Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Alice Wonder Cantante

“He intentado no parecer peculiar por miedo a no encajar, pero ahora me estoy liberando”

“No le temo a la censura. El arte es el antítesis directo a la represión”

“Con mi nuevo proyecto quiero ponerme en el límite”

“La dulzura es algo que no me había permitido”

Alice Wonder. Enric Virgil

Intensa, peculiar y ambigua. Son tres de los adjetivos con los que se identifica la artista multidisciplinar Alice Wonder, que el próximo 24 de noviembre se sube al escenario del Teatro Colón (21.00 horas) dentro del ciclo Elas son artistas para presentar su último trabajo, Que se joda todo lo demás. Una gira que despide para comenzar a trabajar en su nuevo proyecto. “Se viene algo intenso y madurado en comparación con lo anterior”, avanza.

¿Su nombre artístico viene de Alicia en el País de las Maravillas?

Efectivamente. Siempre me ha encantado y he sentido que era un poco mi vida. Desde muy pequeña dibujo muchísimo y Alicia en el País de las Maravillas tiene una estética muy particular. Para mí siempre fue un universo paralelo al que acudir.

¿Lo necesitaba de pequeña?

A veces sí. A veces el mundo no está a la altura de la imaginación de una. Cuando quieres escapar de cierta tristeza está bien acudir a otros lugares y formarlos en tu cabeza. Dibujarlos, incluso.

¿Sigue dibujando?

Sí, yo dibujo mucho. De hecho el merchandising que tengo lo he diseñado yo, o los carteles. Me gusta la fotografía, me gusta el cine, me gusta mucho cocinar, me gusta la moda… si me das algo para esculpir te hago una esculturilla.

Actúa el próximo 24 en A Coruña, dentro de una gira con la que está cerrando una etapa.

Sí, estoy cerrando la gira más bonita que he tenido en mi carrera. Han sido tres años de gira con un disco que pensé que no iba a dar para mucho y ha dado para muchísimo. Realmente cierro una etapa con mucho cariño y un poco de pena y nostalgia de que se acabe. Pero siento que me tengo que enfrentar a mi próximo cometido.

Está presentando ya algunos temas nuevos en sus conciertos.

Sí, en directo toco dos temas nuevos porque quiero ver cómo la gente los disfruta. No tienen nada que ver uno con el otro, cosa que me encanta. Y tengo muchas ganas de desarrollar el proyecto porque aparte de sonido también va con una estética muy peculiar. Quiero ponerme en el límite, a ver a dónde llegamos.

Habla de una estética peculiar. ¿Usted también lo es?

Sí, eso parece (ríe). Hay un tiempo en el que he intentado no parecerlo por miedo a no encajar, pero ahora me estoy liberando. Parte de la liberación creativa que estoy teniendo es reencontrarme con mis raíces hasta el punto de darme cuenta de que lo que me ha llevado hasta aquí es la peculiaridad de mi imagen y de mis pensamientos. Me hace tener otra perspectiva que luego puedo compartir con el resto y muchos se van a dar cuenta de esa peculiaridad en sí mismo.

Todos tenemos peculiaridades.

Efectivamente. En los conciertos la variedad de público que ha venido denota algo. Pero ahora mismo estoy empezando a confiar más que nunca en la peculiaridad que tenemos cada uno de nosotros mismos, que nos hace fuertes. Si la empezamos a compartir creo que puede ser un despertar muy fuerte de una especie de sueño en el que llevamos metidos y metidas bastantes años.

Es que usted es intensa, ¿no?

Sí, soy intensa, aunque luego en mi día a día soy bastante tranqui y sencilla. Pero no puedo evitar ser intensa, es un sentir.

Dijo en una ocasión que a veces le da vergüenza hablar de lo rara que se ha sentido. ¿Ya no le da vergüenza?

Cada vez me da menos vergüenza, porque cada vez entiendo mejor cómo me he sentido. Ahora estoy intentando hacer un trabajo de poner a mi Ali bebé, mi Ali niña, enfrente y quererla de una manera que antes no me había permitido. Entonces entiendes muchas más cosas.

¿Ha necesitado ayuda para ese proceso?

He hecho terapia durante un año y medio pero siempre he tenido un círculo de familia y amigos con el que he tenido un diálogo de entender y de aceptar muy bonito. Ahora con todo eso recogido estoy haciendo el trabajo yo sola conmigo misma embarcándome en el proceso de este proyecto nuevo y descubriendo herramientas que no sabía como esta, de ponerte a tu yo pequeño y tratarte con esa perspectiva más cariñosa y más dulce. La dulzura es una cosa que no me había permitido antes. Se viene algo intenso y madurado, en comparación con lo anterior.

¿Está cansada de que le pregunten por el Benidorm Fest?

No, pero para mí es una experiencia más, quitándole toda la parafernalia de lo que es otro show. Un show muy especial porque pudimos desarrollar unas ideas de un tamaño bastante más grande, para la tele. El viaje y el proceso que fue de concurso de televisión, esa cosa no me representa tanto pero era parte del juego.

El festival despierta amor y odio en redes. ¿Le hace mucho caso?

La verdad es que no, soy súper pasota. No me enteré ni de lo bueno ni de lo malo, pero creo que sí que hubo un feedback muy positivo en su día. Al feedback malo no hay que darle ni media.

Su concierto en A Coruña se enmarca en el ciclo Elas son artistas. ¿Llegará algún día un ciclo de un organismo público bajo el título Elles son artistas?

Creo que sí, aunque sea solo por intentar ser modernos. Pero bueno, yo creo que sí, seguro. Ahora mismo ellas son artistas es un sesgo que está bien que lo haya. Pero en algún momento tendrá que haberlo ya.

¿Su ambigüedad le ha pasado factura?

Sí, muchas veces, de pequeña sobre todo. Es una cosa que no se puede entender del todo si no la vives. Es una situación muy particular, tener un ambigüedad con algo tan representativo de ti. Lo que yo he aprendido es a liberarme de los límites, están en la cabeza.

¿Y la sociedad no pone límites?

Sí, los pone primero en su cabeza y luego los hace reales. Creo que se entenderá y vamos a estar ahí para que la gente lo entienda. Los niños nuevos vienen con esto aprendido. Pero quedan las reminiscencias del odio. El odio es mucho más sencillo que el amor.

¿Le teme a la censura?

El arte en general es el antítesis directo a la represión. No le temo a la censura. Hay gente que piensa que algo puede dejar de existir solo por taparlo, pero no va así. Yo voy a hacer lo que tenga que hacer y si me censuran será parte del viaje del aprendizaje, vivirlo y luego combatirlo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats