"Las imágenes que usted va a ver son históricas para la provincia de Alicante y lo son para el género humano", advierte el fotoperiodista Ángel García Catalá en el prólogo de Pandemia, imágenes contra el olvido, un libro que reúne algunas de las mejores imágenes realizadas durante el primer año de la mayor crisis sanitaria mundial por fotógrafos de prensa de la provincia de Alicante, como únicos testigos en las calles vedadas a la población general al inicio del estado de alarma por la irrupción del coronavirus.

El libro ha sido editado por el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert y se presenta este miércoles a las 18 horas en la Casa Bardín (c/San Fernando 44, Alicante).

Alex Domínguez, Antonio Amorós, Axel Álvarez, David Revenga, Héctor Fuentes, Juan Carlos Soler, Juani Ruz, Manuel R. Sala, Pilar Cortés, Rafa Arjones, Rafa Molina, Roberto Milán y Tony Sevilla y García Catalá son los fotoperiodistas que participan con sus obras -algunas publicadas en diarios de la provincia y otras muchas inéditas- en este volumen de 124 páginas, coordinado por Arjones, jefe de fotografía de este diario, mientras que la edición de las imágenes y los pies de foto han sido realizados por Manuel R. Sala. 

La instantánea elegida para la portada de Pandemia, imágenes contra el olvido es una fotografía de Juani Ruz, donde una niña saluda a través de un cristal a su abuelo, en el primer día de visitas a una residencia de mayores de Alcoy en junio de 2020, durante la fase de desescalada. Es una de las 260 imágenes que recorren, de forma cronológica, los momentos de angustia, soledad y vacío de los primeros días, pero también de solidaridad, unidad o esperanza que se reflejan hacia el final de las páginas.

"Lo difícil ha sido hacer la selección, porque había mucho material, y no queríamos que fuera un libro repetitivo o aburrido con muchas fotos parecidas. Primero pensamos en distribuir las imágenes por temas, pero vimos que era un poco espeso y al final decidimos ordenarlas de forma cronológica", apunta Rafa Arjones, que indica que la elaboración de la publicación ha llevado un año de trabajo con varios parones. 

De este modo, el recorrido visual de la pandemia es fácilmente reconocible desde la primera imagen, que anticipa la que se avecinaba en nuestro país una semana antes de que se decretara el estado de alarma el 14 de marzo de 2020: un restaurante chino cerrado en Alicante avisando con carteles "por precaución hasta que pase la alerta del virus" de la clausura al público con la imagen de su propietaria ataviada con una mascarilla de plástico. De ahí a las fotografías de las primeras vacunaciones en enero de 2021 hay un sinfín de instantáneas que dan testimonio de lo vivido: los ingleses que siguen de fiesta en Benidorm, la falta de alimentos en supermercados, las calles vacías en toda la provincia, la falta de mascarillas, las colas para comprar, la vida en los balcones, los repartidores en solitario, las playas sin gente, las pcr, el confinamiento, la solidaridad, la crisis hostelera, la distancia de seguridad, el deporte, las residencias y los sanitarios en los hospitales, "o lo poco que pudimos hacer con ellos al inicio de la pandemia por el bloqueo informativo que había", apunta Arjones. 

Salvo esta excepción, "es un libro muy completo -indica el coordinador-. No queríamos que quedara nada fuera y hemos intentado que el resultado fuera a la vez estético e informativo". A esa excepción se refiere también García Catalá en el prólogo, que considera "un borrón" y "una carencia", que conduce a que en el libro haya "más fotos de aplausos en los balcones que de UCI saturadas" y reivindica el derecho a la pervivencia del oficio de fotógrafo. Con todo, concluye que este es un archivo gráfico "histórico e inimaginable", que fue realizado con profesionalidad y en circunstancias complejas "cuando nadie quería poner un pie en el rellano de su casa".

El acto contará con la participación de los fotoperiodistas Sala, Arjones y García Catalá, así como con la intervención de la diputada de Cultura, Julia Parra; la directora cultural del Gil-Albert, Pilar Tébar, y el director del departamento de Publicaciones del Instituto, Toni Cabot. El libro ya está a la venta en librerías y en el Instituto Gil-Albert.