Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El MARQ instala su "gran hermano"

El centro alicantino es el primer museo español en usar la tecnología Soocial para controlar el aforo a una exposición, la duración de la visita y en qué pieza se detienen más

Algunos visitantes, con la tarjeta inteligente. INFORMACIÓN

Controlar los aforos en tiempo real, conocer el recorrido elegido por el público, saber en qué piezas se ha detenido más o cronometrar el tiempo medio de duración de la visita para mejorar la gestión de la actividad. Eso es lo que posibilita la tecnología Soocial que se ha instalado por primera vez en un museo español. Y ese museo es el MARQ que ha implementado este sistema en las salas temporales donde se exhibe la exposición Gladiadores. Héroes del Coliseo, convirtiendo el centro alicantino en un espacio inteligente y pionero en esta tecnología.

De esta forma, los visitantes que lleguen ahora al MARQ serán recibidos con una cinta de la que cuelga una tarjeta inteligente que manda información en 21 puntos del recorrido para facilitar datos al museo. "Es un geolocalizador para controlar el aforo en tiempo real a través de bluetooth en los 21 puntos que hay en las tres salas temporales", asegura el director de la Fundación MARQ, José Alberto Cortés, que añade que la inversión ha sido de 14.900 euros. 

"En las pantallas vamos viendo a través de puntos verdes cuánta gente hay en cada espacio y también si guardan la distancia entre ellos y con las piezas que están viendo, de esta forma sabemos los recorridos que hacen, cómo lo hacen y dónde se detienen más".

Las cintas y las tarjetas inteligentes que entrega el personal a los visitantes.

En el caso del Museo Arqueológico de Alicante se estableció un aforo de 73 personas por sala, según los criterios técnicos de cada espacio y también los que establecen las entidades prestatarias de las piezas. El número de visitantes en cada uno de los espacios se va marcando en una pantalla colocada a la entrada de cada sala, lo que permite gestionar la acumulación de gente en un punto y también conocer más la respuesta de la gente. "Cada sala cuenta con un dispositivo que marca el aforo y tiene una alerta si no hay distancia de seguridad con una pieza o si hay una concentración excesiva en un punto que no es conveniente técnicamente", apunta Cortés. 

Con estos datos, se ha registrado que donde más se detiene el público es en los ábsides de las salas 2 y 3, ya que en la primera es donde se ubican las espadas y los cascos que se pueden tocar, y en la segunda, donde se explican los gladiadores a través del cine. 

También con esta información, afirma Cortés, se sabe que la hora de mayor afluencia de visitas se concentra los sábados, de 10 a 12 horas, y que el tiempo medio empleado está entre 40 y 50 minutos.

Imagen de las tres salas, con los puntos en verde que indican dónde están los visitantes y en rojo, dónde se paran más

Imagen de las tres salas, con los puntos en verde que indican dónde están los visitantes y en rojo, dónde se paran más

Pero no solo tiene esa utilidad. Además sirve para mejorar los protocolos de seguridad y de vigilancia, al tiempo que ofrecer una experiencia más positiva al visitante porque permite conocer dónde merece la pena detenerse más en las visitas guiadas y para la limpieza porque marca dónde hay mayor concentración, lo que implica incidir más en esta zona.

La empresa valenciana Zonyx, encargada de implementar esta tecnología, facilita un informe semanal al museo con los datos. "Lo que antes tardábamos meses en analizar, ahora es instantáneo", afirma el director de la Fundación MARQ.

Una de las pantallas donde se refleja el aforo de la sala.

De momento, el acuerdo se ha establecido como experiencia piloto en la exposición de los gladiadores y en el futuro se verá si se amplía a todas las muestras que pasen por esas salas. "Ahora se ha instalado hasta octubre, mientras dura la exposición, y los resultados son fantásticos".

Tras su instalación en el MARQ, que lo convierte en pionero en el uso de esta tecnología, le seguirá el Museo del Prado que ha firmado un convenio para su uso en exposiciones temporales a partir de este mes de mayo.

Una paso más hacia la modernización

La vicepresidenta y diputada de Cultura, Julia Parra, destaca que con esta iniciativa "se da un paso más hacia la modernización con la implantación de tecnologías pioneras que nos permitirán, por un lado, estudiar el comportamiento de nuestros visitantes para extraer información de relieve sobre sus gustos y preferencias de gran valor para futuras exposiciones". 

La diputada Julia Parra, en una de las zonas más visitadas de la exposición. Diputacion Alicante

Además, los datos "permitirán garantizar los criterios de calidad, bienestar, salubridad y seguridad a los que nos hemos comprometido tanto con nuestro público como con los museos prestatarios, con la finalidad de ofrecer unas condiciones óptimas".

Desde que se inauguró hace tres semanas, son ya más de 9.000 visitantes los que ha recibido la exposición Gladiadores, "una cifra muy destacada que muestra la gran acogida del público".

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats