Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alicantino Bruno Francés se estrena en la poesía con «La chica del paraguas"

El autor presenta este sábado su primer poemario, prologado por Espido Freire, a las 18 horas en la Casa del Libro de Alicante

Bruno Francés, ante la Casa del Libro de Alicante, donde presenta su poemario este sábado INFORMACIÓN

Bruno Francés, autor de la exitosa saga juvenil de Job Rompepiedra (Supercity y Job Rompepiedra y Supercity 2.0), se estrena en la poesía con La chica del paraguas (Libros Indie), una obra que recopila 83 poemas fruto de una historia de amor que vivió durante un año y que terminó justo antes de la pandemia. El libro, prologado por la escritora Espido Freire, lo presenta este sábado a las 18 horas en la Casa del Libro de Alicante acompañado de la psicóloga y escritora Carmen Calvo Novell.

Francés (Alicante, 1971), que antes de introducirse en la narrativa escribía canciones, dedicaba cada día un poema escrito en una servilleta a la chica que amó durante ese año. Cuando la relación terminó, vio en la poesía la mejor manera de sacar algo bueno de lo vivido ante la irrupción de la pandemia. «Me parecía bonito sacar algo así en una situación tan dura y transformar ese duelo que aparece cuando termina una relación en algo bueno» explica el autor, que considera que La chica del paraguas es un libro «que cuenta una historia con principio y final, de forma cronológica, a través de poemas».

De los trescientos poemas escritos, Francés incluyó en el libro 83, algunos breves como aforismos y otros más extensos, «unos más románticos, otros más tristes, pero siempre sinceros», indica el autor, que se declara admirador de la poesía de Cyrano de Bergerac. 

Espido Freire, que no suele prologar libros, apunta en el libro que la obra de Francés habla «de un tipo de amor que nos eleva varios palmos por encima del suelo» y en ella observa «más de la lectura de los poetas del XIX que de los del XX».

Francés, profesor de primaria que con su primera novela Carpe Diem logró en 1996 el I Premio Ateneo Joven de Sevilla y en 2002 fue finalista del Premio Nadal con Lo que nunca se olvida, prepara la tercera parte de Supercity y se encuentra retocando manuscritos de novelas anteriores escritas para público adulto. "Me gusta variar", asegura.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats