Una radiografía de cómo éramos en la segunda mitad del siglo pasado es lo que el público podrá contemplar a través de las imágenes de Perfecto Arjones, quien fuera fotógrafo de INFORMACIÓN durante dos décadas, reunidas en la exposición Huellas de un tiempo. D’un temps i un pais. La muestra, promovida por la Generalitat Valenciana que rinde homenaje al fotoperiodista fallecido el 30 de marzo de 2021, se inaugura este viernes a las 13 horas en la Llotja de Sant Jordi con la presencia de su hijo, el también fotorreportero Rafa Arjones, y el director general de Relaciones Informativas de Presidencia de la Generalitat, Pere Rostoll.

La exposición se inauguró hace un año en Alicante y cuenta con más de un centenar de imágenes impresas y proyectadas en dos audiovisuales que recorren las principales transformaciones políticas, sociales y económicas de la provincia de Alicante entre las décadas de los años 60 a los años 80, pero con la novedad de que en Alcoy se incluye una serie de fotografías añadidas relacionadas con la comarca, así como con personalidades destacadas del mundo de las artes y la cultura, tales como los artistas Camilo Sesto y Ovidi Montllor, el poeta Juan Gil-Albert o la pintora Polín Laporta.

Entre las imágenes en blanco y negro de Perfecto Arjones se encuentran escenas de la vida cotidiana en unos años en los que empezaba a florecer el turismo y la industria se diversificaba por el territorio; convivían los burros con los automóviles; las manifestaciones y las primeras elecciones democráticas daban paso al posterior autogobierno valenciano.

Calle San Nicolás el día grande de las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy, en 1968 PERFECTO ARJONES

Imágenes locales

En las nuevas imágenes se incluyen instantáneas que muestran, entre otras, el estreno de la película El Gatopardo de Visconti en el Teatro Calderón de Alcoy de 1964, un partido del Alcoyano contra el Athletic Club de Bilbao en 1968, una nevada en el año 1967, diversas imágenes de las fiestas de Moros y Cristianos en la plaza de España, trabajadores en fábricas textiles o en las instalaciones de Papeleras Reunidas en los años 70, que recibió la visita del entonces príncipe Juan Carlos en 1965, o la hazaña del espeleólogo y pintor alcoyano Miguel Mataix, que pasó 500 horas bajo tierra a 200 metros de profundidad en el fondo de la sima Simarro en 1965, una actividad con fines científicos, pero que también le sirvió para pintar 14 cuadros durante su permanencia en las profundidades a lo largo de 21 días, que causó gran expectación.

La exposición se puede contemplar hasta el 26 de marzo de 2023.