Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENTREVISTA
Víctor Manuel Cantante

«La sociedad de ahora provoca dar un paso atrás con demasiada frecuencia»

Para Víctor Manuel, después de la calma llega la tormenta. Tras una pandemia «estresado de no hacer nada» afirma que está «como una moto». Lo demuestra en Volver para cantarlo. Mañana, a las 21 horas, en Muelle 12 de Alicante.

El cantante Víctor Manuel. | INJFORMACIÓN

El cantante Víctor Manuel. | INJFORMACIÓN

Actúa en Alicante mañana, un día después de dar el pregón en el festival Cante de las Minas. Su relación con la mina todo el mundo la conoce, pero le veo muy flamenco.

La verdad es que a mí me llaman porque me he ocupado de la mina, aunque de otra distinta. Me lo habían pedido varias veces y no había podido, y era imperdonable por mi parte.

Regresa doblemente a los escenarios. Vuelve tras la pandemia y también porque Volver para cantarlo es el título de su gira, que retomó en junio tras 16 meses sin subirse a un escenario.

La verdad es que se me ha hecho larguísimo. Estaba estresado de no hacer nada, muy aburrido y sin saber qué hacer. No le he quitado ni el polvo a la guitarra en estos meses. No he escrito una canción, nada de nada. Le habrá pasado a mucha gente. Era una novedad absoluta esta situación, trágica para tantísima gente. No era normal y yo como creador tengo que salir a la calle para ver qué pasa. La calle me la dan parcialmente los medios, pero hay otra parte, otra vida, que no palpas a diario y es la que me importa en el fondo.

«Durante la pandemia no le he quitado ni el polvo a la guitarra. No he escrito ni una canción. Ahora estoy como una moto»

decoration

¿Cómo se canta en esta nueva normalidad, ante un público tan separado y con mascarilla?

Yo había dicho, y me desdije a tiempo, que no iba a cantar mientras la gente tuviera mascarilla, pero ahí estoy, con la gente embozada delante. No es lo mismo ver la sonrisa a la gente o no, necesitas más cosas, pero hay que arrancar y empezar de alguna manera. Eso es lo que estoy haciendo. En Alicante voy a hacer el formato acústico, que es muy agradecido porque es muy cercano, muy comunicativo, voy explicando las canciones.

Dice que Volver para cantarla, que en este formato acústico lo hace con David San José al piano y Ovidio López a la guitarra, es un recorrido vital a través de sus canciones, sus clásicos y también nuevas composiciones.

Sí, cuando comencé a hacerlo tenía un subtítulo, Biografía de las canciones, porque voy explicando por qué salen estas canciones y no otras, qué cosas te provocan, cómo unas tienen un éxito inesperado y otras te mandan al infierno. A veces, cuando llevas muchos años cantando con cierto éxito parece que es una foto fija, pero una carrera larga se compone, como puedes imaginar, de todo tipo de peripecias, momentos brillantes y momentos oscuros.

«En la política actual hay muchos fuegos de artificio, demasiadas cosas para la galería. Es muy cansado todo eso»

decoration

No sé si este parón por esta situación tan catastrófica le ha desanimado o le ha hecho cargarse de energía para volver como una necesidad de salir de todo esto.

Estoy como una moto. Me puse como una moto con la primera vacuna y en la segunda iba dando saltitos por la calle. De alguna manera me sentí liberado. Es como si fuese otra página, estamos en otro juego. La verdad es que no pensé que tenía tantas ganas de cantar. Empecé a actuar en junio y me di cuenta de que disfrutaba mucho, y también vi que la gente que se sienta separada, sin tocarse, con la mascarilla, lo pasaba muy bien y eso me ha dado mucho ánimo. Estoy con muchas ganas de seguir cantando porque estoy disfrutando

Hacer este balance musical supone también un cara a cara con su trayectoria y su vida. ¿Cómo ve el Víctor Manuel actual al de hace tres o cuatro décadas?

Bueno, la verdad es que son muy diferentes, pero encuentro, y me gusta encontrar, de repente lo naif que había en lo que yo componía en la primera etapa de mi carrera artística. En El abuelo Víctor, pero también en el último trabajo, Casi nada está en su sitio, de 2018, donde hay un retorno, no a aquello naif porque tengo más colmillos que un lobo, pero sí un intento de volver a esa mirada limpia y con cierta ingenuidad aunque ya no la pueda tener.

Usted y otros artistas y amigos de su generación cantaron y lucharon por la libertad a través de la música y sus letras, en un momento muy complicado políticamente. Ahora hay democracia, es una situación muy distinta, pero vuelven las amenazas: xenofobia, homofobia, violencia de género, extrema derecha… ¿Hay que seguir cantando por las libertades?

Sí, por la libertad de siempre aunque tome otras formas. La diferencia que de este momento al que yo viví es que ahora no matan. La gente que nos puso un par de bombas en nuestra casa a Ana y a mí mató a una embarazada dejando una bomba en una papelera, también al conserje de El País. Eso ahora ya no se da porque aunque haya mucho facha, que lo hay, ya no tiene cobertura. Pero te choca que hoy en día salgan cosas que parecen de otra época, de otra situación, lo que ocurre es que el choque es verbal y el choque verbal me puede joder, pero me incomoda lo justo.

«Si tocas demasiado los huevos, igual nadie te pone en la radio o ningún medio se ocupa de ti. Son temores de este tiempo»

decoration

¿Ahora somos libres o nos creemos libres? De hecho ha recuperado su tema De una manera se pronuncia tu nombre, dedicado a la libertad.

Nos creemos libres, pero ahora estamos condicionados por tonterías. Por las redes sociales, mirando por el rabillo del ojo para ver cuántos likes nos dan. Son cosas para mí muy penosas. Eso condiciona mucho las relaciones sociales. Y la música igual. En la música hay gente que no se quiere meter en jaleos, pero ahora además tienen en la retina el escarmiento que de alguna manera u otra le han dado a mucha gente. No digo a los raperos que encarcelan por decir cuatro pijadas, cosas más serias que eso. Si tocas demasiado los huevos igual nadie te pone en la radio o ningún medio se ocupa de ti. Son temores de este tiempo. El mismo temor que tiene el chaval que tiene su primer trabajo con un contrato de tres meses y le invitan a hacer una huelga. Es la sociedad esta en la que vivimos ahora la que provoca dar un paso atrás con demasiada frecuencia.

La política ya no es lo que era. ¿Está de acuerdo?

Sí. Para mal. Tampoco quiero idealizar a los políticos de otro tiempo, pero sí había gente con otro cuajo, que intentaba hacer cosas menos de cara a la galería y más a lo necesario en este país. En ese sentido se echa de menos. Hay demasiado fuegos de artificio, demasiadas cosas para la galería. Es muy cansado todo eso.

¿Se ve Víctor Manuel fuera de los escenarios, dedicándose a otra cosa?

No, porque no sé hacer otra cosa. Será complicado cuando tenga que dejarlo. Yo tengo la intención de seguir cantando mientras escriba canciones y me provoque la necesidad de subir al escenario y cantarlas. Mientras tenga esa capacidad para traducir en canciones la vida que veo y que quiero contar seguiré cantando, hasta que físicamente pueda, claro.

La verdad es que tiene una voz muy joven...

Está mal que lo diga, pero estoy cantando muy bien. Me encuentro con facultades.

Su último disco es de 2018. ¿Habrá próximo pronto?

Sí, para el último, Casi nada está en su sitio, escribí como nunca, compuse muchas canciones y utilicé solo algo más de la mitad. Eso no quiere decir que las vaya utilizar todas ahora, pero hay una parte importante que me va a servir para comenzar el siguiente disco.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats