Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los documentales alicantinos muestran sus cartas en los Goya

Los directores de Posidonia (Adán Aliaga) y Lobster Soup (Rafa Molés y Pepe Andreu) presentan en la Academia de Cine sus trabajos tras su preselección - Los cuatro nominados se conocerán el día 29

Adán Aliaga y Rafa Molés acudieron ayer a la Academia de Cine en Madrid para presentar sus películas documentales, seleccionadas en una primera criba de 16 títulos. | ACADEMIA DE CINE

Adán Aliaga y Rafa Molés acudieron ayer a la Academia de Cine en Madrid para presentar sus películas documentales, seleccionadas en una primera criba de 16 títulos. | ACADEMIA DE CINE

Dos documentales alicantinos -Posidonia, de Adán Aliaga, y Lobster Soup, de Pepe Andreu y Rafa Molés- se han colado entre la primera criba realizada por la Academia de Cine en el camino a los Goya. Ayer, los directores de ambos títulos, que figuran entre los 16 preseleccionados de toda España, defendieron sus trabajos ante los académicos en Madrid con el propósito de entrar en la lista final de los cuatro nominados, que se dará a conocer el próximo 29 de noviembre.

Esta edición ha sido la primera en la que se realiza una preselección de documentales -algo que sí se hacía en la categoría de cortometrajes, dada la abundante producción en este formato- por la sección de documentalistas de la Academia, que cribaron 16 de entre más de setenta trabajos presentados.

El propio presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso, indicó que ello revela «el respeto que se han ido ganando las películas documentales, con un público cada vez más interesado en esa manera de ver la realidad, en el cine de lo real, que es plural y está en auge». Barroso añadió que cada año se producen en España unos 90 documentales, una cifra que nada tiene que ver con la de hace unas décadas y recordó «títulos que ya son historia» como El desencanto, En construcción, Balseros, Muchos hijos, un mono y un castillo o, precisamente, La casa de mi abuela, la ópera prima del propio Aliaga.

También ha sido la primera vez que se organizaba una presentación oficial en la Academia de Cine, en la que los 16 candidatos debían exponer los fundamentos de su documental en menos de dos minutos y exhibir un tráiler de duración parecida.

«La lucha será feroz, pero lo intentaremos como siempre», declaró ayer Aliaga, a quien no le gusta explicar en exceso sus películas, pero puso en antecedentes a los académicos sobre la planta marina del Mediterráneo alrededor de la cual ha armado su documental, filmado en Tabarca. «La hermosa floración de la posidonia debería ser el final del documental, pero esa floración no llega y tampoco llegan los habitantes de la isla», apuntó no sin misterio, para indicar que Posidonia comienza «como un documental clásico, observacional y va coqueteando con la parte mágica, juega con la ficción más distópica de la isla».

Aliaga ha querido con este trabajo, dijo, «aportar un granito de arena a la lucha en la defensa del medioambiente» en su afán de buscar el equilibrio entre el turismo masivo y la protección de la reserva marina para «no fagocitar» el futuro de la isla.

No muy lejos de este planteamiento se sitúa el otro documental (Lobster Soup) del ilicitano Pepe Andreu y Rafa Molés, ya que también orbita en los efectos del turismo de masas sobre un pequeño café en Islandia, famoso por su sopa de langosta y al borde de la desaparición.

Molés y Andreu viajaron a Islandia y quedaron atrapados por ese local, frecuentado por viejos pescadores que cada día arreglaban el mundo, un boxeador que hablaba en poesía o el traductor del Quijote al islandés.

«Nosotros creíamos ser los descubridores de, por fin, un lugar auténtico en el viaje y descubrimos enseguida que, como nosotros, miles y miles de turistas habían llegado antes y que el éxito de su sopa de langosta podía ser también la causa de su extinción», comentó Molés en la presentación ayer de Lobster Soup en la Academia de Cine.

Este paso es fundamental para que los académicos y académicas conozcan los trabajos antes de votar sus favoritos para elegir a los cuatro nominados -que se conocerán el próximo día 29-. Las votaciones finalizan el día 25 y hasta entonces hay que captar la atención de cuantos más mejor, por lo que los productores suelen organizar pases para facilitar su visión en pantalla grande.

En el caso de los documentales alicantinos, es una ventaja que coincida su estreno en cines y pases en festivales o centros culturales. Posidonia se presentó en la Seminci de Valladolid. El próximo 19 de noviembre llega a los cines Kinépolis de Alicante y el 23 de noviembre se llevará a cabo una nueva proyección abierta al público en la sala Monpou de la sede de la SGAE en Barcelona tras su pase por la SGAE en Valencia el 10 de noviembre.

Lobster Soup se proyecta en más de 70 salas de toda España. En Alicante dará un pase en el salón de actos de Comisiones Obreras el 18 de noviembre, tras su exhibición en Elche y Alcoy.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats