Se titula "The expected one" ("La esperada"), fue pintado en 1860 por el austriaco Ferdinand George Waldmüller y ahora todo el mundo está hablando de él porque muchos aseguran que la protagonista de este cuadro sujeta entre sus manos un teléfono móvil.

En las redes sociales ya están hablando de esa joven que pasea por el campo como de una "viajera del tiempo", pues el primer smartphone vio la luz en 1992.

Lo cierto es que está absorta mirando el objeto que tiene en la mano, como se puede ver hoy en día a cualquier joven caminando por la calle y con la mirada clavada en la pantalla de su teléfono.

El cuadro "The expected woman" Ferdinand Georg Waldmüller

Críticos de arte consultados por el medio británico Daily Star se han apresurado en asegurar que lo que tiene entre las manos no es ningún dispositivo tecnológico sino un libro de oraciones.

El lienzo se exhibe en el museo Neue Pinakothek de Munich, junto a cientos de pinturas de los siglos XVIII y XIX.

Como apunta algún usuario con sorna en las redes sociales, hoy en día casi debería de extrañar más el detalle de que en la esquina inferior derecha del cuadro se puede observar a un joven preparado para cortejarla... con una flor en la mano.

No es la primera vez que el público cree identificar un smartphone en una obra de arte que data de mucho antes de la invención de esa tecnología que tanto nos ha cambiado la vida... y la visión sobre todas las cosas.