Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arturo Valls: «Nadie tendría que ir a la cárcel por un chiste»

El actor y presentador protagoniza la nueva serie de Atresmedia "Dos años y un día", una sitcom carcelaria que se estrena este viernes en el Festival de Cine de Alicante

Arturo Valls GERMÁN CBALLERO

Arturo Valls cuenta que cuando le dijeron que el protagonista de la serie Dos años y un día era un actor y presentador muy querido por el público pensó: "Pues eso lo voy a hacer yo muy bien". Y no le ha costado meterse en el papel de Carlos Ferrer, un cómico de éxito que entra en prisión condenado a dos años y un día por un delito de ofensas religiosas.

La nueva serie de Atresplayer Premium estrena en primicia en Alicante sus dos primeros capítulos este viernes, a las 20.30 horas, en los cines Kinépolis, dentro del Festival de Cine de Alicante con la presencia de Valls, que es además productor de la serie, y de Ernesto Sevilla, codirector de la ficción con Raúl Navarro, en la que también trabajan Adriana Torrebejano, Javier Botet, Michael John Treanor, Amaia Salamanca, Fernando Gil y Manuel Galiana. La entrada es libre mediante invitación, que debe solicitarse a través de la web del festival.

El actor, presentador y humorista valenciano reconoce que nunca se ha visto en una situación parecida a la del protagonista, "pero sí he visto a muchos compañeros que de repente han tenido problemas porque alguien se ha sentido ofendido por un chiste que han lanzado. Considero que nadie tendría que ir a la cárcel por un chiste porque la intención del cómico nunca es ofender y no habría que llegar a ese extremo. Los límites del humor están siempre en la calidad del chiste, la inteligencia o la reflexión que a veces puede provocar. Luego hay algunos que hay que intentar dejar de hacer porque la sociedad ha cambiado y me parece adecuado que no se hagan porque ya no tienen gracia".

En cualquier caso, la serie "no va de eso", aclara, sino que se centra en mostrar cómo su personaje "se ve de golpe haciéndose selfis con presos y gestionando como puede su ingreso en la cárcel, refleja cómo vive una persona acostumbrada a ciertos privilegios a ser privada de libertad". Tampoco es una prisión al uso, "no es Celda 211 ni esa cárcel bajonera que hemos visto en las películas, sino un centro de reinserción más moderno, que también los hay", indica Valls, donde su directora (Adriana Torrebejano) es "muy peculiar, con unas ideas muy poco convencionales y alternativas, que cree en la cromoterapia para la reinserción y de ahí los monos rosas que llevamos. Ella es quien propone al protagonista dirigir un Hamlet con los presos y aquello es un desastre absoluto".

La serie, que aún no tiene fecha concreta de estreno en Atresplayer Premium, cuenta con esta primera temporada de seis capítulos de treinta minutos en tono de comedia, "pero la risa que hay es contenida, es un tono que quería explorar, que no es de carcajada. El sufrimiento que vive el protagonista es el que te hace sonreír", agrega el actor.

Valls, que en los últimos años se ha metido de lleno también en la producción audiovisual, explica los motivos: "Me gusta hacer realidad ideas que a veces se escriben en una servilleta durante una sobremesa. Enamorarte de una historia, una idea, una anécdota, o un cómic, y ver que de ahí puede salir algo fantástico y luchar para que luego sea una realidad me parece muy gratificante. A pesar de que es bastante ingrato también, que luego llega la crítica y dice "pues menuda mierda has hecho", pero da igual, en el proceso encuentro mucha satisfacción. Y también en dar oportunidades a gente, como en el caso de producir la última película de José Luis Cuerda, el documental de la nieta de Fernán Gómez, o el corto de Verónica Echegui. Y me gusta mucho despistar al espectador".

Además de Dos años y un día, Arturo Valls tiene pendiente de estreno la tercera temporada de Mask Singer; el programa True Story, "un formato para Amazon con Ana Morgade, donde ficcionamos anécdotas reales de famosos", y después del verano iniciará el rodaje de una película.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats