Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres tesoros nacionales de Portugal en el MARQ

El museo alicantino exhibe por primera vez juntas estas piezas de la cultura castreña, una de ellas, entre las joyas con más oro de la Prehistoria europea

14

El MARQ presenta la exposición “El Guerrero Atlántico” David Revenga

La exposición consta "solo" de tres piezas, pero están catalogadas como tesoros nacionales en Portugal, que es el país del que provienen. Es la primera ocasión en la que se pueden ver juntas y una de ellas no había salido nunca del Museo Arqueológico Nacional de Lisboa. Hasta ahora, que se exhiben en el MARQ, donde se ha inaugurado su exposición coincidiendo con el Día Internacional de los Museos.

El Guerrero Atlántico ¿símbolos de poder?, que se muestra en la biblioteca del centro alicantino hasta mediados de octubre, es el título de este conjunto que reúne tres de las piezas más importantes y representantes máximas de la cultura castreña que se desarrolló en el noroeste de la Península Ibérica a lo largo de casi un milenio entre la Edad del Bronce y el principio de nuestra era.

El Guerrero Castreño de Lezenho, el Verraco de Oliva dos Berroes y el Torques de Vilas Boas, una de las piezas con mayor cantidad de oro de toda la Prehistoria reciente de Europa, conforman este trío de tesoros que representan "lo mejor de las culturas antiguas autóctonas del noroeste peninsular", aseguró Manuel Olcina, director del MARQ, durante la presentación que contó con las intervenciones de la diputada de Cultura, Julia Parra; la jefa del departamento de Inventario y Colecciones del Museo Arqueológico de Lisboa, Patricia Santos Batista; el director de la Fundación MARQ, José Alberto Cortés, y el director de la oficina principal del Banco Sabadell en Alicante, José Manuel Fuentes Cortés, entidad que patrocina la muestra.

El Guerrero de Lezenho, de grandes dimensiones y esculpido en granito, pertenece a la época de dominación romana. "Emociona su pose hierática y misteriosa", destacó Olcina. "Probablemente la representación de un héroe de la tribu colocado a la entrada de los poblados como símbolo de cohesión comunitaria".

Juia Parra, Manuel Olcina y Patricia Santos Batista, ante el Guerrero Castreño de Lezenho. David Revenga

Aunque ahora se contempla en su material original, la figura estaba policromada. "Como toda escultura antigua estaba pintada, recurso para darle vida y potenciar elementos significativos".

El Verraco de Olival dos Berroes, que es un jabalí, está esculpida también en granito y se encontró en una zona junto a otras cinco esculturas más de animales . Esta representación respondía a la importante actividad ganadera y cinegética de la sociedad castreña.

Imagen del Verraco de Olival dos Berroes, en la biblioteca del MARQ. David Revenga

En cuanto al Torques de Vilas Boas, que se puede ver por primera vez fuera del museo lisboeta, se trata de una joya "única" similar a un collar que solo poseían las élites. Fue hallado en 1965 y está realizado completamente en oro, lo que le convierte en una de las piezas con mayor cantidad de oro de toda la Prehistoria reciente de Europa. "Es símbolo rotundo de estatus social" y, aunque se conocen un gran número de ornamentos de este tipo, "el que ahora alberga el MARQ es sin duda uno de los más sobresalientes".

Está elaborada íntegramente en oro y pertenece al tipo de torques conocido como "de remates en doble escocia", ampliamente extendido por el noroeste de la península ibérica en época prerromana. 

El Torques de Vilas Boas, en el MARQ. David Revenga

Relación entre ambos museos

La relación entre los dos museos se inició en 2011, cuando la Mano de Bronce de Lucentum se exhibió en Portugal, y continuó con la exhibición allí de la muestra Ídolos. Miradas milenarias, para la que el país vecino cedió 37 piezas.

Así lo recordó la diputada Julia Parra quien destacó que el MARQ, que tiene jornadas de puertas abiertas durante el fin de semana, "actúa de nuevo como anfitrión". "Este museo ha traído colecciones de rango internacional, todas ellas se han podido ver por primera vez en España y eso son hitos históricos que constatan el nivel de las actividades desarrolladas".

Para Patricia Santos Batista, que habló en nombre del comisario y director del Museo Arqueológico de Lisboa, Antonio Carvalho, que no pudo acudir, la exposición es "única" y estas piezas son "fundamentales", y traerlas a Alicante era una oportunidad por la confianza en el MARQ. 

En este sentido, destacó el MARQ "como un referente en museología e investigación arqueológica en España y la Península Ibérica". 

 Sobre posibles colaboraciones futuras, Santos Batista afirmó que "siempre estamos abiertos, pero no hay nada concreto porque no sabemos cuándo se reabrirá el museo".

Vista de la biblioteca del MARQ con las tres piezas. David Revenga

"Es un espléndido acto de colaboración cultural entre instituciones", apuntó Manuel Olcina, que destacó también el "evocador e impactante montaje museográfico diseñado por Ángel Rocamora" y el catálogo editado "con acreditados especialistas en la cultura castreña", que va a quedar "como una obra de referencia".

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats