Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"El Vaquilla" encañonó a Ricardo Tormo

El libro «Yo Ricardo. Una vida por y para las motos», recuerda el atraco del año 1978 en Barcelona

"El Vaquilla" encañonó a Ricardo Tormo

Ricardo Tormo consiguió su primer título mundial en 1978 de forma brillante ya que de las siete carreras que componían el calendario logró la victoria en cinco y en las otras dos fue segundo. Consiguió el campeonato el 27 de agosto en el circuito checo de Brno cuando aún faltaba una prueba por disputarse en el circuito de Grobnik en la ciudad croata (entonces yugoslava) de Rijeka. Tras el multitudinario recibimiento que se le tributó en el Aeropuerto de Manises y en Canals, su pueblo, con la euforia aún a flor de piel se llevó el mayor susto de su vida al ser atracados él y el piloto riojano Daniel Mateos a punta de pistola y escopeta de cañones recortados en Barcelona por el tristemente famoso delincuente El Vaquilla.

Mateos, conocido en Valencia como Skysol, era un piloto de Logroño puntero de la época en el campeonato de España que había destacado en 250 cc. con una Bultaco Pursang de motocross adaptada para velocidad y posteriormente en 50 cc. con una Bultaco monocasco como las que Ángel Nieto y Ricardo Tormo fueron campeones del mundo. Esta moto se la compró una hermana suya que era una de las componentes del dúo femenino Baccara que están en el libro Guinness de los récords por ser el grupo femenino con más discos vendidos de la historia. Fue el primer grupo español en colocar un single en lo más alto de las listas de ventas de Inglaterra, Alemania, Rusia o Finlandia. Mateos se había desplazado de Logroño a Barcelona en busca de unas piezas para su moto y para que Ángel Carmona tocase unos cilindros suyos. Se alojó en el Hotel Matacas de Sant Adrià del Besós donde también estaba Ricardo que al día siguiente partía hacia Yugoslavia para cumplir el trámite de correr la última carrera de la temporada, puesto que ya era campeón, pero el piloto la preparó a conciencia porque Bultaco se jugaba el título de marcas.

En la tarde noche del martes 6 de septiembre coincidieron ambos pilotos en el hall del hotel y como era pronto decidieron acercarse a Barcelona a dar una vuelta y tomar una copa. Tormo en el libro «Yo Ricardo. Una vida por y para la motos» lo cita textualmente así, «el atraco fue en el puente que existía sobre el rio Besós que unía Sant Adrià con Barcelona, cuando al pararnos en un semáforo pararon dos coches, uno a cada lado del nuestro, bajando una persona de cada uno de ellos, quienes rápidamente nos encañaron a mí con una pistola y a Mateos con una escopeta recortada, diciéndonos que aquello era un atraco y para asustarnos e intimidarnos el de la pistola la apartó de mi sien y disparó dos tiros al aire. Naturalmente se lo dimos todo sin oponer la más mínima resistencia y se llevaron también el coche un Seat FU 1800 propiedad de Mateos. A mí me robaron más de 30.000 pesetas y menos mal que solo cogieron el dinero, respetando la documentación porque allí llevaba el pasaporte y el visado, entonces obligatorio, para poder entrar en Yugoslavia. Meses después me enteré que el que apuntaba con la escopeta a Mateos y se llevó el coche fue el ya entonces famoso delincuente El Vaquilla que adquirió la fama en el cine con varias películas sobre delincuencia juvenil».

Tormo supo quien había sido el autor porque cuando la policía detuvo al joven delincuente, la noticia salió por televisión y Ricardo al ver su cara lo identificó como el atracador de la escopeta y además llevaba puesta una camiseta con la estampación de «Ricardo Tormo. Campeón del Mundo 1978», y daba la circunstancia que se habían hecho muy pocas unidades de esas camisetas que había confeccionado el Motoclub Cullera para celebrar su título, y que precisamente momentos antes de ser atracados le había regalado tres a Daniel Mateos, de las cuales ellos se apoderaron.

El domingo siguiente, 11 de septiembre, un grupo de socios del Motoclub Cullera que se había desplazado a Rijeka para ver la carrera lucían la misma camiseta que las que se habían apoderado de forma violenta El Vaquilla y sus compinches. Allí vieron como Tormo ganaba una carrera más, dándose la circunstancia de que aquel era el primer Gran Premio que se celebraba en este circuito que se construyó en el tiempo record de un año. Hasta esa fecha el Gran Premio se disputaba en la cercana ciudad de Opatija en un circuito que su trazado transcurría junta al mar por carteras abiertas al tráfico el resto del año.

Hubo final feliz ya que además del título de pilotos conseguido por el piloto de Canals, su victoria le proporcionó a Bultaco el campeonato de marcas y el atraco, aunque pudo acabar en tragedia, afortunadamente se quedó en una anécdota.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats