajo de toda esa cosa lúdica aparece el verdadero cine social. En este país somos poco conscientes de lo imitadores que somos. España vive en una continua copia y creemos que eso se hace solo en Benidorm. Solo hay que ver la parrilla de la tele, la mayoría de nuestras series y programas son imitación.

Es verdad que muchos critican Benidorm, pero algo especial tiene para que al mismo tiempo atraiga a tanta gente del cine. Bigas Luna, Coixet, ahora Secun de la Rosa….

Cinematográficamente es brutal. Tiene algo muy especial, una mezcla de playa y luces de neón. Hay una frase que me gusta mucho de la película: «Aquí se tolera el fracaso». Benidorm da para mucha cosa, nosotros sacamos un Benidorm muy idealizado, una especie de las Vegas. Pero es que Benidorm es como un gran plató, da para todo.

¿Qué ha sido lo más difícil al ponerse al otro lado de la cámara?

He confraternizado mucho con el director. El director está muy solo al final. La siguiente película que haga como actor creo que voy a entender mucho más al director. El director tiene la película pero también lo que podría ser, lo que podría hacer con lo que se está haciendo. Espero ser lo más generoso posible con mi director en el siguiente trabajo.

Dice que es una película de canciones, no un musical.

Digo que no es un musical en el sentido que no se ponen a cantar porque sí sino que es gente que se dedica a cantar. Las canciones son parte de la historia, pero desde un tono realista. Y cantadas en directo. Han hecho un gran trabajo.

En la película dice: «Benidorm, los artistas y el público participan de la misma mentira, convirtiéndola en verdad».

Es una frase muy bonita porque Carolina va disfrazada de Amy Winehouse y el público abajo grita «Amy Amy», todos viven de la misma mentira y por un momento se convierte en verdad.

¿Cómo fue la elección de Antonio Orozco para el tema de la película?

Surgió así. Creo que es un señor, me dijo que me admiraba y yo a él. Congeniamos y surgió la oportunidad. Fue muy generoso y ha hecho una canción que es la canción de la película.

Ahora que ha empezado en la dirección, ¿piensa repetir?

Me encantaría. Me ha costado mucho, pero la próxima ya no puede ser peor. Seguramente todo ha influido para bien, pero prefiero hacer algo, mejor o peor, pero sin pasarlo tan mal. Ahora necesito asimilar lo que he aprendido.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats