Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Las jugadoras de pádel somos tan o más profesionales que los chicos»

La experiencia y los galones de aspirante a número 1 de Marrero y la fuerza juvenil de Ortega les llevaron al título en Logroño y Marbella, aunque cayeron en Alicante en cuartos

Ortega y Marrero, en la avenida de Alfonso el Sabio de Alicante.

Ortega y Marrero, en la avenida de Alfonso el Sabio de Alicante. rafa arjones

P ¿Qué le aporta Marta Ortega a Marta OrtegaMarta Marrero

R Marta Marrero. La frescura sobre todo, el físico de Martita, que es increíble y la ilusión de una nueva pareja, de crear un nuevo proyecto y fijarse nuevas metas. Y su pádel, que es de un gran nivel.

R Marta Ortega. Lo primero es la ilusión de un nuevo proyecto y un nuevo equipo. Las cosas nuevas siempre son una motivación extra. Igual que jugar al lado con Marrero, a quien llamo «Huracán», porque no hay bola que pase por ahí y que Marta no sea capaz de terminar de una manera u otra. Y su físico: es capaz de estar corriendo durante todo el partido sin problema.

P ¿El circuito femenino se ha animado este año con sus cambios de pareja (Alejandra Salazar y Ari Sánchez) y con la lesión de Mapi Sánchez Alayeto

R M. M. El año pasado y el anterior ya estuvieron muy animados. Cada vez hay más igualdad en el pádel femenino. Se dan resultados que antes no se dan y en rondas iniciales caen parejas de la parte alta del ránking. El nivel de juego ha mejorado y las jugadoras están perdiendo el respeto a las que están arriba, juegan sin presión y los partidos se complican. Y se nota que no esté Mapi porque la pareja de las Gemelas es muy dura. Se le echa de menos. Para nosotras es mejor su ausencia, pero para el espectáculo no y queremos ganar a las mejores y que Mapi esté.

R M. O. En los dos últimos años el pádel femenino ha cambiado y evolucionado. Las parejas que llegan a las finales son cambiantes. La clave está en que las parejas de la parte baja del ránking se están quitando esa responsabilidad, entran sin presión a la pista y le crean dudas a las de la parte alta.

P ¿Se han acortado diferencias entre el circuito femenino y el masculino en cuanto a profesionalización, interés y repercusión mediática?

R M. M. Las chicas somos tan o más profesionales que los chicos. Al final, la mujer es más luchadora y se lo toma más en serio. Y no sólo a nuestro nivel. Todas las jugadoras tienen cada vez un equipo mejor y se preparan más a fondo y eso se nota. Este año estamos casi en los mismos torneos que los chicos, salvo en dos o tres pruebas internacionales, y eso es un gran avance. Como jugar en las pistas centrales; se nos televisa igual que a ellos y se dan pasos importantes, aunque aún hay una diferencia real a nivel de premios que esperamos que se vaya equiparando.

R M. O. Firmo debajo de todo lo dicho por Marta. Inmejorable.

P Con carácter general y a nivel de aficionados, ¿creen que el pádel ha tocado techo en España? Aquí en Alicante se cierran instalaciones y baja el número de torneos y participantes...

R M. M. Está claro que se cierran clubes, pero en Barcelona se están abriendo también. La gente se mueve por modas o impulsos y puede llegar a pensar que montas las pistas y van solas. También influye cómo gestionas los clubes y no creo que sea porque el pádel esté cayendo, ni mucho menos. Hay que dinamizar y crear iniciativas para que la gente vaya a jugar. El futuro del pádel está asegurado. Las escuelas son cada vez más profesionales y los niños empiezan desde bastante antes y se aprecia en el gran nivel de juego de los torneos de menores. Hay algunos con mil parejas inscritas y a nivel internacional hay un gran recorrido allá donde empieza.

R M. O. Es verdad que en Madrid se ha cerrado algún club «indoor». Hubo un momento en que salían clubes de debajo de las piedras y te encontrabas tres en una misma manzana. No creo que cierren porque el pádel esté cayendo, sino porque hay competencia y tienen que introducir algo más de animación y ambiente familiar. Aportar más imaginación. Y en Europa el pádel está creciendo y se ve como un negocio en Francia, Italia y Suecia, sobre todo, donde están haciendo como en España: hay clubes sociales que están convirtiendo pistas de tenis en pádel, ya que se multiplica por dos el número de pistas y de practicantes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats