Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benjamín Prado Escritor

"Cada uno tendrá los derechos que pueda pagarse"

El escritor Benjamín Prado participa el jueves en Alicante Noir con Los tres reyes, la nueva entrega de su serie protagonizada por el profesor, escritor y detective Juan Urbano

El escritor Benjamín Prado. Emilio Naranjo/Efe

Es una de las voces poéticas más destacadas el panorama español y también "padre" del escritor y casi detective Juan Urbano, con el que ya ha publicado seis entregas. La última, Los tres reyes, en la que se adentra en historias sobre Hassan II y el Sáhara. De ello, entre otras cosas, hablará Benjamín Prado (Madrid, 1961) el jueves, a las 20 horas, en el Espacio Séneca, dentro del festival de ficción criminal Alicante Noir que celebra su segunda edición.

Es poeta casi más que novelista, pero es su escritor y detective Juan Urbano quien le trae el jueves a Alicante Noir.

Suponiendo que sea un detective, que lo es cada vez más y por decisión porpia. En las novelas hay una parte difícil de explicar a quien no las escribe porque hay personajes que se rebelan contra el autor. Yo no tenía pensado que derivara en ser investigador, pero ha ido por ese camino y yo le he seguido. Me divierte mucho que las tramas sean cada vez más policiacas, que haya cada vez más intriga, y eso es porque empecé escribiendo esta serie combinando muchos géneros. Planee en cada una de las entregas hacer un merodeo por un único género, pero al final se han ido juntado todos en todas y eso me divierte, me ayuda a escribir libros menos largos. Al final la literatura consiste en decir el mayor número de cosas posibles con el menor número de palabras. Y la poesía es economía, es símbolo. Estas novelas de la serie de Juan Urbano tienen todas un trasfondo histórico y tienen que contar unos hechos y atenerse dentro de lo posible a lo comprobable.

 ¿Hay poesía noir también?

Yo lo que creo es que la poesía debe tener siempre un tanto por cierto narrativo. Un poema también tiene que contar una historia y revelar un secreto, que a lo mejor es un secreto lingüístico, sonidos que se producen al juntar dos palabras. En narrativa hablamos de otro tipo de misterio. En Los dos Reyes, en sí mismos los hechos narrados ya estaban llenos de misterios y de cosas que no encajaban. En la historia de la realidad hay muchas cosas que uno piensa que no encajan o que no hay quien se las crea. Cuando fui a Ceuta y me contaron que hubo dos soldados que fueron a matar a Hassan II y acabó convenciéndoles y se unieron a él, no había quien se la creyera. A partir de ahí te das cuenta de que el deber del escritor es hacer que las piezas encajen. En esta novela acabo con un clarísimo homenaje a las novelas de Agatha Christie. Esos juegos me gustan.

Los dos Reyes ya es la sexta entrega de las aventuras de este personaje, que se centran en Marruecos y la lucha por el Sáhara Occidental. Ha llegado tarde ya…

Tarde no. Llegué tan en el momento que después de la carta famosa de Sánchez a Mohamed VI pedí justo antes de imprenta que me dejaran meter una frase sobre este tema. Yo soy muy pesado. Hago muchos cambios, repaso muchas veces. También porque me gusta mucho que en las novelas pasen cosas como esta. Yo llevaba muchos años queriendo escribir algo sobre la Marcha Verde y de pronto me contaron esa historia y me di cuenta de que tenía que escribir las dos novelas. Pero la de la Marcha Verde quedó en segundo plano. Mi mayor tarea de investigación fue buscar todo lo legible, todo lo que hubiera escrito, consultar con arabistas... pero quería que no se supiera nada de esos dos soldados porque quería contar su historia yo.

"La realidad ya hemos aprendido que no solo supera a la ficción sino a la ciencia ficción"

decoration

Cuando escribió su anterior novela, Todo lo carga el diablo, que trata sobre intereses farmacéuticos, ocurrió la pandemia y cuando escribió está, España cambió de postura sobre el Sahara.

Esta claro que la próxima la tengo que escribir sobre la lotería para que nos toque (risas). Hay momentos en lo que los ricos roban un poco más y otras veces menos, pero la realidad es así. Vivimos en un mundo donde a base de reírse de las utopías, han convertido la política en una utopía. Lo que antes era ideología ahora es economía. El único pasaporte de curso legal es la tarjeta de crédito; estamos sometidos al neoliberalismo, cuyo decálogo tiene un único punto: cada uno tendrá los derechos que pueda pagarse. Es una sociedad desigual y eso es injusto y eso, a su vez, es incompatible con la democracia.

¿España ha abandonado por segunda vez a los saharauis?

España y el resto del mundo también. Hay resoluciones de la ONU que dicen que lso saharauis son dueños de esas tierras, pero nadie hace nada. Marruecos tiene las relaciones que tiene, sirve de contención para la avalancha migratoria, hay intereses económicos... España y Marruecos tienen dos particularidades concretas y es que pertenecen a dos continentes distintos y dos religiones distintas, dos formas de gobierno diferente. Pero al final resulta que en el Sahara hay muchas empresas de muchos países. Entre el negocio y la justicia, nuestras sociedades tienen poca duda. Si todavía discutimos si Marruecos es una dictadura o no, mal vamos.

Portada de "Los tres reyes".

De todas formas, en intrigas, sucesos e historias criminales no hay quien gane a la realidad.

La realidad ya hemos aprendido que no solo supera a la ficción sino a la ciencia ficción. Pero es cierto que coges una historia como la de Los dos reyes y ya lo tienes prácticamente todo. Tiene intriga palaciega, movimientos políticos, acción... solo tienes que echarle literatura. También me gusta incluir la historia de españoles emprendedores. Hay historias muy bonitas allí, como los creadores de la empresa de autobuses La Valenciana o gente que se hizo rica vendiendo cerillas. Me gusta contar la historia grande a través de historias pequeñas, que son las más humanas y las más emotivas. También habla mucho de la corrupción política, de la sumisión al poder y cómo la obediencia conlleva vasallaje.

 En un momento tan complicado como este, ¿no se deberían escribir novelas revolucionarias o que inciten a la revolución? ¿No están las sociedades demasiado pasivas?

Cambiaría deberían por podrían. Creo que la literatura te ofrece un privilegio raro en este mundo que es el de ser escuchado, porque hay demasiado ruido, más en esta época de redes sociales. La literatura puede ayudar a aclarar algunos aspectos de la realidad, que es la intención de esta serie, hacer diez novelas con diez episodios de nuestra historia que deben ser revisados porque de las cosas del pasado que no se pueden contar desconfío mucho. La base metafórica de la serie es que si no quieren que la cuentes es que es una buena historia. Pero yo reivindico mucho el ejercicio del entretenimiento que para mí es algo muy noble. Yo quiero que la gente cuando lea una novela mía se lo pase bien, le interese y aprenda algo.

"La realidad ya hemos aprendido que no solo supera a la ficción sino a la ciencia ficción"

decoration

Otro hecho histórico es la muerte de Isabel II. Usted ha sido muy crítico con la decisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de declarar tres días de luto.

En general soy crítico con todo el circo que se ha montado. Soy consciente de su importancia histórica, pero esto se ha montado a mayor gloria de las monarquías para enaltecerlas porque no pasan por muy buen momento. En mi opinión es una exageración y luego llega alguien más papista que el papa y pone tres días de luto en Madrid. Soy muy respetuoso con esas cosas, si la gente quiere ser monárquica que lo sea, pero para mí es una institución obsoleta.

 ¿Y qué papel cree que tiene nuestra monarquía?

Según nuestra Constitución, tiene un valor representativo. Es verdad que luego cuando hay un intento de golpe de Estado o un intento de secesión en Cataluña sí que adoptan un perfil político. En una democracia, todo cargo del Estado debe ser elegido por los y las ciudadanas. Es algo fácil de comprender. Pero yo no quiero mandar a nadie al exilio. Es una reflexión intelectual. Si hay gente que le gusta hasta la ultraderecha, cómo no le va a gustar la monarquía. Y si existe debería ser un ejemplo, que es lo que no ha sucedido con el anterior rey. Me imagino que Felipe VI va a tener que trabajar mucho.

"De las cosas del pasado que no se pueden contar desconfío mucho"

decoration

¿No le inspira una novela el rey emérito y sus andanzas?

No descartemos nada que todo es posible. Lo bueno de la literatura es que puede convertir asuntos trascendentes en asuntos literarios. Pero hay que tener cuidado, la literatura necesita distancia y perspectiva. Y eso vale para toda la literatura. En la poesía también. Es mejor escribir cuando la emoción ya ha pasado.

 Para una novela de intriga también daba la vida de su gran amigo Joaquín Sabina que ahora vuelve a la carretera.

Está demasiado cerca para hacerlo. Yo busco cosas que estén un poco más lejos. Hay que reunir mucha información y destilarla, por eso conviene hablar de cosas sobre las que tengamos perspectiva.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats