Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barcala se niega a vender a Marzà el Teatro Principal y ahora le pide ayuda para acoger una sede del Hermitage

El conseller Marzà envía una carta al alcalde de Alicante para comprar la propiedad municipal del teatro y este responde anunciando la candidatura de la ciudad para albergar el museo ruso

El conseller Vicent Marzà con el alcalde de Alicante, Luis Barcala, en una imagen de archivo. | ÁXEL ÁLVAREZ

La Generalitat ha dado un paso en su intención de comprar al Ayuntamiento de Alicante su parte del Teatro Principal y remitió el pasado viernes una carta al alcalde de la ciudad, Luis Barcala, para hacer oficial su propuesta. Unas horas después de que ayer se hiciera pública esta misiva, firmada por el conseller de Cultura, Vicent Marzà, el primer edil contestaba con otra carta en la que declinaba la oferta y daba un giro al tema en cuestión al pedir a la Generalitat que si quería apoyar la cultura en Alicante debía respaldar la candidatura de la ciudad como sede del Museo del Hermitage. Una propuesta hasta ahora desconocida, incluso para la Generalitat Valenciana y de la que no tenía constancia «ni oficial ni extraoficialmente».

La intención de comprar la parte municipal del Principal por el Consell se planteó el pasado 23 de septiembre cuando se reunió el Consejo de Gobierno y la Junta General del teatro. Tras el encuentro virtual, la secretaria autonómica de Cultura, Raquel Tamarit, anunció el deseo de la Generalitat de adquirir las participaciones municipales del coliseo. Acto seguido, el alcalde aseguraba que no solo no vendían sino que su intención era comprar la propiedad de la Generalitat y también la del Sabadell para que el teatro fuera netamente alicantino.

En este sentido, Marzá apunta en la carta: «Usted conoce perfectamente cuál es la postura de la Generalitat en los diferentes temas que motivan un bloqueo en el que tendría que ser el posicionamiento del Teatro Principal como un contenedor cultural de primer orden en la ciudad de Alicante».

Y continúa: «Transcurridos más de dos años de la adquisición de una parte de la propiedad por parte de la institución que represento -por la que se abonaron 3 millones de euros-, no se ha dado solución a la deuda, ni a la propuesta de llevar a cabo un concurso público para dotar de una dirección al teatro, ni se ha materializado el aumento significativo de la aportación de los propietarios para destinarlo a una mejora de la programación, programación que, mayoritariamente, no tiene en cuenta al sector cultural valenciano».

Con esta propuesta, dice Marzá, el objetivo es «procurar que el teatro cuente con una inversión, una calidad y una producción artística a la altura de otros teatros que ya gestionamos como el Principal de Castelló o el de València (...). Es una propuesta que busca mejorar la actividad cultural hecha desde Alicante y para los alicantinos y alicantinas, tal como hacemos desde la Arniches, pero para contar con un instrumento cultural todavía más potente y sumar por el bien del sector cultural y del público».

En su respuesta a esta carta sobre el futuro del Principal, Barcala puso sobre la mesa la intención de presentar la ciudad como candidata para albergar una sede del reconocido museo ruso. «Alicante merece que ustedes se impliquen (...) preparando y respaldando la presentación de la candidatura de nuestra ciudad como sede el Museo Hermitage, y financiando la adquisición y remodelación del emplazamiento adecuado para ofertar y obtener un espacio cultural de magnitud universal».

No obstante, las últimas noticias sobre la posible sede de este museo en España, tras rechazarlo Barcelona, apuntan a que los promotores del proyecto se lo han ofrecido al alcalde de Málaga y ya se han reunido con él.

Respecto al Teatro Principal, que era el tema de la propuesta, la carta asegura que el rechazo a vender se hace «desde el más absoluto convencimiento de que es nuestra responsabilidad mantener el carácter municipal de una institución cultural tan significativa como lo es para los alicantinos su Teatro Principal. Lejos de perder su identidad municipal, esta Corporación pretende, una vez superadas las consecuencias negativas de gestiones anteriores, ampliar y confirmar ese carácter y gestión municipal».

«Lo que sí comparto, sin ningún género de dudas, -continúa el alcalde- es que la ciudadanía alicantina se merece más recursos y más atención para potenciar su oferta cultural. Y que esta apuesta no la puede ni la debe hacer el Ayuntamiento en solitario, debiendo la Generalitat Valenciana implicarse de forma mucho más decidida en ello».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats