Cres: la elegante carrera del rapero que medita

El músico acaba de estrenar su nuevo trabajo discográfico Qi, Energy Never Lies

El artista alicantino se erige como uno de los artistas más diferentes de la escena

Cres durante una sesión de fotos en la sede de INFORMACIÓN

Cres durante una sesión de fotos en la sede de INFORMACIÓN / RAFA ARJONES

Juan Fernández

Juan Fernández

Ficha técnica

  • Artista: Carlos Santiago Martín 
  • Procedencia: Alicante
  • Discos:Reflexiones (2007), Hip Hop Changed My Life (2010), Hybr!d (2014), Merry Cresmas (2014), Our Way (2015), Lovestalgia (2016), Virtuosity (2018), Esta es mi casa (2023), Qi, Energy Never Lies (2024). 
  • Año de inicio: 1998

El hip hop siempre ha sido un género de contracultura. Mientras los altavoces miraban otro tipo de propuestas musicales, el rap se buscaba su propio espacio fuera de programas. Desde medios de comunicación generalistas hasta promotores, toda la sociedad daba la espalda a un modo de vida que germinaba una nueva manera de entender el suelo que se pisaba. Partiendo de que el producto que llegó a España no es, ni mucho menos, lo que derivaba de Estados Unidos en su estado más puro, sí que reflejó una creciente incomodidad con todo lo que rodeaba a la sociedad.

Una contracultura erigida por chavales jóvenes que abrazaron lo que otros despreciaban. La pintura, el baile y la música formaban un todo indivisible. Generaba unión. Hacía a los jóvenes formar parte de un grupo. De una tribu urbana. Y de eso ahora queda poco. El rap ha conseguido asentarse en el mainstream y dar pie a unas individualidades que, de alguna manera, han dejado de representar lo que fue en su día esa unión.

En esta actualidad, hay un rapero que ha conseguido mantenerse vivo en los márgenes, dando pie a una manera única de vivir en el género. Cres nació en Salamanca, pero Alicante ha sido la cuna de su evolución artística. Las calles de la ciudad son testigo de la creación de un rapero que ha preferido mantenerse fiel a sus ideales en lugar de mirar por el bien monetario. Porque en su día fue el mejor y ahora ha decidido ser único. En su música se respira la elegancia de quien sabe sentir el ritmo.

Cres pose en la sede de INFORMACIÓN

Cres pose en la sede de INFORMACIÓN / RAFA ARJONES

Confía sus instrumentales a gente que, sabe, puede sacar el máximo potencial a sus letras, disparando balas de realidad al subconsciente del que escucha y empujando al oyente a la reflexión. «Soy un artista diferente. Todos buscan poner su voz por delante de la base y yo, en cambio, busco beats que acompañen mi voz», asegura Cres. El productor deja de ser un actor secundario en sus canciones y arriesga para dar ritmo a las palabras que rebosan de una mente en constante movimiento: «Prefiero hacer pensar que bailar. El peso de las barras es importante, y de hecho en mis canciones se pueden ver muchas, pero ¿qué más puede aportar un rapero? Yo soy ambicioso y quiero ir más allá: reflexionar, tocar la fibra...». En líneas generales, hacer canciones que marcan la diferencia. 

Nuevo álbum

Y la ambición que demuestra cuando hablas con él la confirma cuando escuchas su música. Acaba de hacer público su nuevo trabajo discográfico Qi, Energy Never Lies, un disco compuesto por 14 canciones donde da rienda suelta a una manera de fluir especial, con temple pero con sustancia, demostrando que la elegancia no depende de lo que se diga. Nada tiene que ver este disco con el Reflexiones (2007) que le dio a conocer al gran público. 

El alicantino Cres en INFORMACIÓN

El alicantino Cres en INFORMACIÓN / RAFA ARJONES

Este trabajo es el resultado de muchos años de esfuerzo aprendiendo y creando. Haciendo la prueba de ensayo y error. Pasó del bombo caja a la música más cantada. Y ahora es capaz de meter todo lo aprendido en sus nuevas creaciones, incluyendo nuevos ambientes sonoros y manteniendo su esencia propia. Él fue el primer rapper de habla hispana en introducir el spanglish. Después de él, muchos se subieron a la ola. Y eso lo demuestra en cada una de sus canciones, donde sobresalen especialmente los sonidos que incorporan instrumentos de viento. «Siempre intento colaborar con más gente porque te da la oportunidad de aprender más de ellos, incluso de los más jóvenes».

Precisamente en este álbum da la mano a dos generaciones diferentes de artistas. Por un lado tenemos al clásico Titó, componente de Falsalarma, en Ways; y en otro rango diferente tenemos a la promesa de la escena alicantina Casta Diva, anteriormente conocida como NG, en un Alevines con mucha crudeza. Y esta es otra cosa que le diferencia del resto, la facilidad con la que tiende la mano a las nuevas generaciones: «Es muy importante nutrirse de nuevos estímulos, más aún si viene de gente más joven que ve las cosas de forma diferente. Tengo carencias que despiertan inquietudes, y eso me ayuda a crecer cada vez más». 

El rapero Cres en INFORMACIÓN

El rapero Cres en INFORMACIÓN / RAFA ARJONES

Reencuentro

Cres lo tuvo todo para ser uno de los artistas más reconocidos del género. Pero no quería fingir ser alguien que no era. Siendo respetado por gran parte de la escena, comenzó a abrazar otros estilos para huir de lo que no le llenaba. Eso ha hecho que sus nuevas composiciones tengan más contenido y sobre todo más alma. Son las vivencias de quien ha vivido para poder contar. Las letras de una persona que ha sacrificado todo, que medita y que se toma la vida de otra manera. Alguien que, en líneas generales, da algo diferente al género: «Siempre intento controlar que mi ego no me limite creativamente, y esto me ayuda a  aspirar a hacer cosas que no hacen otros. Ahora me gustaría hacer afrobeat o bosanova», admite el rapero. 

Muchos fans de antaño se han reencontrado con su música y han sabido valorar la evolución de un artista que solo se ha visto limitado por lo financiero. De hecho, asegura que «a pesar de estar en uno de los momentos más duros a nivel económico, estoy en el momento más prolífico de mi carrera». Porque no, la industria musical es tan dura que ni el propio Cres puede ganarse la vida con ella: «Actualmente estoy metido en mil cosas. Soy una persona pluriempleada, autónomo, y todo lo que gano es para hacer música porque he nacido para ello». 

Es abanderado del rap con sustancia, de las letras capacitadas para generar pensamiento crítico. Su música no se entendería sin esta cualidad, y lo consigue sin perder nada de la elegancia que le caracteriza, algo que se tiene o no se tiene. «La gente que ha mamado el rap desde siempre sabe apreciar las canciones que tienen algo que decir, que tienen sustancia», sentencia.