Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baeza en el Palau de la Generalitat

Tres grandes obras restauradas del pintor alicantino se exhiben este mes en la sede del Consell en València

Las tres obras de Baeza restauradas por el IVC+R, junto a Carmen Amoraga y Fernanda Escribano. Información

El alicantino Manuel Baeza pintó en 1954 cinco grandes paneles pictóricos para adornar los antiguos pabellones de baño en la playa del Postiguet por en cargo del Ayuntamiento de Alicante. De los cinco se conservan tres -Pescadores, Mujeres con cestas de pescado y Mujeres cosiendo redes-, que acaban de ser restauradas por el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de la Generalitat Valenciana (IVC+R) y que el público puede contemplar durante los fines de semana de este mes de octubre en el Palau de la Generalitat en València. Las tres obras de Baeza se muestran en el Saló Daurat Xicotet, a pocos metros del Saló Daurat, donde también se exhiben cuatro pinturas de Joaquín Sorolla.

Baeza en el Palau de la Generalitat

La recuperación de estas obras es el resultado final de un largo viaje que comienza en 1954. En ese año, Manuel Baeza (Alicante, 1911-1986) acaba de regresar de una estancia en París y de representar a España en la Bienal de Venecia y el Ayuntamiento de Alicante le encarga cinco paneles de grandes dimensiones para el pabellón central de los baños del Postiguet, donde se encontraba el restaurante, por los que en su momento el consistorio le abonó la cantidad nada desdeñable para la época de 25.000 pesetas (50.000 euros actuales), todas ellas realizadas en acrílico sobre un tipo particular de aglomerado.

La ubicación de las obras, en el restaurante, hizo pensar en la protección de las obras con un cristal, a lo que Baeza se negó, y allí permanecieron hasta la demolición de las instalaciones.

Años después los paneles se desmontaron y estuvieron varias décadas olvidados hasta que se encontraron las tres piezas citadas hace unos diez años en la sala de máquinas de un edificio que se estaba rehabilitando, con gran deterioro tanto de los soportes como de las capas pictóricas.

En junio de 2016 el IVC+R se ofrece a la Concejalía de Cultura para su restauración y se trasladan a València. Allí, el equipo de restauradores comprueba que las obras presentaban grandes cantidades de suciedad de distinta naturaleza: polvo acumulado de años de almacenaje, áreas con películas de barniz de poliuretano densas y oxidadas y zonas de suciedad grasa en estado «mordiente», llegando a la distorsión visual completa, por la combustión de las cocinas (especialmente, Mujeres con cestas de pescado, cubierta por chorretones y pegotes de grasa). El tablero también presentaba desperfectos considerables.

Baeza en el Palau de la Generalitat

Las tres piezas recuperadas forman parte de la memoria colectiva de la ciudad gracias a la obra de un artista como Baeza, conocido sobre todo por la fachada del hotel Gran Sol pero autor de numerosas pinturas murales y mosaicos.

La directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, ha destacado la «apuesta decidida» de la Generalitat por recuperar el patrimonio y la historia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats