30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

La Fundación necesita más apoyo institucional para consolidarse en la LEB Oro

Sin una mejora de la ayuda pública, el HLA Alicante estará condenado a pelear por no descender contra equipos que le doblan el presupuesto

La Fundación necesita más apoyo institucional para consolidarse en la LEB Oro

La Fundación necesita más apoyo institucional para consolidarse en la LEB Oro

Los milagros económicos son fabulosos, pero tienen fecha de caducidad. Y el de la Fundación Lucentum está a punto de expirar. El salto de calidad que ha dado el club a nivel deportivo debe llevar aparejado uno financiero que le permita competir en condiciones de igualdad con el resto de clubes que, como él, persiguen consolidarse en la antesala de la ACB. El «efecto ascensor» de los clubes sin un marco económico de mínimos es una amenaza real, pues estás obligado a pujar por un sitio en la LEB Oro con clubes que, en el mejor supuesto, te duplican el presupuesto, con todo lo que eso conlleva.

La gestión ingeniosa -con los ingresos muy justos- ha permitido al heredero del extinguido Lucentum salir de las catacumbas de la Liga Autonómica y llegar a las puertas de la élite en solo seis años. Pero el escalón que ha subido la entidad que preside Toni Gallego es muy alto y con la fe ya no vale, es necesaria inversión. La parte que depende directamente de la gestión directiva, la privada, está cubierta a un 85% , eso supone haber reunido entre el tejido empresarial de la provincia cerca de 700.000 euros. La aspiración es alcanzar el millón, una cifra que vale para mantener con vida a todo el club: su base, la sección femenina, el júnior y la primera plantilla. Los patrocinios de HLA Hospitales y Meridiano Seguros abarcan una parte fundamental de esa inyección de capital particular. Pero hay que ir más allá.

La Fundación Lucentum, que el lunes tiene cerrada una reunión en el Ayuntamiento y sigue pendiente de un encuentro con el ejecutivo de Carlos Mazón en la Diputación de Alicante, calcula en 200.000 euros la ayuda que debería ingresar de las instituciones para competir de igual a igual y, sobre todo, para desarrollarse como entidad deportiva, para poder mirar al futuro con alguna garantía de éxito, que, llegados a este punto, se traduce en mera supervivencia.

El año pasado, el HLA percibió 18.000 euros de la Diputación y 30.000 del Consistorio. Si esa subvención se renovara sin revisar al alza, apenas daría para pagar la incripción en la competición, que cuesta 36.000 euros, ya que el 15% del presupuesto del club se tiene que destinar a derechos federativos. No se cubrirían ni los arbitrajes.

Sin fichajes

El año anterior, la situación fue más acuciante, ya que solo el Ayuntamiento apoyó el proyecto lucentino (con la misma cantidad), pero la LEB Plata permite un margen de maniobra que en Oro ya no existe dado que la profesionalización es más efectiva. En dos años, la Fundación se ha «beneficiado» de 78.000 euros, una cuantía que, de repetirse, dejaría en una situación muy delicada al equipo de Pedro Rivero. El músculo (capital en el juego interior) vale dinero, y si no lo tienes, no accedes al mercado de pívots que te habiliten para competir con una mínima garantía de éxito. La semana próxima será clave. Ya no sirve solo con un milagro.

200.000 euros precisa el club alicantino si quiere crecer como entidad

Pendiente de sendas reuniones con el Ayuntamiento de Alicante y la Diputación; el año pasado, el HLA recibió 48.000 euros, 30.000 municipales y 18.000 del Palacio Provincial.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats