Parece que el Benidorm Fest va a dar mucho que hablar, más aún ahora que estamos en la recta final para elegir al representante de España en Eurovisión 2022. Y es que desde que se anunció la celebración del Benidorm Fest de RTVE, en colaboración con la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Benidorm, se ha reactivado la ilusión por el festival de Eurovisión. La locura "eurovisiva" está desatada y las redes sociales hierven con la defensa de los favoritos de los tuiteros. Pero el nombre que más se está repitiendo últimamente es el de Rigoberta Bandini y no sólo por su propuesta "Ay mamá". El motivo: sus tetas e Instagram.

La red social del postureo por excelencia tiene un problema con los pezones y los pechos, en concreto femeninos, y suele censurar las publicaciones en las que asoma un pezón. Pero en este caso la polémica no ha llegado por una foto, sino por una palabra: tetas. La red social Instagram ha decidido censurar esta palabra, que se menciona en la canción "Ay mamá" con la que Rigoberta Bandini va a participar en el Benidorm Fest y la sustituye por asteriscos cada vez que aparece.

Pero la catalana no es de las que se amilanan. Su respuesta no se hizo esperar y la cantante, que ya llevaba semanas criticando el veto de los pechos femeninos en las redes sociales, enseñó su lado más reivindicativo (nunca mejor dicho) para combatir la censura, sacándose un pecho al más "puro estilo Delacroix". Ocurrió en su concierto en Logroño, donde presentó su nueva canción con la que pretende convertirse en la nueva representante de España en Eurovisión 2022. Bandini decidió subirse la camiseta en el escenario y enseñar una teta mientras continuaba su recital a ritmo del himno feminista "Ay mama". "No sé por qué dan tanto miedo nuestras tetas, sin ellas no habría humanidad ni habría belleza", cantó la artista mientras destapa sus pechos.

Como no podía ser de otra forma, el momento fue recogido por numerosos asistentes y compartido en redes sociales, convirtiendo a Rigoberta Bandini en un fenómeno viral y aumentando las apuestas por ella en la porra de los eurofans para el Benidorm Fest.

Lo que está claro es que si la artista ya era una de las favoritas del público en este Festival de la Canción moderno, ahora ha cogido carrerilla en esta batalla por representar a España en Eurovisión 2022. Pero tendremos que esperar a la gran final del 29 de enero para ver si esta oda a las mujeres, que reivindica la belleza del cuerpo femenino, finalmente saca pecho.