Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un proyecto para mirar la arquitectura de Alicante a través de los ojos de 20 expertos en cultura

Los arquitectos Alfredo Payá y César Trujillo, el cineasta Adán Aliaga, la galerista Begoña M. Deltell, el filósofo Francisco Jarauta o el artista Aurelio Ayela participan en "Lecciones inesperadas" de Aurora Domínguez

Imagen de la Albufereta.

Disconforme con los comentarios recurrentes de que Alicante "es una ciudad muy fea", la arquitecta, filósofa y periodista Aurora Domínguez ideó un proyecto para cambiar esa visión que los propios alicantinos tienen de su ciudad. "Yo no creo que sea fea, hay que aprender a mirar y encontrar dónde esta la belleza porque tiene piezas arquitectónicas y reinterpretaciones de grandes maestros maravillosas".

De ahí nació "Lecciones inesperadas", propuesta que fue seleccionada dentro de las convocatorias de investigación y creación de la Concejalía de Cultura, que propone un recorrido por espacios y edificios destacados de Alicante seleccionados por 20 personas relacionadas con el ámbito cultural. Cada uno de ellas hizo su elección y debía relacionarla con algún manifiesto cultural o arquitectónico de los siglos XX y XXI. 

Aurora Domínguez ha establecido un diálogo con cada uno de ellos en el edificio en cuestión y lo ha convertido en un podcast con 20 episodios que se pueden ver en Ivoox y Spotify, apoyados musicalmente por temas de bandas alicantinas, "para presentar también las manifestaciones musicales de los grupos locales". 

Y el proyecto culminó ayer con la inauguración de una exposición en el Colegio Territorial de Arquitectos de Alicante, que se podrá ver hasta el 27 de abril, donde se muestran las fotografías de los edificios, con códigos QR que dirigen a cada uno de los episodios, y un documental de 20 minutos.

Francisco Jarauta y Aurora Domínguez, en el café Noray del puerto.

Por "Lecciones inesperadas" desfilan arquitectos como César Trujillo, autor de la parada de Tram de la UA, que eligió como edificio el Rectorado de la Universidad de Alicante; el director de cine Adán Aliaga, que optó por los cines Astoria; la galerista Begoña M. Deltell, cuya parada fue el MACA; el catedrático de Filosofía y experto en arte Francisco Jarauta, que se decantó por el Café Noray de Javier García-Solera; el artista Aurelio Ayela, cuya elección fue una vivienda vernácula en Carolinas Bajas; el arquitecto Alfredo Payá, cuya elección fue el complejo residencial Vistahermosa, o la comisaria de exposiciones y crítica de arte, además de directora del Instituto Juan Gil-Albert, Pilar Tébar, con el edificio La Pagoda.

Y los músicos, desde Monserrat a Nacho Casado, pasando por Arthur Caravan, Júlia, La Familia del Árbol, Edu Comelles o Los Largos.

Una ciudad "valiosa y bonita"

"Aunque yo no soy de Alicante, mi objetivo es poner en valor esta ciudad, por eso elegí a personas que tuvieran relación con la ciudad y con el ámbito cultural, no necesariamente con la arquitectura, y que me dijeran que esta ciudad es valiosa y bonita".

Edificio Montreal, La Pirámide, de Alicante.

También era fundamental para Aurora Domínguez a la hora de plantearse y desarrollar el proyecto "que tuviera un carácter divulgativo para que los alicantinos conozcan la arquitectura de su ciudad porque no sabemos mirar". Y destaca la Albufereta, "algo muy potente y especial", o La Pirámide, de Alfonso Navarro. "Se le pueden criticar muchas cosas, pero está construido con material local y desde la mayoría de sus pisos se puede ver el mar a pesar de la lejanía; no es una vivienda de lujo, pero todo el mundo puede ver el mar y eso es calidad de vida".

La exposición fruto de este proyecto se verá después en el Colegio Territorial de Arquitectos de Dénia y "es probable" que vaya también al de Valencia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats